Málaga

El golpe al clan Farruku con un abogado detenido en Málaga deja 17 arrestos y 20.000 kilos de cocaína y hachís incautados

Vídeo: Operación Proper de la Guardia Civil.

La operación contra el narcotráfico que esta semana ha supuesto la detención de un conocido penalista en su despacho de abogados en calle Larios ha permitido la desarticulación del clan Farruku. La Guardia Civil, en colaboración con Europol, da por desmantelada la conocida organización criminal, presuntamente dedicada a introducir por toda Europa grandes cantidades de cocaína procedente de Sudamérica. En la operación se han realizado 21 registros domiciliarios en las provincias de Cádiz, Málaga, Madrid, Barcelona y Toledo. Diecisiete personas han sido detenidas, entre ellas los principales miembros de la organización, y una veintena de investigados.

Guardias civiles durante la operación en calle Larios Guardias civiles durante la operación en calle Larios

Guardias civiles durante la operación en calle Larios / Guardia Civil

Según ha explicado la Guardia Civil en un comunicado, durante el transcurso de la investigación se ha conseguido atribuir a la organización numerosas aprehensiones de drogas en diferentes países europeos, sumando casi 10.000 kilos de cocaína y 10.000 kilos de hachís, destacando las dos toneladas de cocaína incautadas en el puerto de Algeciras en enero de 2022.

Hasta el momento se ha procedido al embargo preventivo de 25 vehículos y 22 fincas inmuebles con un valor aproximado de más de 4.200.000 euros, así como el bloqueo de las cuentas/productos de 14 personas físicas y 30 sociedades.

En Málaga, el operativo se desarrolló durante la madrugada del martes al miércoles y se saldó con registros simultáneos, varios de ellos en el corazón de la ciudad. Un abogado de Málaga, que responde a las iniciales, J. F., fue uno de los arrestados. Se trata de un conocido penalista de unos 50 años que ejerce en la provincia. El despacho del letrado está situado en la céntrica calle Larios, hasta donde a primera hora se desplazaron numerosos efectivos de la Guardia Civil uniformados y otros vestidos de paisano. Algunos de ellos portaban armas largas, según testigos.

Uno de los detenidos del clan Farruku Uno de los detenidos del clan Farruku

Uno de los detenidos del clan Farruku / Guardia Civil

La operación se inició en septiembre de 2021 cuando los agentes detectaron a un grupo de personas que estaban preparando la introducción de una gran cantidad de cocaína oculta en un contenedor a través del Puerto de Algeciras (Cádiz).

Cocaína entre merluza congelada

Este hecho se confirmó en enero de 2022, cuando se incautaron en el Puerto dos toneladas de cocaína ocultas en un contenedor procedente de Guayaquil (Ecuador), que transportaba merluza congelada. Gracias a esta intervención, se pudo demostrar que los responsables de la droga eran los integrantes de una organización que estaba siendo investigada.

A partir de ese momento, según ha explicado la Guardia Civil, los investigadores han realizado un laborioso trabajo para identificar y localizar a los miembros de la organización, así como determinar cuál era su posición en la estructura jerárquica, incluidos sus líderes.

En ese proceso, se ha descubierto que la organización es la responsable de otros intentos de introducir cocaína que fueron aprehendidos por cuerpos policiales en otros países europeos. De esta manera, se ha podido vincular a la organización numerosas actuaciones que reflejan la gran capacidad que tenía para introducir grandes cantidades de cocaína a través de los principales puertos europeos en los dos últimos años en Italia, Bélgica, Grecia, Portugal, Países Bajos o España.

Casi 40 detenidos en toda Europa

En total, casi 10.000 kilos de cocaína incautados y 39 detenidos en toda Europa en todo este tiempo y que se suman a las detenciones realizadas durante la explotación de esta operación. A estos números hay que sumar otros 10.000 kilos de hachís incautados en Portugal, que no estaban destinadas a ser distribuidas como es habitual, si no que el objetivo era sustituir cada kilo de hachís procedente de Marruecos por un kilo de cocaína en Sudamérica.

La práctica Kilo-kilo, propia de potentes bandas

Esta práctica, poco habitual y conocida como kilo-kilo, es propia de potentes organizaciones criminales que tienen la suficiente infraestructura para mover grandes cantidades de droga entre Sudamérica y Europa y acuerdan cambiar hachís por cocaína, aprovechándose mutuamente del bajo precio de cada producto en origen y del elevado precio de venta en destino.

El 'clan Farruku' está compuesto principalmente por personas de origen albanés con vínculos familiares la mayor parte de ellos. Llevaban varios años asentados en España, principalmente en Madrid y la Costa del Sol, a los que le constan numerosos antecedentes, incluido el asesinato, y requisitorias en varios países europeos. Este es el caso de su líder, Kreshnik Budlla, alias 'Niko', quien cuenta con varias requisitorias y que actualmente se encuentra huido de la justicia.

Dinero intervenido por los agentes durante el dispositivo Dinero intervenido por los agentes durante el dispositivo

Dinero intervenido por los agentes durante el dispositivo / Guardia Civil

La Guardia Civil ha señalado que este grupo familiar de albaneses ocupaban las posiciones más altas en la estructura jerárquica de la organización y eran los responsables de dirigir y coordinar las operaciones de narcotráfico. Para ello, participaban personalmente para supervisar las actividades más delicadas, como puede ser la extracción de la droga de los contenedores marítimos o su transporte a los lugares de seguridad de la organización.

Asimismo, ha indicado que la principal fortaleza con la que contaba la organización era la gran capacidad logística que tenían para realizar estas operaciones por todo el mundo. En el caso de España, tal y como la Guarda Civil ha constatado a lo largo de la operación, contaban con una infraestructura compuesta por españoles, alguno de ellos empresarios o de profesiones liberales, que les daban cobertura y apoyo para facilitar la introducción de la droga en España. Este apoyo iba desde el alquiler de vehículos y naves para ocultar la droga, hasta la creación y uso de empresas para facilitar la importación de la mercancía legal donde iba oculta la droga.

Todo ello era posible gracias a una importante red de contactos y colaboraciones con otras organizaciones criminales. Durante la investigación, los agentes han confirmado reuniones entre los principales dirigentes del clan e importantes miembros de la mafia calabresa.

Disparos en un restaurante de Guayaquil

No obstante, según ha explicado la Guardia Civil, estas alianzas no siempre han reportado resultados positivos. Así, cuando se incautaron de las dos toneladas de cocaína en enero del año pasado en Algeciras, un miembro de este clan albanés, Ergys Dashi, fue asesinado al día siguiente por dos individuos que le dispararon mientras cenaba en un restaurante de Guayaquil, ciudad de donde partió la mercancía con la droga.

Según la información obtenida, este hecho está directamente relacionado con la pérdida de la droga en el Puerto de Algeciras, puesto que Ergys Dashi actuaba como intermediario entre las organizaciones criminales europeas y los capos de la droga en América Latina.

Los jefes de este clan disponían de pasaportes falsos de diferentes países europeos, especialmente italianos y griegos, los cuales les proporcionaban numerosas identidades ficticias que dificultaban la labor de investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios