Málaga

El fin de las bolsas de plástico gratuitas

  • Desde este mes todos los comercios tienen la obligación de cobrarlas

  • Con esta nueva normativa se pretende reducir el daño generado en el medio ambiente

Una empleada de Pollos San Juan coloca una ración de comida en una bolsa de plástico. Una empleada de Pollos San Juan coloca una ración de comida en una bolsa de plástico.

Una empleada de Pollos San Juan coloca una ración de comida en una bolsa de plástico. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JAVIER ALBIÑANA

La fecha de caducidad de las bolsas de plástico gratuitas en los comercios ha llegado. Aunque ya eran numerosos los establecimientos que cobraban a sus usuarios por las bolsas, el pasado 1 de julio comenzó a aplicarse el Real Decreto por el que se prohibe entregar sin coste alguno para el cliente bolsas de plástico en los establecimientos, salvo en algunos casos excepcionales como aquellas de menos de 15 micras de espesor. Uno de los lugares de Málaga donde más bolsas de plástico se utilizan a lo largo del día es el Mercado Central. Allí, Francisco Triguero, dueño de una de las pescaderías, señala que, aunque esta medida se ha implantado recientemente, los clientes "no suelen poner impedimentos a la hora de pagar por las bolsas", ya que "están acostumbrados de otros muchos comercios" donde sí las cobraban con anterioridad. De hecho, como apunta Triguero, "cada vez se ve a más personas que traen sus propias bolsas o carros".

Por su parte, Pollos San Juan es otro de los establecimientos que comenzó a aplicar esta medida a comienzos de julio. En este conocido comercio, además de las bolsas, también cobran los envases de plástico en los que sirven la comida para llevar. Una de sus trabajadoras, Almudena Aguilar, relata que cuando llega la hora de cobrar a los clientes, la mayoría de ellos "ponen malas caras" ante el hecho del cargo adicional de cuatro céntimos por la bolsa o el envase. Al contrario de lo que señalaba Francisco Triguero, Aguilar considera que "no están acostumbrados aún", lo que explica el rechazo o desacuerdo por tener que pagar por la bolsa o el envase.

"Los grandes comercios tienen que plantearse la negativa a suministrar bolsas de plástico" Rubén SánchezPortavoz de FacuaAlgunos clientes prefieren no llevarse bolsas para no asumir el sobrecoste

En el caso de los envases de Pollos San Juan, si los consumidores los devuelven al establecimiento obtendrán ocho céntimos, por lo que, además de recuperar los cuatro céntimos que en su momento le costó, se verán beneficiados con otros cuatro céntimos. No obstante, muchos son los clientes que prefieren no llevarse bolsa o no devuelven el recipiente.

Otro de los comercios céntricos con gran tradición es la droguería Iberia Art, en donde a algunos clientes "les choca que les cobremos los cinco céntimos de la bolsa", afirma Alejandro Leiva. "Algunos nos preguntan el motivo y otros directamente no se llevan bolsas". Exactamente, desde que empezaron a aplicar esta medida, Leiva estima que se ha reducido entre el 30 y el 35% la cifra de clientes que se llevan bolsas tras realizar la compra. Respecto a la nueva normativa, Leiva cree que servirá para concienciar a la gente, a lo que añade que "llegará un momento en el que vengan directamente con sus propias bolsas".

Estos días con el inicio de las rebajas es habitual encontrar en los comercios una gran afluencia de gente que entra y sale cargada de bolsas. Una de esas personas es Ana García, la cual considera esta medida "perjudicial" para el bolsillo de los consumidores, aunque cree que es "necesaria para el medio ambiente". Por su parte, algunas tiendas como Mango o Moss ya dejaron atrás el uso del plástico y solo disponen de bolsas de papel.

En esta línea se muestra Rubén Sánchez, portavoz de Facua, quien insta a que "las grandes superficies comerciales den un paso más para fomentar la protección del medio ambiente, planteándose la negativa a suministrar bolsas de plástico". Asimismo, Sánchez añade que "desde Facua entendemos que esta medida tienen que asumirla los consumidores no para pagar la bolsa de plástico, ya que el verdadero objetivo es que reutilicen la bolsa" en futuras compras. Por tanto, "el tener que pagar lo que busca es un efecto disuasorio", apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios