Málaga

Dos cirujanos operan de forma altruista a una mujer que pesaba 138 kilos

  • El hospital CHIP celebra unas jornadas solidarias contra la obesidad, que según el doctor Gluckmann "se está convirtiendo en una epidemia”

Instalaciones del hospital CHIP Instalaciones del hospital CHIP

Instalaciones del hospital CHIP

Pesaba 138 kilos, 70 más de lo que le correspondía teniendo en cuenta su estatura, 1,56 metros. La mujer, de 52 años, y con escasos recursos económicos, era considerada una paciente con súper obesidad mórbida. Tras someterse ayer a una exitosa intervención quirúrgica a cargo de los cirujanos José Rivas y Enrique Gluckmann en el hospital CHIP, ahora continuándose recuperándose en planta.

La operación, que no le ha supuesto ningún coste, se enmarca en las segundas jornadas solidarias contra la obesidad que organiza el complejo hospitalario. “Todo el que participa lo hace de forma altruista. El año pasado ya operamos a dos pacientes gratuitamente”, explicó a este periódico el doctor Gluckmann.

En este último caso, los cirujanos han practicado a una paciente “que no tenía medios económicos para operarse” una gastrectomía vertical, es decir, una reducción de la capacidad gástrica. La intervención, que se prolongó durante cuatro horas, se hizo por laparoscopia, que se erige, en palabras del doctor, en una técnica mínimamente invasiva. “Consiste en extirpar una parte importante del estómago. La operamos de obesidad y también de una hernia que tenía producto de una cesárea”, precisó.

La mujer, que mide 1,56 metros, pesaba 70 kilos más de lo que le correspondían

La mujer tenía un Índice de Masa Corporal (IMC) de 55, que mide la relación entre el peso y la talla. Por encima de 40, se considera que el paciente padece de súper obesidad. Los doctores habían contactado previamente con asociaciones de obesos mórbidos para que eligiesen a varias personas para ser operadas. El requisito que éstas debían cumplir era carecer de recursos económicos para asumir la intervención.

El doctor Gluckmann, que es cirujano endrocrino y bariátrico, explicó que la paciente seleccionada llevaba en estudio desde hacía dos meses. Así, se le sometió a un tratamiento durante tres semanas basado en el consumo de batidos hiperprotéicos, con el objetivo de disminuir el hígado graso y que resultara factible la cirugía.

Si su evolución continúa siendo favorable, la mujer recibirá el alta médica este domingo. Tras ello deberá seguir un tratamiento guiado por un equipo de profesionales, que le ofrecerán un programa de ejercicio físico para evitar que pierda masa muscular y lograr que el peso sea regular.

Recibirá el alta el domingo y tendrá que seguir un programa de ejercicio para evitar perder masa muscular

Su caso no es una excepción. El doctor advirtió que la obesidad “se está convirtiendo en una epidemia” y cada vez “hay más obesos”. En este sentido, alerta de la importancia de tratar el problema. “Antes se veía saludable a un paciente gordo. Es un enfermo que va a tener su vida acortada y plagada de problemas articulares, respiratorios, cardiovasculares. También puede sufrir diabetes y vivirá muchos años menos”, recalcó el cirujano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios