Elisa Pérez de siles. concejala de promoción empresarial, deportes y juventud

"No se ha sido todo lo drástico que se podía haber sido con las terrazas"

  • Defiende la nueva Ordenanza de Vía Pública y advierte de que se será "más restrictivos" con los incumplidores

  • Respalda la negativa de los vecinos al Metro en superficie

La concejala Elisa Pérez de Siles posa para la entrevista. La concejala Elisa Pérez de Siles posa para la entrevista.

La concejala Elisa Pérez de Siles posa para la entrevista. / reportaje gráfico: javier albiñana

-le ha tocado asumir el trámite final de aprobación de la Ordenanza de Vía Pública. Y eso apenas aterrizada en el área de Promoción Empresarial.

-Me la encontré en fase de alegaciones. Es una ordenanza que, según se me ponía en antecedentes, fue fruto de la participación de muchos agentes y que tenía claro consenso. Pero luego me encuentro que hay ciertas cuestiones que se debaten en el documento de alegaciones y que finalmente no fueron incorporadas. Una norma no puede ser satisfactoria para todo el mundo, pero sí creo que tiene un amplio grado de consenso. Va a facilitar mucho la aplicación, es muy práctica. Lo he visto comparándola con otras ordenanzas como las de Sevilla, Barcelona, Valencia... Es muy exhaustiva en los supuestos prácticos que nos podemos encontrar. Antes había muchas cuestiones que quedaban en un especie de vacío legal para la Policía Local o para los propios hosteleros. Una de las quejas de los hosteleros es que se recoge de manera expresa las competencias que son propias de la Policía Local, que ya existían y que recogemos para que queden meridianamente claras.

-¿Existe un problema con la ocupación de vía pública?

-Existe un problema por determinados ejemplos de ocupación. Hay ciertas zonas, sobre todo del Centro, donde hay excesos. No hay un exceso de autorizaciones pero sí supuestos de incumplimiento que ahora tenemos que exigir que se modifiquen. Muchos de los supuestos en que comprobamos que exceden o que provocan la queja de vecinos carecen de autorización. Hay cuestiones que son mejorables en lo que a las autorizaciones se refiere, que se pueden trabajar con los planes de aprovechamiento. Estos planes no vienen con la voluntad de saltar la ordenanza si no de ordenar autorizaciones ya existentes y tratar de unificar la imagen y mejorar el estado de algunas plazas céntricas y de otras zonas. Ya estamos empezando a trabajar con los hosteleros.

-¿Hay un incumplimiento generalizado?

-No. Hay incumplimiento de algunos.

-Habla de que muchos negocios carecen de autorización para tener terraza...

-Sabemos de ejemplos muy concretos, que son objeto de quejas y muchas fotos de los medios de comunicación. Ahora vamos a tener que poner al día esa situación y ordenar.

-La sensación de los vecinos es que ha existido permisividad por parte del Ayuntamiento.

-No comparto la idea de permisividad, porque hay muchas acciones que se han hecho que no salen a la opinión pública, muchas actas de denuncias, ejecución de sanciones... Hay una intervención administrativa que se ha estado haciendo en este tiempo. Lo que es cierto es que no se ha sido todo lo drástico que se podría haber sido dentro de la aplicación estricta de la ordenanza anterior levantando terrazas y ejerciendo procedimientos sancionadores. La nueva ordenanza no se plantea con interés recaudatorio ni interés de sancionar, porque no todo el mundo incumple. Pero precisamente, con los que incumplen de manera reiterada, que cuentan con apercibimientos ya iniciados, tendremos que ser mucho más estrictos.

-Uno de los argumentos usando por los hosteleros para cuestionar la ordenanza que es que puede generar una pérdida importante de puestos de trabajo. ¿Está de acuerdo?

-El equilibrio entre garantizar el dinamismo económico, que es fundamental en la ciudad, con las posibilidades de uso, disfrute de la vía pública es muy complicado en determinados supuestos, es muy difícil hacer una norma a gusto de todos, pero mi visión, y así se lo he traslado al presidente de Mahos, es que la aplicación de la ordenanza no va a afectar a los establecimientos que cumplen. Los planes de aprovechamiento y la ordenanza es más restrictiva pero no va a tener repercusión en el desarrollo normal del negocio ni sobre el empleo. Sí tendrá repercusión sobre los que incumplen, que son una minoría. No creo que los números de empleo sea en realidad algo que se vaya a ver en la práctica.

-Hablaba de los planes de aprovechamiento... ¿Interpreto que no van a posibilitar más superficie de la que le corresponde a un establecimiento?

-Efectivamente. Los planes de aprovechamiento lo que pretenden es unificar la imagen, dignificar la situación de algunas plazas, de zonas con gran afluencia de mesas y de vecinos. Habrá sitios donde se permita la misma ocupación que tiene ahora y otros en los que sufran disminución. Y eso sin generar situaciones de inseguridad jurídica. Lo que se buscar es unificar la imagen del Centro.

-Le pregunto por zonas como Plaza de las Flores...

-Plaza el Carbón, Uncibay, La Merced, Strachan...

-En todos esos espacios podemos estar pensando en que habrá menos mesas y sillas.

-Depende de cada caso. Estamos trabajando con Mahos en catorce casos. Hay zonas donde habrá menos, otras en las que la ocupación será la misma...

-Pero en las Flores, Uncibay...

-Es que en Uncibay hay muchos casos de ocupación que no están autorizados.

-Aplicando la nueva norma hay muchas calles estrechas que se quedarían sin terrazas. Se me ocurre Santa María, Pasaje Chinitas...

-Tendremos que mirarlo en cada caso. No podemos entrar como un elefante en una cacharrería. Iremos aplicando primero los planes de aprovechamiento y después lo que pueda ser mejorable, pero cuidando mucho el cumplimiento de las autorizaciones que están otorgadas. Ya no tenemos argumentos para hacer la vista gorda con algunos supuestos de ocupación que no cuentan con autorización.

-¿La aplicación de la normativa será efectiva desde su entrada en vigor?

-No podemos hacer una interpretación restrictiva y retroactiva de las autorizaciones ya otorgadas, pero esas autorizaciones se tienen que renovar y en ese momento se tendrán que dar conforme a la normativa que esté en vigor.

-¿La ocupación de la hostelería está en un punto de no retorno?

-Tiene que ser fruto de un estudio en cada caso. Hay zonas que permiten el desarrollo comercial. Hay que definirlos bien para no crear expectativas a los hosteleros y establecimientos comerciales que se ubiquen en una zona. Eso nos permitiría no tener que corregir excesos de ocupación. Por ejemplo, Carretería, donde se van a definir muy bien los usos que se van a permitir. Es algo que estamos perfilando con Urbanismo, y que queremos ampliar al resto de proyectos de peatonalización.

-Años atrás el Ayuntamiento buscó empresas interesadas en construir nuevos mercados en Teatinos, Campanillas y Puerto de la Torre.

-Tenemos los 15 mercados municipales, donde la línea de intervención es el de la modernización, la actualización de la imagen para ponerla en vanguardia. Es una apuesta de inversión importante, que se va a ver en Huelin, en el mercado de Salamanca... Nos quedarán dos intervenciones en los mercados de Bailén y Dos Hermanas. Hablamos de una rehabilitación casi integral. Con respecto a los tres proyectos que queríamos poner en marcha este mandato, se sacaron a licitación en un momento de crisis, con proyectos redactados en tiempo de bonanza. Eran estructuras de mercado muy grande. Cuando llegué al área encargué actualizar el informe de demanda de las tres localizaciones y estamos intentando localizar inversores, algunos públicos, otros privados, para que analicen si les interesa quedarse con estas intervenciones. Si no encontramos promotores buscaríamos actualizar el proyecto a las nuevas dimensiones que exigirían los estudios.

-¿A qué se refiere con público?

-Por ejemplo, Mercamálaga. A los responsables del Sepi y Mercasa los proyectos por si pudieran estar interesados...

-El concepto de mercado ha variado en los últimos años. Atarazanas o El Carmen son ejemplos de ello.

-Es la línea en la que se está apostando ahora en los proyectos de modernización de los zocos, en los que las zonas de puestos tradicionales sean compatibles con servicios de hostelería. Es la línea que piden los comerciantes, porque sirve para dinamizar el mercado. Pero siempre marcando la necesidad de que hay que reservar una parte, un porcentaje de mercado de abastos.

-También es concejala de Deportes. Málaga está generando el interés de inversores no solo en materia residencial, sino también en el campo deportivo.

-Uno de los proyectos en la zona Este está bastante avanzado pero todavía no tenemos el suelo que nos demanda. Pero el proyecto está avanzado. No solo hay muchos grupos inversores, es que hay mucha promoción de eventos. Málaga es una ciudad que está atrayendo a todas las federaciones. Del año 2020 en adelante casi todas las federaciones de las disciplinas ubican a Málaga entre sus emplazamientos para grandes torneos y campeonatos. Eso tiene un gran atractivo para la ciudad, porque nos posiciona como territorio deportivo fuera de la provincia. Es importante que nos hayan elegido capital europea del deporte

-¿Se siente usted derrotada en el asunto de la piscina de Campanillas? Lo digo porque Deportes dejó claro que no la quería.

-Derrotada no me siento. Cuando llegué al área me encontré con una infraestructura que estaba siendo analizada desde la perspectiva urbanística. A los meses me remiten un informe que dice que la infraestructura no era aprovechable. Desde el punto de vista deportivo, cualquier infraestructura de futuro debe responder a los parámetros que diga el estudio de viabilidad económica, los ratios de demanda. Y desde esa perspectiva planteamos una infraestructura de ciudad, un parque multiaventuras, no de barrio. Hay que tener en cuenta que ya contamos con un equipamiento privado en el PTA y una piscina pública en la zona de Colmenarejo. Parece que no es una propuesta que comparta el distrito, que plantea la piscina, que es algo que no estarían adscrito al área de Deportes.

-Usted es concejala de Bailén-Miraflores. ¿El Metro no llegará en superficie al entorno del Civil?

-Los vecinos así lo trasladan. No es que no quieran el Metro hasta el Civil, sobre todo si se cumple con el proyecto de que se ubique el tercer hospital; lo que decimos es que esos vecinos tienen los mismos derechos que el resto de vecinos de Málaga, con lo que el Metro, soterrado, no un tranvía. No sería lógico a efectos de movilidad, al imposibilitar la evacuación de una gran parte del distrito, que tendría que salir por Valle Inclán. He tenido la oportunidad de participar en muchas reuniones asamblearias, donde la visión es unánime, de rechazo al tranvía no al Metro soterrado.

-Y en ese sentido, la idea del Ayuntamiento es respetar la oposición de las vecinos...

-Cuando se discute lo de la cantidad de vecinos me gusta concretar el barrio en el que nos concentramos. El más afectado es Gamarra, con unos 18.000 vecinos, de los que más del 75% tiene más de 68 años. Ojo. Lo digo a efectos de movilización, porque hablamos de un perfil de vecinos que normalmente no se moviliza, pero la postura es unánime.

-Pero un proyecto de ciudad tiene que estar condicionado a la postura de esos vecinos.

-El argumento que esgrimen es que si era unánime la postura sobre los inconvenientes para el tráfico y la seguridad cuando se planteaba el tranvía en el Centro, la situación es la misma en el caso de Bailén. O es que son vecinos de tercera. La Junta fue receptiva a la hora de plantear la adaptación del proyecto.

-El alcalde presionó para que no fuese en superficie por el Centro pero sí aceptó que fuese por Bailén-Miraflores...

-No firmó exactamente eso. Yo estuve en la noche de Los Asperones en que se firmó el protocolo de intenciones, y en la misma los concesionarios, los responsables de la Junta se sentaron estando pendiente el pago del BEI. Lo que se decía era firmar un protocolo a trabajar, en el que se dejó claro una cláusula incorporada por el alcalde de su puño y letra, en la idea de contar con el consenso de los vecinos. Lo que se decía es que si no se firmaba ese protocolo en los términos que fuesen estaba en riesgo la apertura del Metro.

-¿Que haya un tranvía por Bailén es impensable?

-Desde mi responsabilidad política y mi función en defensa a los vecinos del distrito, la postura es radicalmente que no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios