Málaga

El final de la obra del Metro en la Alameda se pospone a abril de 2019

  • La Junta firma una segunda prórroga con Acciona y Sando por 9,5 meses, con un coste de 2,1 millones

Imagen de los trabajos en el tramo del Metro de la Alameda Principal. Imagen de los trabajos en el tramo del Metro de la Alameda Principal.

Imagen de los trabajos en el tramo del Metro de la Alameda Principal. / javier albiñana

El calendario de construcción del túnel del Metro entre el río Guadalmedina y la futura estación Atarazanas, en el lateral norte de la Alameda Principal, se alarga definitivamente a abril de 2019 después de que la Junta de Andalucía haya formalizado una segunda prórroga con las empresas adjudicatarias del tajo, Acciona y Sando. Este alargamiento de los plazos, en concreto de 9,5 meses, tiene efectos directos sobre el cronograma de la infraestructura, incluyendo la ejecución del túnel del suburbano, y la superestructura de vía. Por el contrario, no parece que tenga incidencia alguna sobre la reurbanización de esta parte de la avenida, incluida en el plan global de transformación acordada con el Ayuntamiento de la ciudad.

La aceptación de estos nuevos parámetros temporales fue objeto de decisión de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía de finales del pasado mes de julio. A diferencia de lo sucedido con la primera modificación de los plazos de obra, que no supuso coste añadido para las arcas autonómicas, esta nueva ampliación sí trae consigo un incremento de la inversión. En concreto, según los documentos consultados por este periódico, el aumento es de 1.753.193 euros (algo más de 2,1 millones con IVA).

Una cuantía que viene a sumarse a los tres proyectos complementarios tramitados y aprobados en los últimos años y que se tradujeron en casi 9,2 millones de euros de añadido sobre el valor de la adjudicación del tajo, de 26,62 millones de euros. Conforme a estos números, el coste derivado de la ejecución de los algo menos de 200 metros de infraestructura ferroviaria del tramo Guadalmedina-Atarazanas alcanza ya los 38 millones de euros, unos 11 millones más de lo marcado en el contrato suscrito por la Junta con las adjudicatarias el 25 de marzo de 2015, fecha en la que echó a correr el calendario de desarrollo de esta pieza del ferrocarril urbano.

El compromiso asumido por Acciona-Sando era el de materializar la fase de obra civil (que incluye la construcción de los muros pantalla, la excavación del túnel y la reposición de la calle en superficie) en un plazo de 28 meses. De acuerdo con esta premisa, la terminación del tramo tendría que haber sido una realidad a finales de julio de 2017. La estampa actual del lateral norte dista mucho de mostrar un escenario de obra a punto de quedar liberado.

Desde la Administración regional vienen eludiendo cualquier acción penalizadora sobre las empresas constructoras, considerando que las razones de estas demoras no son imputables a las contratadas. En concreto, apuntaron que esa primera ampliación del calendario respondía a la existencia de "imponderables" que escapan al control de las empresas, mencionando que el plazo de negociación y el alcance final del plan de desvíos de tráfico en el eje de Avenida de Andalucía-Alameda Principal fue mayor del previsto; a que el alcance de los servicios afectados también fue mayor; a los hallazgos arqueológicos del Fuerte de San Lorenzo, y a la reposición de un colector de aguas procedente de la calle Carretería.

En el caso de la segunda adenda al contrato, recientemente formalizada, desde la Junta explicaron que la misma "da cobertura contractual a las necesidades constructivas sobrevenidas, derivadas principalmente de la dificultad del perfil geotécnico del subsuelo de la Alameda Principal para la ejecución pantallas en su cota mas baja (van a más profundidad para dejar abierta la posibilidad de, en un futuro, ejecutar la prolongación del tren de Cercanías bajo el Metro) y a las dificultades sobrevenidas en la demolición de la cimentación singular tablero norte del puente de Tetuán".

Lo que queda aún por definir es el detalle final de la reurbanización del ala norte de la Alameda. Si bien inicialmente el compromiso fue asumido por la Junta, en toda la extensión entre el Guadalmedina y la calle Larios, en los últimos meses se han producido conversaciones tendentes a que sea el Ayuntamiento el que ejecute el cierre de la calle entre Puerta del Mar y Larios, acotándose la obra a realizar por la Administración regional a la sombra del túnel, que llega hasta Puerta del Mar. La coincidencia entre las partes es buena, pero desde el Consistorio incidieron en la necesidad de que haya una solicitud formal por parte de la Junta, extremo que no ha tenido lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios