soltando grillos

Un edificio sin ascensor… social

  • Un inmueble de 13 plantas en la barriada malagueña de Palma-Palmilla se convierte en el paradigma de la marginación y la dejadez de las instituciones públicas

Un edificio sin ascensor… social Un edificio sin ascensor… social

Un edificio sin ascensor… social

Comentarios 3

El pasado fin de semana hubo un incendio en un edificio en Málaga. Y son ya muchos, pero nadie está seguro de cuántos. Las crónicas sobre el suceso discrepaban de un medio a otro, según el relato de los vecinos. Unos inquilinos cifran en más de 15 los siniestros que se habían producido en el inmueble en los últimos años; otros fueron incapaces de dar una cifra concreta, pero dijeron que han sido muchos más. El bloque siniestrado se encuentra en la barriada malagueña de Palma-Palmilla y se conoce como el edificio de calle Cabriel 27. Si hubiese que levantar en Málaga un monumento a la exclusión social, la marginalidad, la delincuencia, el tráfico de droga a pequeña escala y la inmigración, cabría todo en este inmueble de 13 plantas. Una caverna social que se cae a trozos por la dejadez de las distintas administraciones públicas.

La primera vez que escribí sobre el edificio de calle Cabriel 27 fue en marzo de 2007, hace ya la friolera de 11 años. Un incendio arrasó el cuarto de contadores. Era la consecuencia lógica del mal estado de las instalaciones, llena de enganches ilegales y con filtraciones de agua. Por aquel entonces, de los 52 vecinos del edificio sólo seis eran los propietarios legales de las casas. Pequeñas mafias de traficantes de droga o arrendadores en la clandestinidad a inmigrantes en situación ilegal, controlaban un inmueble en el que se vivía en condiciones infrahumanas. En aquel siniestro nos enteramos de que los dos ascensores llevaban ya más de 14 años sin funcionar. Y no funcionaban porque algunos vecinos los desmontaron y los vendieron por piezas. No todos los inquilinos han tenido alguna vez intención de que se arreglara aquello. La razón es tremenda: cuando aparece la Policía, los agentes tienen que subir las escaleras y a los pequeños traficantes les da tiempo a salir huyendo.

Se trata de una caverna social que se cae a trozos por la dejadez institucional

En marzo de 2008 volví a escribir de este inmueble. Hacía un año que se había incendiado el cuarto de contadores y 365 días después aún no había vuelto la luz al edificio. Sus vecinos habían pasado de una sombría existencia a la oscuridad total como consecuencia de dos ausencias: la falta de electricidad y la falta de soluciones. El inmueble era propiedad de la Junta, pero la rehabilitación competencia del ayuntamiento de Málaga. Y ningún plan municipal para crear una comunidad de propietarios en el inmueble, ni proyecto alguno de la Junta para rehabilitarlo o expropiarlo, salió adelante. El problema esencial fue que nadie era capaz de conocer oficialmente quién ocupaba las casas.

Por aquel entonces, apenas quedaban ya en situación legal un grupo de vecinos pertrechados en sus pisos para que nadie se los quitara. La mayoría, instalados allí, porque no tenían otro sitio donde vivir. Mientras tanto, el inmueble iba perdiendo su consideración de vivienda para convertirse en una cueva en vertical: a la ausencia de ascensor, se sumó la falta de marcos en algunas ventanas y de puertas en muchos pisos. Cuanto más se deterioraba el edificio, más fracasaban los intentos de las administraciones por restablecer unas mínimas condiciones de habitabilidad. Como las promesas no llegaban, los que pudieron salieron huyendo.

En 2016 eran ya únicamente tres los propietarios originales que seguían malviviendo en el inmueble, mientras los enganches ilegales acumulaban incendios y las administraciones planes de rehabilitación. La Junta fue la primera que habló de expropiar el edificio y buscarle un realojamiento a sus moradores legales. Ni que decir tiene, que nunca hicieron nada. En 2017 el ayuntamiento de Málaga, a través del Instituto Municipal de la Vivienda, sacó un concurso público para transformar este edificio. Así se contó la buena nueva: expropiaría el inmueble, desalojaría a sus ocupantes y transformaría el bloque en un edificio híbrido que alternara viviendas de alquiler, centro cultural y de emprendimiento. El coste total de la operación se estimó en 6,5 millones de euros y al proyecto no le faltaba un detalle: viviendas en régimen de rotación, centros de asistencia y de talleres para cuidadores de personas dependientes, así como programas de prevención para drogodependientes. Hasta un centro cívico incluía, con su propia escuela de emprendedores.

Claro que mientras se seguía tramitando el papeleo administrativo del proyecto, el hueco del ascensor donde no había ascensor, se ha ido transformando en un almacén de basura. Y trece plantas de hueco dan para un montón de bolsas de basura. El domingo pasado un incendio se originó en su interior. Cuando llegaron los bomberos había alcanzado una vivienda y las llamas llegaban ya a la cubierta del edificio, lo que obligó al desalojo de todo el vecindario. Un nuevo fuego, otro de tantos, en este gueto vertical convertido en una ruina desde el primer al último escalón del edificio.

Cabriel 27 es el siguiente peldaño al chabolismo en la escala de la marginalidad. Un edificio que se alza contra las más mínimas normas de convivencia y donde algunos inquilinos se fueron porque vivían con miedo dentro de sus propias casas. Es un secreto a voces que el inmueble lo controlan unas pocas familias que alquilan los pisos a inmigrantes en situación ilegal o a gente sin apenas recursos, por lo que no tienen interés alguno en que se arregle nada. Cualquier día sucederá una tragedia mayor y habrá que lamentar años y años de abandono. Si les cuenta esta historia es, esencialmente, porque no es un caso único. Demasiadas barriadas de los extrarradios de las ciudades andaluzas han creado grandes guetos verticales, donde se eternizan edificios que no garantizan a sus moradores una convivencia medianamente digna y medianamente pacífica. Inmuebles levantados por instituciones públicas que hace años que se desatendieron de su mantenimiento y que se caen a pedazos entre un plan de rehabilitación que nunca llega y un proceso de realojo de nunca jamás. Años y años sin ascensor. Sin ascensor social alguno para los que allí viven.

La primera vez que escribí del inmueble de calle Cabriel fue en 2007. Y los años que nos quedan por contar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios