Movilidad

Los estudios de la Junta cuestionan que el Metro pueda atender la demanda del parque

  • La Consejería de Fomento insiste desde hace una década en que la respuesta no es el Metro, debido al tiempo de recorrido y su menor capacidad

Trabajadores del PTA en una protesta por los problemas de acceso que sufren. Trabajadores del PTA en una protesta por los problemas de acceso que sufren.

Trabajadores del PTA en una protesta por los problemas de acceso que sufren.

El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) concentra en la actualidad a cerca de 18.000 trabajadores, con previsión a largo plazo de alcanzar los 50.000. Sin embargo, los accesos de los que está dotado se pensaron para una cifra muy inferior, apenas 6.000 operarios. Una circunstancia que ha convertido en habitual que la joya productiva de la provincia de Málaga quede atascada casi a diario en las horas punta de entrada y salida.

La problemática situación viene elevando en los últimos años la exigencia para que tanto el Metro como el Cercanías lleguen hasta su interior. El paso dado por el presidente de la Junta permite atisbar en el medio plazo la prolongación del suburbano, mientras se mantiene la incógnita sin resolver respecto a si el Gobierno central hará lo propio con el Cercanías.

En este punto del debate, cuando es pública la determinación del Gobierno andaluz de darle prioridad al ferrocarril urbano a la tecnópolis por encima del tramo al Civil, cabe preguntarse si el Metro ligero es o no una solución suficiente para atender las necesidades de movilidad del parque. El interrogante viene recibiendo respuesta por parte de la Administración regional desde hace una década y siempre en el mismo sentido. No. El Metro al PTA no tiene capacidad para absorber las necesidades de desplazamiento de buena parte de esos trabajadores.

Esa es la conclusión de los estudios elaborados por la Consejería de Fomento. Y a pesar de ello, Moreno Bonilla apunta en esta dirección como alternativa cierta. Los expertos consultados vienen a coincidir con los mismos análisis realizados por Fomento en los periodos anteriores. "No tiene capacidad para atender al PTA; hay estudios que lo corroboran", señala uno de estos expertos, quien admite que podría ser un elemento a considerar una vez llegue el Cercanías. En ese supuesto, "el Metro tendría sentido para atender demandas de agitación".

A modo de ejemplo, este experto dibuja un escenario factible. "Imagina la hora punta de salida a las 18.30. Empiezas a sacar trenes con 200 personas cada tres minutos y una persona que esté esperando en la Ciudad de la Justicia ve pasar los tres llenos", indicó. Cabe recordar que entre el punto de partida de la línea 1 hasta su potencial terminación en el PTA se localizan algunos de los grandes puntos de demanda de usuarios de este ramal, caso de la Ciudad de la Justicia, el Clínico y las paradas de la ampliación de la Universidad.

La línea de pensamiento del experto viene a coincidir con lo que ya en 2010 expresó el entonces director del Metro, Enrique Salvo. "Si con el Metro se pueden movilizar en hora punta entre 4.000 y 5.000 personas, cuando vayas a coger la línea 1 en el Centro, te encontrarás con gente que primero se quedará en la Ciudad de la Justicia, la Universidad y el hospital Clínico, por tanto, no se daría respuesta a toda la demanda", dijo.

En aquella ocasión, Salvo reconoció la dificultad de que el ferrocarril urbano prestara servicio al PTA a modo de prolongación como un medio "competitivo". Y apuntó que quizás sería más adecuado que pudiese funcionar como una "línea independiente, desde Campanillas hasta El Cónsul o el hospital Clínico, donde habría un intercambiador en el que se conectaría con la 1". "Como una prolongación de línea no saldrían los números ni de tiempo ni de viajeros", apostilló.

Este argumento se ha venido manteniendo inalterable con el paso de los años. Muestra de ello es que hace un par de años, cuando el debate sobre la idoneidad del Metro o el Cercanías estaba encima de la mesa, los datos manejados por Fomento no dejaban lugar a la duda. De acuerdo con sus números, los trabajadores del PTA necesitarían de unos 33 minutos para ir desde el intercambiador de El Perchel hasta el parque, frente a los 15 que podría requerir el mismo trayecto en Cercanías.

A este primer elemento a favor del tren pesado se sumaba la capacidad. Frente a las 204 plazas totales del suburbano, las 757 de los Cercanías. Con este punto de partida, se señalaba que el Metro, en hora punta, con una frecuencia de paso de entre 6 y 10 minutos, podría captar un máximo de 1.224 usuarios, frente a los 4.542 del Cercanías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios