Agricultura

El campo malagueño consigue la segunda mayor facturación de su historia

  • Los agricultores y ganaderos han ingresado 803,7 millones de euros este año, un 8,7% más que en 2017

  • El aceite sigue siendo el rey y los subtropicales superan por primera vez a las hortalizas

Un agricultor con aceitunas en una cooperativa de Málaga Un agricultor con aceitunas en una cooperativa de Málaga

Un agricultor con aceitunas en una cooperativa de Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Las lluvias de la pasada primavera han permitido que los agricultores malagueños pasaran de la desesperación por la sequía a registrar el segundo año con mayor facturación de la historia. Los agricultores y ganaderos malagueños han ingresado 803,78 millones de euros en 2018, un 8,7% más que en 2017. Se ha estado cerca del récord, alcanzado en 2016 con 828,5 millones, según el balance anual que han presentado esta mañana los directivos de la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) en Málaga. 

"Hemos logrado el segundo mejor año de facturación, pero estamos al filo de la navaja porque ha dependido de la lluvia. Si no hubiera llovido habría sido desastroso", ha señalado Baldomero Bellido, presidente de Asaja Málaga, quien ha vuelto a reclamar mejoras en las infraestructuras hidráulicas para que no haya pérdidas de agua, que se limpien los cauces y que se den ayudas a los agricultores y ganaderos que sufrieron pérdidas por las inundaciones de octubre que, según Bellido, "causaron más daños en infraestructuras que en cultivos".

La producción final agraria de 2018 ha sido positiva, aunque no todos los sectores han tenido un buen ejercicio. En líneas generales, la producción agrícola ha crecido un 10,6% hasta alcanzar una facturación de 694,9 millones de euros. En la ganadería, sin embargo, las ventas se han reducido un 1,5% hasta los 108,8 millones. Cabe señalar que estas cantidades son las recibidas por los agricultores y ganaderos, pero el desequilibrio entre el precio en origen y el precio final en el supermercado sigue siendo brutal, ya que el consumidor final paga incrementos de hasta el 200%. 

Centrándonos en el producto agrario hay dos aspectos clave. El primero es que el aceite de oliva sigue siendo el rey y, en segundo lugar, los productos subtropicales (aguacates y mangos) han superado por primera vez a los hortícolas en ventas. El olivar ha facturado 254,56 millones de euros, lo que representa un nuevo récord histórico gracias a un aumento del 42% en aceite, hasta los 216 millones, y a otro máximo de la aceituna de mesa, hasta los 38,5 millones de euros. "Ha habido más producción de aceite y la misma de aceituna, pero con aumento de precios", ha comentado Bellido. 

Los cultivos subtropicales están de moda en Málaga y eso le ha permitido escalar hasta la segunda posición por primera vez en la historia. El aguacate facturó 120,3 millones de euros con una producción de 46.100 toneladas, mientras que el mango facturó 30,6 millones de euros con 36.000 toneladas. Si se le une la chirimoya y el níspero, la producción de los subtropicales fue de 155,5 millones de euros frente a los 152,8 millones de los hortícolas y los tubérculos. "En el aguacate todo el mundo está contento porque hay precios elevados y estables, mientras que en el mango sí ha bajado un poco el precio porque hay más producción", ha expuesto Benjamín Faulí, directivo de Asaja y autor del informe. Tanto el aguacate como el mango han tenido también un año récord en ingresos.

La cruz ha sido la de los cultivos hortícolas, que han bajado a su menor nivel de ingresos de la última década. El desplome interanual ha sido de 33 millones de euros, motivado principalmente por la caída en picado del tomate. "El tomate está casi a la mitad de precio por los acuerdos con terceros países como Marruecos, que vende en Europa como si fuera un país miembro", ha indicado Faulí, quien también ha desgranado que Rusia o Ucrania están apostando por crear sus propios invernaderos para ser autosuficientes. El directivo de Asaja ha lamentado además que en Málaga hay poca variedad de tomates y eso dificulta su productividad. 

En materia de cítricos la facturación ha sido de 68,4 millones de euros, un 4%, procedentes principalmente del Valle del Guadalhorce. Ha habido, sin embargo, un mal inicio de la campaña de la naranja por el acuerdo comercial suscrito con Sudáfrica ya que se están solapando producciones y saturando el mercado europeo.

En la ganadería, los dos segmentos que generan una mayor facturación son el caprino, con 43 millones de euros, y el porcino blanco, con 38,2 millones de euros. Carlos Carreira, responsable de ganadería de Asaja, ha apuntado que espera que el 2019 sea un punto de inflexión para el caprino malagueño porque habrá un control sanitario aún mayor que elevará la calidad de la producción y se abrirán nuevos mercados. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios