Málaga

"Nos despertamos mareados, con vómitos y con picor en la garganta"

  • Los vecinos que sufrieron un robo tras ser rociados con somníferos el pasado viernes mientras dormían en una urbanización de La Cala del Moral siguen con "mucho miedo" por cómo ocurrió todo

Mareados, con dolor de cabeza, vómitos y picor en la garganta. Con estas sensaciones se levantaron los vecinos de la urbanización Colinas de Procusan de La Cala del Moral que fueron asaltadas el pasado viernes por ladrones que emplearon algún tipo de gas somnífero con el que rociaron a las víctimas para quitarles mientras dormían, según explico José Luis Gómez, uno de los residentes de ese complejo integrado por 220 casas. Los bolsos, carteras o billeteras habían desaparecido de las viviendas y fueron encontrados en los jardines exteriores de la urbanización.

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, manifestó que la Guardia Civil está investigando lo ocurrido y explicó que de momento "no hay certeza" de que estas personas hayan sido rociadas con un gas somnífero.

En cuanto a los robos en al menos seis viviendas con sus moradores dentro, López Luna señaló que se dan casos "aislados", pero no tiene información de que se haya utilizado en ninguno de ellos un aerosol para sedar a las víctimas. "No es usual que se roben viviendas con los moradores en su interior. Este modus operandi no se ha registrado en la provincia en los últimos años", añadió el subdelegado del gobierno.

"Iban buscando dinero en efectivo, porque han tenido acceso a ordenadores portátiles o cámaras fotográficas, pero no se han llevado nada más", declaró Gómez, que destacó que los intrusos se aprovecharon de que las ventanas estaban abiertas a consecuencia de las altas temperaturas para entrar por ellas.

Entre los vecinos hay "mucho miedo" por el modo en que les han robado en plena noche y por los posibles efectos adversos del gas usado sobre los niños.

El jardinero de la urbanización, Lorenzo Galdeano, precisó que los robos han tenido lugar en cinco bloques de los 24 que conforman el complejo y siempre en la planta primera, "ya que los bajos tienen rejas". Galdeano aseguró que los vecinos, además de asustados, están indignados por lo ocurrido, "porque han visto que todas las medidas de seguridad que tienen aquí no han servido para evitar esto". Además del dinero en metálico, los ladrones se llevaron las llaves de varios vehículos, pero al descubrir que en los garajes había cámaras de seguridad, las dejaron junto a los coches.

Se da la circunstancia que hace dos inviernos robaron en los aparcamientos de esta urbanización y en Lomas de Procusan donde se llevaron herramientas, GPS, CD o materiales deportivos. "Entonces decidimos poner cámaras pero se ve que tendremos que incrementar las medidas de seguridad. También pedimos al Ayuntamiento mayor presencia policial e iluminación en las calles que dan acceso", pidió el presidente de esta urbanización de 220 viviendas y 24 portales.

En los ascensores han colgado un cartel donde explican "el modus operandi" que han utilizado los ladrones para entrar en los domicilios. "Por los síntomas de los afectados, todo indica que han podido utilizar algún tipo de gas para que los vecinos no se despierten por el ruido mientras ellos registraban las casas en busca, sobre todo, de dinero", reza el cartel en el que se pide a todos que "en caso de escuchar algún ruido extraño por la noche se intente echar un vistazo por la mirilla de la puerta y llamar a la Guardia Civil si se ve o se oye algo raro. Por favor, no os enfrentéis nunca a los ladrones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios