Málaga

El 97% de los contratos a jóvenes en Málaga en el mes de julio fueron temporales

  • El informe elaborado por la UGT recoge que el desempleo, en este rango de edad, aumentó 11 puntos respecto a 2019, situándose en el 17,7%

Cristiana García, secretaria de Igualdad y  Sara Salor, secretaria de Juventud de UGT Málaga.

Cristiana García, secretaria de Igualdad y Sara Salor, secretaria de Juventud de UGT Málaga. / J. R.

Durante el mes de junio, la tasa de desempleo joven (menos de 30 años) en Málaga registró una cifra de 30.597 personas (un 17,7% del total de parados en la provincia). Este dato supone un incremento de 8.787 personas con respecto al mismo mes del año 2019. Coincidiendo con el Día Mundial de la Juventud, que se celebrará este jueves, 12 de agosto, UGT Málaga ha elaborado un informe en el que se analiza la situación laboral y social de este grupo poblacional. El estudio establece que, pese al aumento del empleo en julio, el 97% de los contratos firmados han sido temporales. 

En este sentido, la formación académica se presenta como un factor clave. A medida que aumenta el nivel de estudios, desciende la temporalidad: "Sin embargo, eso no quiere decir que vayas a tener un trabajo indefinido o dentro de tu especialidad", afirman desde el sindicato. Casi el 98% de los jóvenes trabajadores que no tienen estudios se encuentra en situación de temporalidad. En el caso de los que cuentan con estudios superiores (FP, grado, postgrado o doctorado), el porcentaje es de poco más del 90%. 

Además, las personas con estudios superiores tienen una tasa de desempleo más baja. A nivel nacional, el paro entre las personas que han completado la educación secundaria de primera etapa es del 15,8% para los hombres y 23,5% para las mujeres. Entre los que han completado la segunda tapa, del 10,3% y del 15,3%, respectivamente. En Andalucía, las cifras incrementan, situándose el rango en 22%-35.1% para la primera etapa y en 14%-22.1% para la segunda.  

Estas cifras, además de mostrar una desigualdad territorial, reflejan una diferencia entre hombres y mujeres. Según el estudio, los hombres egresados afiliados en alta laboral ascienden a casi el 50%, mientras que el de las mujeres es del 48%: "Se evidencia la mayor dificultad de las mujeres para acceder al mercado laboral tras graduarse, aunque superan en más de 21 puntos porcentuales a los hombres egresados", subraya el informe. 

Por rama de estudios, las carreras con mayor empleabilidad pertenecen a las Ciencias de Salud, con una tasa del 70,55%, seguida de Ingeniería y Arquitectura, rondando el 60%. Por debajo del 50%, las Ciencias Sociales y Jurídicas (44,5%), Magisterio (41,33%), Ciencias y Artes y Humanidades (30,2% y 26,2&, respectivamente). "Por géneros, la diferencia más significativa se da en las Ingenierías y Arquitectura, con 5.3 puntos de diferencia a favor de los hombres. En Ciencias de la Salud, el porcentaje es 1.08 puntos mayor en el caso de las mujeres", establece. Por sectores, la agricultura presenta una tasa de desempleo joven del 35.3%, seguido del sector servicios con el 28,6%, industria, 21,7% y la construcción, 14.3%. En cuanto a la búsqueda de empleo, el 44% de los jóvenes andaluces llevan buscando trabajo menos de 6 meses, el 30% un año o más y el 8,5%, ya lo han encontrado. 

Población joven, migraciones y vivienda

El informe también estudia la distribución demográfica de la población por edades. Concluye que, en Andalucía, el reparto de población joven por provincias es desigual, siendo Málaga la que menor tasa de juventud tiene, con un 14,6%; lo que la sitúa por debajo de la media andaluza (15.2%), según el Padrón Municipal de Habitantes. La tendencia, dentro de la comunidad autónoma, es decreciente, produciéndose un descenso de casi el 15% en los últimos 10 años. 

En cuanto a las personas jóvenes extranjeras, en 2020 suponían el 9,7% del total de la población joven. Una cifra que, en la última década, también ha descendido (un 23%). Málaga sigue siendo la provincia de Andalucía con mayor porcentaje de jóvenes extranjeros. Casi un tercio del total. 

Según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud en España, en 2020, la tasa de personas que se iba de casa fue de casi el 16%, lo que supone una bajada de 3 puntos en un años, marcando el dato más bajo de los últimos 22 años. Desde 2008, la edad de emancipación ha aumentado. En 2010, el 53,3% de los jóvenes de entre 18 y 34 años vivía con sus padres. En 2019 fue del 64,5%, 10 puntos más. En Andalucía, tan solo el 14% de los menores de 30 habían abandonado el hogar familiar en el segundo trimestre de 2020. 

El informe concluye que, la incertidumbre en el empleo, los bajos salarios y la falta de oportunidades "lastran el futuro" de una generación que "ha sufrido" la crisis de 2008 y las consecuencias de la pandemia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios