Málaga

Vía libre para la construcción de los atraques para megayates en el puerto de Málaga

  • El Consejo de Administración del Puerto aprueba este miércoles de manera definitiva la adjudicación del proyecto a IGY Marinas

Infografía del proyecto de los atraques para megayates en el puerto de Málaga. Infografía del proyecto de los atraques para megayates en el puerto de Málaga.

Infografía del proyecto de los atraques para megayates en el puerto de Málaga.

La cuenta atrás para que Málaga cuente en el plazo aproximado de un año de una marina para el atraque de megayates se pone en marcha. El consorcio de empresas integrado por la multinacional IGY Marinas (una de las principales firmas del sector a nivel mundial) junto a Ocean Capital Partners y el empresario malagueño Domingo de Torres recibirá este miércoles el visto bueno definitivo a la adjudicación del contrato para la construcción de uno de los proyectos estratégicos del puerto de la capital de la Costa del Sol.

Tal y como confirmó el presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, la ratificación del contrato con esta alianza empresarial es uno de los asuntos a los que se dará luz verde en el próximo consejo de administración de la entidad. El acuerdo cierra de manera definitiva el procedimiento administrativo abierto desde hace meses, dando vía libre a IGY para que avance en la petición de los permisos y autorizaciones necesarias para comenzar los trabajos de ejecución. Los mismos, de acuerdo con la oferta formulada, rondarán los 12 meses. La inversión estimada es de unos 11 millones. Con todo, parece más que factible pensar en que los trabajos de los atraques para megayates arrancarán este mismo verano.

Al valor estratégico de disponer de unas instalaciones de esta dimensión se suma el aspecto económico de una operación que, tomando como referencia los números de la propuesta ganadora del concurso, reportarán al Puerto del orden de 30 millones de euros durante el periodo de concesión, fijado en 20 años. Es decir, unos 1,5 millones anuales. 

La proposición de IGY Marinas mejoraba sustancialmente las cifras exigidas inicialmente por el organismo portuario. De un lado, en concepto de canon, incrementó en 171.240 euros el precio demandado de 342.481 euros; de otro, incrementó en 70.000 euros la tasa anual de actividad, en principio de 270.000. Pero a estos conceptos hay que incorporar otras tasas de aplicación a las embarcaciones que atraquen en las futuras instalaciones. A la espera de conocer el comportamiento definitivo de la marina, la experiencia internacional del operador hace pensar que el mismo sea exitoso. 

El proyecto incluye la creación de 31 atraques, de los cuales dos serán para embarcaciones de 100 metros de eslora. A esta dimensión hay que agregar otros dos para naves de 72 metros; tres de 60 metros; ocho de 50; nueve de 40, y siete de 30 metros de eslora. El reparto situará los barcos de mayor tamaño en muelle 1. Los números recogidos en el estudio económico ganador sitúa en 104 millones el impacto económico anual que tendrá en caso de que las instalaciones estén llenas durante este periodo. 

De acuerdo con las previsiones de la firma, la explotación generará 809 puestos de trabajo, de los cuales 400 serán inducidos (aprovisionamientos, transporte, ropa, eventos...), 351 indirectos (comida, servicios, combustible...) y 18 directos (capitán, tripulación, operaciones portuarias...). Conforme a estos parámetros, el valor añadido bruto (VAP) generado por este proyecto se estima en 136 millones de euros para todo el periodo concesional, con una repercusión de 6,8 millones anuales.

Una de las particularidades del análisis realizado por Igy es el peso que el atraque de una embarcación de 100 metros tendrá para la economía local. Los números sitúan en 6,6 millones el impacto anual, destacando 2.276.234 euros de salario de la tripulación, 1,6 millones de mantenimiento y reparación y 650.000 euros de combustible, entre otros aspectos.

A juicio del operador, Málaga se va convertir "en la llave que abrirá las puertas de la Costa del Sol a los grandes yates, satisfaciendo de este modo la demanda de amarres de gran eslora y contribuyendo al desarrollo turístico y económico de la región". En el resumen del proyecto se destaca incluso existencia de contactos con propietarios y capitanes de varias embarcaciones que ya habrían expresado su intención de acudir a IGY Málaga "tan pronto como se ponga en funcionamiento”.

Para el presidente del Puerto, la iniciativa tiene un valor esencial para el presente y el futuro del recinto. "Va a aportar un importante beneficio para el puerto y la ciudad, en relación a la generación de riqueza y empleo, así como la creación de puestos profesionales específicos", dijo. Hay que recordar que el desarrollo de esta intervención está en la agenda del organismo portuario desde hace años. El concurso que ahora concluye es el segundo que el Puerto impulsó en la búsqueda de un socio interesado en desarrollar la propuesta. En 2013, el concurso quedó desierto.

Para IGY, este proyecto constituye su expansión en la zona del Mediterráneo. La compañía cuenta ya con instalaciones en 10 países, entre los que están Francia e Italia. Con la incorporación de IGY Málaga Marina, quieren marcar un punto de inflexión para el sector de la marina de alto nivel y el sector náutico enEspaña. 

La obra transformará la marina existente y su infraestructura para ponerla al servicio de superyates y megayates. Aunque no se limita a embarcaciones de grandes esloras pues podrá albergar también a compañías de chárter que se establezcan en sus instalaciones así como a demás empresas directa o indirectamente relacionadas con el sector y toda industria auxiliar y proveedoras de servicios.

La concesionaria tiene derecho a explotar durante dos décadas 41.484 metros cuadrados de lámina de agua, con la correspondiente superficie de tierra de 4.830 metros cuadrados. En conjunto, abarcarán una longitud de muelle de 770 metros. Pero también asume el derecho de explotar el edificio situado en la parte más al sur del Paseo de la Farola, junto a la rotonda, con una superficie de 317 metros cuadrados, así como de dos parcelas anexas, una de ellas de 153,31 metros cuadrados (al este) y otra de 274,96 metros cuadrados (al oeste). Sendos espacios estarán dedicados a labores de recepción, registro, servicios generales, torre de control y complementarias a las anteriores, caso de cafetería o tienda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios