Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Coronavirus: Así son las estrictas medidas de seguridad para los fallecidos por el virus

  • No están permitida la presencia de familiares en el entierro y sí de una autoridad sanitaria

Nichos en el Parque Cementerio de Málaga. Nichos en el Parque Cementerio de Málaga.

Nichos en el Parque Cementerio de Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

Además de a una muerte inesperada, los familiares de las personas fallecidas por coronavirus tienen que renunciar a su último adiós. Desde que el pasado sábado se decretarse el estado de alerta, no sólo se han prohibido los velatorios en los cementerios, sino que las personas más allegadas tampoco podrán estar en el sepelio. Los únicos que podrán asistir serán los trabajadores de la funeraria, el sepulturero y una autoridad sanitaria.

Según explicaron fuentes municipales, el entierro o la incineración de las personas fallecidas por coronavirus tiene que hacerse en las máximas medidas de seguridad para evitar más contagios. Esto supone que el cuerpo debe ser recogido en el hospital y trasladado a cámaras cerradas y completamente aisladas hasta llevarlo al crematorio o al cementerio.

Una vez en el camposanto, tanto los trabajadores de la funeraria como los del recinto deben llevar el traje de seguridad. Con ellos debe acudir una autoridad sanitaria, que en el caso de un pueblo, es el veterinario del municipio dependiente de la Junta de Andalucía o del ayuntamiento.

“Se produce una situación muy dura ya que es difícil tener que explicar a los familiares que no podrán estar en el cementerio para despedir a su padre o a su esposo”, explicaron desde un ayuntamiento de la provincia donde había fallecido un hombre con una edad próxima a los 70 años. “Fue digno de elogiar como comprendieron la situación tanto su mujer como sus dos hijos”, apostilló.

El pasado viernes, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ya emitió un bando en el que entre otras medidas, prohibía los velatorios en caso de fallecidos con coronavirus. Entonces se habían producido dos. Con esta medida se pretendía evitar más contagios, sobre todo teniendo en cuenta que el duelo es un momento en el que las familias, amigos y vecinos acuden en masa a despedirse del fallecido y mostrar el dolor a sus allegados a través de abrazos y besos.

Este ritual también hizo que desde la semana pasada disminuyeran las visitas a los cementerios de la provincia de Málaga. En el recinto de Parcemasa, la participación se redujo con creces en cada una de las salas que lo conforman. También durante la misa, no llegando ni a un cuarto de la capacidad del templo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios