Málaga

Los constructores temen la paralización total de la actividad en Málaga por el coronavirus

  • Informan de problemas en el suministro de material y dificultades de algunos obreros para llegar al tajo 

Obreros de la construcción en los trabajos de una promoción de viviendas en Teatinos.

Obreros de la construcción en los trabajos de una promoción de viviendas en Teatinos. / Javier Albiñana

La primera reacción de la secretaria general de la Asociación de Constructores y Provincias (ACP) de Málaga, Violeta Aragón, resume el estado en el que se encuentran todo el sector empresarial de la provincia: "sobrepasada". Los contactos que desde la organización se mantienen desde primer hora con numerosas firmas constructoras confirma la "problemática" a la que se enfrentan como consecuencia del estado de alerta decretado por el Gobierno central en el intento de frenar la expansión del coronavirus

Sin datos concretos, Aragón se atreve a predecir "la paralización" total de la actividad en la construcción en las próximas horas y días. A la decisión ya conocida del Ayuntamiento de Málaga capital de suspender todas las obras municipales, se sumarán, previsiblemente, otras administraciones. Una determinación que tocará de lleno al grueso de la actividad.

Pero a esto hay que sumar las dificultades que, según los testimonios de mucho empresarios, se están dando en la jornada de este lunes. En este sentido, Aragón habla de que desde primera hora se han conocido casos de trabajadores que, camino a los tajos, han sido parados por los agentes policiales. "Hay gente que no ha podido llegar a su puesto de trabajo", ha expuesto la responsable de la ACP. 

Una de las razones de la determinación policial ha sido que muchos de los obreros, como es costumbre en el sector, viajaban en grupos en un mismo vehículo, práctica expresamente prohibida en las circunstancias actuales. Incluso, se apunta la existencia de obras que, temporalmente, han sido paradas por la Policía, que ha pedido a los obreros que abandonasen las actuaciones que estaban realizando. Bien es cierto que esta medida ha tenido una incidencia menor, por cuando tras las aclaraciones correspondientes los operarios han vuelto al trabajo.

Aragón habla también de "los problemas de seguridad que se tienen que mantener" con los empleados, algo de difícil ejecución dada la falta del material necesario para ello. Y alerta de que algunas firmas hablan de que tienen problemas de suministro para continuar con las obras en marcha. "Desde la ACP no podemos lanzar un llamamiento a la paralización de la actividad; esperábamos que lo hiciesen las administraciones", expone, aunque incide en que hay otros "condicionantes de fuerza mayor" que pueden obligar a las empresas a parar. 

La preocupación es extensible a los sindicatos. El responsable de Construcción de CCOO en la provincia, Juan Rueda, admite abiertamente que la situación actual "aboca a expedientes de regulación temporal de empleo; es lo más bueno dentro de lo malo". Y coincide en que la actividad se encuentra en una situación compleja.

Desde los sindicatos se insiste en la necesidad de que se sigan los protocolos de seguridad marcados por las autoridades sanitarias, aunque se apunta que la construcción es un sector "con su particularidad". "No estamos por la labor de obstaculizar sino de ayudar a todas las partes", ha aclarado. Actualmente trabajan en este sector del orden de 55.000 personas. "La situación es desbordante porque nadie se ha visto en una como ésta antes", apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios