Coronavirus en Málaga Expertos dicen que Salud pone en "grave riesgo" a las personas mayores con sospechas de coronavirus

Aplausos del personal sanitario en el Hospital Regional de Málaga.

Aplausos del personal sanitario en el Hospital Regional de Málaga. / Javier Albiñana

Asociaciones de familiares, ONG, residencias, profesores de la Universidad de Málaga, juristas, médicos, enfermeros, psicólogos, auxiliares de geriatría, foros de dependencia... Casi todos los referentes en atención geriátrica han presentado una queja al Defensor del Pueblo andaluz contra las instrucciones de la Consejería de Salud a las residencias sobre cómo deben separar a los mayores ingresados ante esta pandemia. En total, entre organizaciones y profesionales -todos con una larga trayectoria de trabajo con este colectivo- avalan el documento más de medio centenar de firmas. La Delegación de Salud replica que "el protocolo lo establece el Ministerio" de Sanidad. 

En sus Instrucciones sobre Requisitos para evacuación de centros sociosanitarios afectados de COVID 19 de la Dirección General de Servicios Sociosanitarios de la Consejería de Salud y Familias se establece que las residencias tienen que separar a los ancianos en dos grupos. Por un lado, todos los residentes con síntomas compatibles con coronavirus, tanto los confirmados como los sospechosos, y por otro, los que están asintomáticos y teóricamente libres de la enfermedad.  

Según la queja, esta forma de separar a los mayores supone una "mala praxis asistencial". Además, de un "gravísimo riesgo" ya que a los sospechosos de padecer Covid 19 se los agrupa con los confirmados. "Si juntas a los sospechosos con los enfermos, terminas convirtiendo a todos en enfermos", explicó el geriatra José Antonio López Trigo. 

"Las Instrucciones ponen en grave riesgo a estos residentes, que al recluirse en la misma área de la residencia que los efectivamente enfermos de COVID- 19, se exponen a un más que probable contagio, que, con toda seguridad, dada la edad avanzada del paciente, acarreará riesgos vitales y muy probablemente la muerte", señala la queja elevada al Defensor del Pueblo andaluz. 

La demanda de los especialistas es que se hagan test a todos los residentes de geriátricos para un diagnóstico certero y una correcta clasificación de los sanos y los contagiados. Pero, además, que se establezca una zona intermedia -un tercer grupo- para alojar a los sospechosos de padecer el virus a fin de que no sean agrupados sin más con los infectados. "Hay que garantizar la presunción de salud a los dudosos, porque si los mezclamos con los confirmados y no tienen el virus, al final lo tendrán", insistió López Trigo. 

"La sectorización establecida en las Instrucciones supone un gravísimo riesgo para los residentes que no han confirmado el COVID- 19, atentando contra sus derechos a la vida y a la salud", indica la queja que tiene el respaldo de los mayores especialistas en geriatría, dependencia y mayores de la provincia de Málaga.

La queja asegura que forma de separar a los ancianos entraña "riesgos vitales" y de "muerte"

El texto añade: "Al obligar [a los centros] a trasladar a un mismo sector a todos los residentes que presenten síntomas compatibles con el COVID- 19, se agrupan personas mayores con esta enfermedad y otras que sólo presentan síntomas compatibles, pero cuya existencia puede deberse a múltiples patologías distintas, comunes a personas de edad avanzada, que en este sector de población se presentan con cierta asiduidad". Por eso, los especialistas que suscriben la queja agregan que "dada la edad avanzada del paciente, acarreará riesgos vitales y muy probablemente la muerte".

Tanto las organizaciones como los profesionales que respaldan la queja urgen a que se hagan test de detención de COVID 19 para una correcta separación, "sin agrupar en el mismo sector pacientes confirmados de COVID-19 con los que sólo presentan síntomas compatibles con la enfermedad". También reclaman que se convoque con la mayor urgencia al Comité de Bioética de Andalucía "para que emita dictamen sobre la oportunidad de agrupar pacientes confirmados y sintomáticos en un mismo sector en las residencias de personas mayores tal como establece las instrucciones de la Dirección General de Servicios Sociosanitarios".

López Trigo aclara que los test se deben hacer no sólo a los mayores ingresados en residencias, sino también a los profesionales que trabajan en esos centros. "Porque ellos no salen. Por lo tanto, los que se contagian lo hacen porque los que van de la calle a la residencia los contagian", remarcó. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios