Málaga

Deportistas que buscan la élite sin abandonar el aula en Málaga

  • Profesionales del ejercicio físico que cursan Bachillerato cuentan su día a día

  • El IES Universidad Laboral facilita la rutina de estos alumnos a través del programa Ceeda

Rafael Fernández y Jesús Girón, tutores académicos deportivos del proyecto Ceeda, junto con algunos de los deportistas.

Rafael Fernández y Jesús Girón, tutores académicos deportivos del proyecto Ceeda, junto con algunos de los deportistas. / Marilú Báez (Málaga)

Suena el despertador a las 5:50 de la mañana, coge la bicicleta desde la Residencia Andalucía hasta la Ciudad Deportiva de Carranque, donde se sumerge en la piscina a las 6:30 para nadar un mínimo de 3.000 metros. Una hora después, vuelve a pedalear hasta el I.E.S. Universidad Laboral para impartir sus clases. A las 14:45 suena el timbre que indica la finalización de la jornada escolar, lo que significa que debe ir al comedor para almorzar antes del segundo entreno del día.

A las 16:30 volverá a subirse a la bicicleta para realizar el entrenamiento de carrera y los ejercicios de gimnasio. Hasta bien entrada la tarde no regresará a la residencia, donde podrá dedicarle tiempo al estudio hasta que las tareas queden finalizadas, provocando que haya días de exámenes en los que hasta las 2:00 de la madrugada no pueda irse a la cama. Esta es la rutina de Rafa Piña, tiene 15 años, es triatleta y alumno de primero de bachillerato. Pero también podría ser la de Javier Idigoras o Eloisa González.

Javier Idigoras, Rafael Piña y Eloisa Gonzalez triatletas y miembros de Ceeda Javier Idigoras, Rafael Piña y Eloisa Gonzalez triatletas y miembros de Ceeda

Javier Idigoras, Rafael Piña y Eloisa Gonzalez triatletas y miembros de Ceeda / Marilú Báez (Málaga)

Esta es la realidad de los 18 estudiantes y deportistas de alto rendimiento que acoge la Universidad Laboral a través de Ceeda, un programa de la Junta de Andalucía que trata de facilitar la compatibilización de los estudios de Bachillerato y Formación Profesional con el deporte de alto nivel. La apuesta de la Junta por la designación de Centros de Excelencia Educativa Deportiva en Andalucía se realizó en este curso convirtiéndose en un proyecto pionero a nivel nacional.

Los profesores Jesús Girón y Rafael Fernández son dos piezas fundamentales de este puzle. Ambos son los tutores académicos-deportivos que se encargan del apoyo educativo de los alumnos, así como de la adaptación de los calendarios de competición de cada uno de ellos al curso escolar.

“La condición de deportista de élite los exime de dar Educación Física, por lo que aprovechamos esas horas para recuperar temario que no han dado o para realizar exámenes atrasados”, explica Girón. “En general son buenos estudiantes, sorprende la constancia y la disciplina que muestran”, declara Fernández. Este ejercía como profesor en la Universidad Laboral antes de iniciar el proyecto y afirma que la labor que hacen es fundamental, ya que son personas que están desarrollando una carrera profesional a la vez que estudian.

“Las facilidades que recibían antes dependían de la buena voluntad de los profesores”, añade. A los recursos del programa se une la novedad en ley de enseñanza Lomloe que permite a los deportistas de alto nivel y alto rendimiento finalizar el Bachillerato en tres cursos.

“En mi anterior instituto tenía que presentar gran cantidad de justificantes cada vez que iba a competir”, declara Marcos Delgado, quien practica la modalidad remo en el Club Mediterráneo y es miembro del proyecto. “Ahora todo gira en torno al deporte, me siento más valorado. Mis antiguos profesores no concebían que debía ausentarme por estos motivos y tenía que ponerme al día sin ninguna ayuda”, explica Juan Manuel Subires, lanzador de peso que cursa segundo de bachillerato. El programa Ceeda da por justificadas estas ausencias.

Marcos Delgado, remero en el Club Mediterráneo y miembro de Ceeda Marcos Delgado, remero en el Club Mediterráneo y miembro de Ceeda

Marcos Delgado, remero en el Club Mediterráneo y miembro de Ceeda / Marilú Báez (Málaga)

De esta manera, Carlos Garach Benito, mejor nadador de España en 1.500 en los Campeonatos de Invierno disputados el pasado octubre, y Ángela Martínez, segunda en los 400 libres, no han tenido grandes complicaciones cuando viajaron a Kazan (Rusia) a finales de 2021 para participar en su primera competición internacional de natación absoluta. “En estos casos preparamos vídeos explicativos de las materias para que los visualicen en las concentraciones”, afirma Girón. Ambos tutores coinciden en que no sería posible esta labor sin la sinergia entre entrenadores, familias, federaciones y apoyo por parte del centro.

“Renuncian a su ocio, a sus amigos y a sus familias desde muy jóvenes. La mayoría de ellos no son de Málaga y ven a sus padres únicamente los fines de semana”, declara Girón. Miguel Ángel Reche y Lucía Merino son mariposistas campeones de Andalucía inscritos al proyecto, él es cordobés y la chica es almeriense. El primero solicitó esta beca porque sentía que necesitaba ampliar las posibilidades de rendimiento y desde este año reside junto con sus compañeros en la Residencia Andalucía.

Esta ha reestructurado el servicio de comedor para ofrecer preferencia a los deportistas. Miguel Ángel y Lucía disponen de menos de una hora para comer antes de que la furgoneta de la Federación de Natación los recoja para nadar un mínimo de 7.000 metros. Es la segunda vez que lo realizan en el día, la primera fue al amanecer. “Lo que más nos cuesta es ponernos a estudiar cuando llegamos a de entrenar, la mayoría de los días nos acostamos a las 22:00, pero cuando hay exámenes nos quedamos hasta la madrugada”, afirman ambos, quienes han acabado el primer trimestre con una media de notable.

Miguel Ángel Reche y Lucía Merino, nadadores y miembros de Ceeda Miguel Ángel Reche y Lucía Merino, nadadores y miembros de Ceeda

Miguel Ángel Reche y Lucía Merino, nadadores y miembros de Ceeda / Marilú Báez (Málaga)

“Podéis ir a desayunar, decid que lo he dicho yo y entrad a clase 20 minutos después”, estas son las indicaciones que Juan Jesús Larrubia, director del IES Universidad Laboral, proporciona a tres de los triatletas que por motivos profesionales no han disfrutado de su recreo. La directiva del centro muestra una gran implicación con el grupo, normalizando que los alumnos puedan salir 10 minutos antes para almorzar. “El centro siempre ha apostado por el apoyo a estos deportistas, la diferencia es que ahora contamos con los recursos que nos facilitan la labor”, indica.

Desde la Universidad Laboral animan a que sean más las federaciones que se adscriban a la iniciativa, ya que únicamente las de bádminton, deportes de invierno, montañismo, piragüismo, tenis, tenis de mesa, vela, triatlón, atletismo, natación y remo forman parte del proyecto a nivel Andaluz y en Málaga, solo las cuatro últimas se benefician de este. Los alumnos que participan en ello pertenecen a uno de los 3 niveles de Deporte de Rendimiento Andaluz.

La beca está extendida para Bachillerato o Ciclos Formativos aunque en el instituto malagueño se amplía la ayuda de manera extraoficial en los cursos de tercero y cuarto de la ESO a tres alumnos triatletas. En toda Andalucía hay cinco Ceeda: Gustavo Adolfo Bécquer (Sevilla), Mar de Cádiz (El Puerto de Santa María, Cádiz), Alto Conquero (Huelva), IES Universidad Laboral (Málaga) y Hermenegildo Lanz (Granada), todos ellos cuentan con residencias propias o cercanas.

Juan Manuel Subires, atleta lanzador de peso y miembro de Ceeda. Juan Manuel Subires, atleta lanzador de peso y miembro de Ceeda.

Juan Manuel Subires, atleta lanzador de peso y miembro de Ceeda. / Marilú Báez (Málaga)

Ser ingeniero, decoradora de interiores, militar o fisioterapeuta son algunos de los sueños que se entremezclan en las cabezas de estos chicos que a su vez trabajan para situarse en los pódium nacionales y europeos. Una doble aspiración que condiciona la vida de adolescentes que se encuentran en una etapa vital marcada por los cambios y el salto a la madurez.

Los esfuerzos por mantener el equilibrio entre ambos mundos provoca que las personas que ven de cerca esta realidad, como son sus tutores, no duden en admirar la fuerza de voluntad que estos jóvenes muestran para conseguir unos sueños que no llegarán a hacerlos millonarios económicamente pero que los convierten en una fuente de sabiduría, respeto y admiración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios