Málaga

Una exposición enseña a protegerse frente a los riesgos digitales: 'phising', 'vishing' o 'smishing'

El interior de la exposición.

El interior de la exposición. / JAVIER ALBIÑANA

Phising -técnica que consiste en el envío de un correo electrónico por parte de un ciberdelincuente simulando ser una entidad legítima como un banco para conseguir información personal del usuario y hacer uso fraudulento de ella-, vishing -llamada de teléfono donde el supuesto operador trabajador de un banco, institución o entidad pública solicita de igual modo datos personales para llevar a cabo un uso ilegal- o smishing -envío de mensajería instantánea para conseguir el mismo fin- son algunos de los delitos que han surgido a raíz del incremento del uso del teléfono móvil y otras tecnologías de la información para hacer cualquier gestión.

Con el objetivo de educar en la prevención sobre estos nuevos riesgos del mundo digital, la Policía Nacional, el Ayuntamiento de Málaga y la Fundación Mapfre han puesto en marcha una exposición instalada en la Avenida de Andalucía -en la explanada de El Corte Inglés-, que estará abierta al público hasta este domingo, 23 de abril, entre las 9:00 y las 19:00 -excepto el último día, que solo se podrá visitar hasta las 15:00-.

Y es que, según se desprende del último balance de criminalidad -en el que el Ministerio del Interior ha incluido por primera vez la ciberdelincuencia-, en Málaga, durante 2022 se denunciaron cada día una media de 32 estafas informáticas. Hubo un total de 11.902 estafas detectadas a través de internet. El anterior cerró con 8.894, mientras que en 2019 esa cifra se había situado en los 6.550. De las casi 12.000 denuncias, la gran mayoría eran estafas, 10.278, más de una treintena al día. Un tercio de los delitos informáticos se registraron en la capital, con 3.666 casos. En 2021 fueron 2.745 y en 2019 se quedaron en 2.140.

Si bien, en la exposición también se profundiza en el ocio que se desarrolla en línea y los riesgos que conllevan los juegos y apuestas online, los videojuegos y los retos virales, así como las consecuencias que puede tener un uso abusivo y adictivo de las TIC, como por ejemplo, problemas físicos y psicológicos y nomofobia, es decir miedo a quedarse sin el teléfono móvil o a no tener conexión a internet.

Además, durante el recorrido, los participantes tendrán la oportunidad de reflexionar acerca del tiempo que pasan en Internet o realizar dinámicas de quiz (una prueba sencilla para evaluar un contenido) para aprender a detectar un contenido inapropiado -que puede causar un perjuicio psíquico o físico a un menor- o un contenido ilícito -aquellos que no están permitidos por la ley-. También aprenderán a que si les llega un contenido íntimo de otra persona sin su consentimiento deben borrarlo y nunca difundirlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios