Málaga

El diseño del tercer hospital de Málaga toma forma

  • La propuesta técnica mejor valorada, la de Carlos Lamela, propone un gran zócalo de cinco plantas, sobre el que se levantarían cuatro torres de hospitalización paralelas

  • Otras iniciativas, como la de HCP, dibuja tres torres de 8, 10 y 13 plantas; y la de Seguí dibuja cuatro torres "en forma semejante a una cruz"

Parcela del Civil donde se proyecta el tercer hospital. Parcela del Civil donde se proyecta el tercer hospital.

Parcela del Civil donde se proyecta el tercer hospital. / Javier Albiñana

De la envergadura que tendrá el tercer hospital proyectado por la Junta de Andalucía en Málaga capital hay pocas dudas. Los alrededor de 400 millones de euros en los que ya se cuantifica su construcción, antes de contar con documento técnico alguno, es una fiel muestra de ello. Pero ahora ya es posible empezar incluso a imaginar cómo será ese complejo. 

Un ejercicio que puede activarse partiendo de las primeras líneas de acción marcadas por los doce equipos de arquitectos que pugnan por hacerse con el contrato de redacción del anteproyecto, base sobre la que se asentará el futuro desarrollo. Aunque de manera esquemática, la apertura del sobre de las propuestas técnicas ofrece la posibilidad de conocer aspectos iniciales de la que puede ser la operación final.

Una primera conclusión es evidente. El futuro hospital será alto, bastante alto, si se tiene en cuenta que los diseños ya planteados y valorados manejan dimensiones en vertical que van desde las 10 plantas de los trabajos menos ambiciosos hasta las 17 de una de las ofertas. A este parámetro sobre la dimensión en vertical, hay que añadir que son mayoría las proposiciones que hablan de manera clara de la construcción de varias torres para concentrar los usos hospitalarios. 

Algunas, como la de la unión de empresas Ghesa-AVA-Seguí, con José Seguí en la parte arquitectónica, plantea cuatro torres "en forma semejante a una cruz" sobre un basamento de cinco plantas (hasta alcanzar las 13 alturas), o la de HCP-SIK-Planho, que eleva la cota del futuro edificio hasta la planta 17, a la que añadir otra planta técnica. En su caso, son tres torres de ocho, diez y trece plantas las que emergen de un basamento de cinco plantas.

Pero atendiendo a la valoración ya otorgada por la mesa de contratación a las propuestas, cabe poner la atención sobre aquellas que han resultado mejor consideradas. De manera especial sobre la de Aidhos-Lamela-Sener-Arcs, que ha obtenido 47 de los 48 puntos totales de esta parte del examen. En este caso, es Carlos Lamela quien pone la firma al diseño planteado. Su diseño parte de un basamento de cinco plantas en algunas zonas, encima del cual se levantarían cuatro torres de hospitalización paralelas. 

El equipo encargado de analizar las propuestas destaca de este modelo que en el área ambulatoria todas las consultas externas y salas de espera están dotadas de iluminación natural, al tiempo que las circulaciones "son claras y funcionales". "Las consultas externas se distribuyen entre la planta de acceso y la planta primera, lo que facilita la accesibilidad a los pacientes ambulatorios y reduce la dependencia de las circulaciones verticales", se destaca.

Al tiempo, se apunta que el área de hospitalización está dotada de doble circulación externa y de núcleos verticales. "La altura máxima que alcanzan sus torres es la planta décima, lo que reduce la dependencia de las circulaciones verticales en comparación con otras propuestas que alcanzan un número de plantas muy superior", se subraya, añadiendo que las cuatro torres de hospitalización están conectadas entre sí, "lo que facilita la circulación del personal sanitario y de servicios".

Además del complejo hospitalario, Lamela plantea en el lindero oeste, junto a las viviendas, un nuevo edificio destinado a aparcamiento, que contaría con fachada ajardinada. La reserva de estacionamientos de esta propuesta es de 2.021. De la propuesta arquitectónica, se valora que es “racional, sencilla, de fácil elección y presenta facilidad en las tareas de mantenimiento”.

En términos de valoración técnica, la segunda que obtiene una nota más elevada es la propuesta de Sanabria&Planas-Gallego Arquitectos, con 35 puntos. En su caso, propone un basamento inicial de tres plantas de altura que ocupa toda la parcela, sobre el que se eleva "un gran volumen de siete plantas de altura, perforado por tres patios longitudinales". En el lindero oeste, junto a las viviendas, "dispone una edificación escalonada que se adapta a la diagonal de la medianera, donde se desarrolla el área de Investigación y Docencia". El acceso principal al nuevo hospital se plantea a través de un porche de gran altura, desde el que se accede a una plaza ajardinada. 

El tercer mejor proyecto técnico, con 34 puntos, es el del estudio malagueño HCP, que acude con SIK y Planho. El diseño es el que planta una mayor altura para el complejo. Y justamente este es un detalle que juega en su contra, dado que, según la mesa, "afecta a la integración en el entorno así como a la accesibilidad de las plantas más altas de las torres de hospitalización". En el lindero oeste, junto a las viviendas, dibuja un edificio de docencia y administración. 

Distribuye el área ambulatoria en cuatro plantas diferentes. Asimismo, se cuestiona que el área de hospitalización esté demasiado extendida en altura, a lo largo de doce niveles, desde el nivel cinco hasta el 17, "lo que origina excesiva dependencia de las circulaciones verticales”. También el diseño de las torres de hospitalización con unos grandes voladizos estructurales, de manera que las plantas de hospitalización "vuelan unos 10,5 metros, medidos desde la línea de fachada de la plata inmediatamente inferior, lo que supone un sobrecoge económico respecto a soluciones estructurales con videos mas moderados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios