Sociedad

La lentitud judicial eleva los morosos ‘profesionales’ en las comunidades

  • Solo el 23% de los vecinos no abonan las cuotas por problemas económicos. La deuda de propietarios fue de 57,8 millones de euros el año pasado, un 4% menos

Luis Camuña y Fernando Pastor, vicepresidente y presidente del Colegio de Administradores de Fincas, esta mañana. Luis Camuña y Fernando Pastor, vicepresidente y presidente del Colegio de Administradores de Fincas, esta mañana.

Luis Camuña y Fernando Pastor, vicepresidente y presidente del Colegio de Administradores de Fincas, esta mañana.

Los propietarios de inmuebles en la provincia de Málaga debían a finales del año pasado 57,8 millones de euros a sus respectivas comunidades de vecinos y la mayoría no pagan las cuotas porque no quieren. De hecho, según las estadísticas del Colegio de Administradores de Fincas de Málaga, solo el 23% de los morosos no abona la mensualidad porque tiene realmente problemas económicos. En el resto hay tres perfiles. El más abundante, con un 42%, es el que suelen llamar el moroso profesional, es decir, aquel que tiene dinero pero no paga porque no le apetece y se cobija en la lentitud judicial. En segundo lugar, con el 19%, están los bancos que se han quedado con viviendas, trasteros, garajes, oficinas o locales de empresas quebradas y que tampoco ingresan el dinero de la comunidad, bien por desinterés o bien porque tienen un caos de gestión de sus activos. El tercer perfil es el que denominan deudor ausente, con un 12%. Suelen ser personas que han fallecido, extranjeros o de otras provincias españolas que han abandonado sus casas al no poder pagar la hipoteca y que están ilocalizables, o familias que están pendientes de liquidar herencias y, mientras se dirime de quién es la propiedad, nadie paga nada. En este último aspecto, Fernando Pastor, presidente del Colegio de Administradores de Fincas, señaló que han firmado un convenio con un bufete de abogados especializado en la búsqueda de herederos “y pensamos que mejorará el cobro”.

Hay morosos en el 38% de las comunidades y, en líneas generales, la deuda total está disminuyendo y la existente en 2017 fue la menor desde 2012, la fecha en la que este colegio profesional empezó a hacer informes sobre la materia. Ese descenso, según Pastor, se debe principalmente a tres factores. El primero es que se están vendiendo más viviendas y los propietarios se ponen al día para poder obtener el certificado de deuda y vender sin problema el inmueble. El segundo es que los bancos están teniendo “un cambio de actitud” y están siendo “mejores pagadores por imagen”, por lo que han reducido su deuda un 7% en el último año. El tercero es la mejoría de la situación económica. La costa occidental acapara el 47% de la morosidad, la Axarquía un 24%, la capital un 22% y el resto un 7%.

Los morosos profesionales, sin embargo, van al alza. “Es la deuda más insistente”, comentó Luis Camuña, vicepresidente del colegio. El problema, desgranó Pastor, “es que la justicia está colapsada, es lenta y se tarda un año y medio para conseguir un embargo en un juzgado para un moroso español y localizado y hasta cuatro años si el propietario no tiene bienes y es difícil de encontrar”. El Consejo General de Administradores de Fincas reclama reformar la Ley de Propiedad Horizontal y para ello propone establecer un interés del dinero superior al legal; reclamar al comprador de un inmueble toda la deuda existente del año en curso y de los cuatro años anteriores; y que el comprador exija al vendedor el certificado de deudas con la comunidad para saber si hay cargas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios