Málaga

Una discoteca del Centro triplica el aforo en una fiesta de estudiantes

  • La Policía, que desalojó el local, dice que se vendieron 1.000 entradas para un aforo de 300

Imagen de la sala de fiestas que fue desalojada por la Policía. Imagen de la sala de fiestas que fue desalojada por la Policía.

Imagen de la sala de fiestas que fue desalojada por la Policía. / M. H.

La Policía está investigando a una discoteca de la capital que en la madrugada del jueves congregó en su interior a un millar de jóvenes, cuando el local tiene permiso para albergar a 300 personas. La Policía aseguró ayer en un comunicado que se encontró a los clientes "hacinados y sin apenas espacio para moverse" en el interior, que el local había "rebasado ampliamente" el aforo permitido y que fue necesario su desalojo "para prevenir posibles situaciones de riesgo".

Varios jóvenes que asistieron esa noche a la discoteca Andén, parte de cuyas entradas fueron vendidas por estudiantes de Medicina para costearse el viaje de estudios, contaron a través de las redes sociales la situación de riesgo que se vivió en los aledaños del local, cuando sobre las tres de la madrugada se agolparon jóvenes que pretendían acceder a la discoteca, con los que la abandonaban. "Una vez que salimos a la Plaza de Uncibay había mucha gente intentando entrar, algunos con entrada y otros sin ella, y nos fue imposible volver", comentó ayer a Málaga Hoy Rocío, una joven que compró la entrada a través de un alumno de Medicina. "Había empujones y mucha gente avanzando, eso era peligroso", comentó esta estudiante, que criticó el papel "pasivo" de los vigilantes de seguridad del establecimiento. Justo en ese momento llegó la Policía Local, a la que se unieron efectivos de la Policía Nacional, que desalojaron el local. El dueño de la discoteca se negó ayer a dar su versión a este periódico.

Según los agentes, junto al millar de personas del interior del local, "otras 250 personas se agolpaban en las puertas de la sala de fiesta tras adquirir sus entradas y serles denegado el acceso". Según las pesquisas, la discoteca albergaba una fiesta universitaria organizada por estudiantes de Medicina, quienes vendieron más de 900 entradas que previamente habrían sido facilitadas por los responsables de la sala de baile. Además de éstas, en taquilla se habrían vendido de manera directa otras 500.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios