Especies invasoras | Málaga Los invasores ganan terreno

  • Especies como las cotorras argentinas, el picudo rojo o el mosquito tigre se extienden a gran velocidad

Las cotorras argentinas suelen hacer sus nidos en grupos de palmeras.

Las cotorras argentinas suelen hacer sus nidos en grupos de palmeras. / M. H.

No hay parque en Málaga en el que no suene el estridente trinar de las cotorras argentinas ni verano sin temor a una picadura del mosquito tigre. El picudo rojo es un quebradores de cabeza para los ayuntamientos que los tienen alojados en las palmeras que proliferan en las avenidas de pueblos y ciudades. El cangrejo rojo es ya un habitual de los ríos y la hormiga roja también campea a sus anchas por cualquier césped de la provincia. Son conocidos como los invasores y algunos llevan aquí más de veinte años.

“Son aquellos seres vivos de regiones alejadas que la especie humana ha contribuido, intencionada o accidentalmente, a importar a nuestro territorio”, definió el portavoz del Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (Gena-Ecologistas en Acción), Rafael Yus, diferenciando estas especies de aquellas que “van extendiéndose por el mundo de forma natural”. “Éstas lo hacen en general muy lentamente, conforme se van expandiendo sus poblaciones, lo cual hacen a un ritmo muy lento, de miles de años. No es el caso de las especies citadas”, aclaró.

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción) acaba de publicar el libro “Flora y Fauna, exótica e invasora, de la Axarquía”, coordinado por Yus, fruto de un trabajo continuado desde hace años, en los que han ido acumulando datos sobre las plantas y animales que, procedentes de otras regiones del mundo, han sido encontrados en esta comarca. Sus conocimientos también abarcan otras zonas de la provincia de Málaga.

Asparagopsis-armata. Asparagopsis-armata.

Asparagopsis-armata. / M. H.

Los primeros registros oficiales sobre cotorras argentinas (psitácidas) en España datan de 1986. En Málaga, el primer nido se encontró un año después en un grupo de palmeras junto al Parador de Golf. En 2019, según un estudio de la Universidad de Málaga, la provincia de Málaga tenía entre 4.000 y 5.000 cotorras argentinas “Su proliferación proviene de sueltas que han hecho los malagueños que la compraron como mascotas y se hartaron de ellas”, sostiene Yus. “Ahora se encuentran todas por las zonas ajardinadas de Málaga, sobre todo buscan las palmeras para hacer colonias. De allí pasaron al área metropolitana y de ahí llegaron a la capital axárquica”, expuso. De hecho hay voces que alertan, que el siguiente paso será ocupar las zonas agrícolas del interior de la provincia.

El mosquito tigre (aedes albopictus) es otro de los ejemplos de invasores asentados en la provincia. Está prácticamente en toda la Costa del Sol y de expande una forma vertiginosa. Se teme por sus dolorosas picaduras. En España fue detectado por primera vez en Cataluña en 2004, y aunque algunas fuentes indicaron que el primer registro en Andalucía pertenece a Alhaurín de la Torre en 2014, el estudio elaborado por Gena – Ecologistas en Acción, lo sitúa en Nerja en 2004. Al poco tiempo llegaron a Torrox. En Rincón se encontraron en 2016 y dos años después, en Vélez-Málaga. Fue también en 2016 cuando se asentó con fuerza en la desembocadura del Guadalhorce produciendo estragos con sus picaduras en la zona de Guadalmar, Sacaba y en otros barrios de la zona oeste de la capital.

Galápago de Florida. Galápago de Florida.

Galápago de Florida. / M. H.

El picudo rojo (rhynchophorus ferrugineus”, de origen asiático, es otra de las plagas que inoportuna a los ayuntamientos de la provincia. Fue detectado por primera vez en España, concretamente en la costa de Granada, en 1993. Al año siguiente ya se localizaba en Málaga. En 2007, ya habían invadido unas 4.000 palmeras. En Torre del Mar se detectó en 2008.

“Desde hace siglos se han importado animales y plantas que se siguen utilizando por sus propiedades, como en la alimentación, pero otros, introducidos accidentalmente, con menor o ningún interés para el ser humano, se establecieron bien en nuestra región, se han reproducido espontáneamente y se han extendido por sí solos hasta nuestros días, formando una flora y fauna exótica, técnicamente llamada alóctona”, explicó el portavoz de Gena quien advirtió que “estas especies son plagas para los agricultores, y provocan un impacto económico”.

“Algunas no llegan a crear problemas en los ecosistemas naturales, pero otras sí lo hacen, compiten con las especies autóctonas, desplazándolas y entonces provocan un impacto ecológico, a veces también sanitario y económico, integrándose en lo que se denomina flora y fauna invasora, que es preciso controlar, aunque no siempre es posible”, opinó Yus quien aclaró que “todas las especies invasoras son exóticas, pero no todas las especies exóticas han alcanzado el estatus de invasoras, manteniéndose como exóticas o alóctonas”.

Gena ha contabilizado 27 especies, 14 invertebrados y 13 vertebrados, de exóticos e invasores. A la lista también se suma la hormiga roja, cuya mordedura es dolorosa, y se encontró por primera vez en los jardines de Picasso de Málaga en 2005. En la Axarquía la han detectado en 2020. Tiene origen paleotropical (África-Asia). El cangrejo rojo que se introdujo en España en 1974, llegó a Maro por los ríos de la vertiente granadina en 2020.

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía también ha inventariado plantas invasoras. Señalan 51 especies, de las cuales el 98 por ciento han sido encontradas en los Acantilados de Maro y en las sierras Tejeda y Almijara. Algunos ejemplos son muy conocidos porque se encuentran en cualquier solar abandonado. Son conocidas como “perejilito” o “ vinagreta” (oxalis pescaprae). Es una planta importada de Sudáfrica, que tapiza de verde todos los montes tras las primeras lluvias otoñales. Otra planta que está invadiendo todos los arcenes de las carreteras es “rabo de gato” o “plumeros (Pennisetum setaceum), de origen paleotropical (África y Asia).

“También hemos querido inventariar las especies exóticas que todavía no son consideradas como invasoras, de las que hemos recogido 28 especies de plantas, 8 especies de hongos y 63 especies de animales, entre los cuales se encuentran numerosas especies de insectos, algunas temibles plagas del campo y otras son completamente nuevas para la fauna española”, aporta Yus quien ya ha remitido este inventario al Ministerio para Transición Energética y Reto Demográfico “para que se formen parte del Catálogo Español de Especies Alóctonas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios