Málaga

La firma malagueña Ceregumil vende su marca a una empresa catalana

  • La fabricación y comercialización de los productos las hará íntegramente Uriach Consumer Healthcare desde Barcelona 

  • La Pyme no aclara cuál va a ser su futuro en Málaga

Fachada de la planta de Ceregumil en el PTA de Málaga. Fachada de la planta de Ceregumil en el PTA de Málaga.

Fachada de la planta de Ceregumil en el PTA de Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

A punto de celebrar el primer centenario de la instalación de la fábrica en Málaga, Ceregumil se marcha a Barcelona. El famoso tónico natural que el farmacéutico Bernabé Fernández Sánchez registró en 1912 dejará de producirse y comercializarse en sus instalaciones del Parque Tecnológico de Andalucía. La Pyme malagueña, que tiene en plantilla a 15 trabajadores, ha llegado a un acuerdo con la empresa catalana Uriach Consumer Healthcare. Será esta firma la responsable de los productos de Ceregumil a partir de ahora.

“Se trata de que la marca siga teniendo continuidad, que permanezcan los productos en el mercado”, explica Mar Fernández, directora general de Ceregumil. “Es una empresa grande a nivel internacional, es un buen motivo a la hora de dejar la marca en buenas manos, hemos conseguido un buen socio que sabemos que va a llevar con el mismo mimo que nosotros los productos”, agrega.

Apunta Fernández que Uriach va a incluir en su cartera las referencias desarrolladas por la firma andaluza desde hace más de 125 años y las exportará a los territorios nacionales e internacionales donde ya tiene presencia. También destaca que se van a hacer cargo de todo el proceso, desde la fabricación a la comercialización.

Lo que no dejan claro aún desde Ceregumil son sus planes de futuro para Málaga. “Estamos barajando una posibilidad en Málaga pero aún es pronto para adelantar nada”, indica la directora general. Igualmente señala que el traspaso a su socio catalán se hará efectivo “de forma inminente”. Tienen subcontratado el trabajo de comerciales multicartera y en la planta son 15 trabajadores. “Realmente no dejamos de ser una pyme con mucho renombre e ilusión”, concluye Fernández.

Aunque se sigan sin conocer los detalles exactos de la operación, este podría ser otro desmantelamiento del sector industrial malagueño. Según los datos de la última Encuesta de Población Activa, en lo que va de año hay 16.700 personas menos trabajando en la industria en la provincia de Málaga. “En los diez últimos años la industria en Málaga había caído un 1% pero este 2020 está siendo demoledor”, explica Fernando Muñoz, secretario general de CCOO en Málaga. Y considera que se debe de hablar de auténtico “problema”.

“Los mismos motivos por los que Coca Cola se va de Málaga son por los que muchas no vienen a la provincia, como pasó con Tienda Animal, que se llevaron a 110 trabajadores”, subraya Muñoz. Y considera que es la “falta de suelo industrial y de infraestructuras, principalmente la ferroviaria, la que motiva estas decisiones empresariales. “El puerto de Málaga no cumple la función de tráfico de mercancías, las navieras van a Algeciras”, agrega el líder sindical.

Sin embargo, fue el puerto lo que trajo a Ceregumil a Málaga desde la localidad cordobesa de Montilla. En la farmacia Moderna vendían este invento que, con extractos de cereales, legumbres, enriquecido con miel y azúcar blanco de caña, también contenía vitaminas que ayudaban a gestionar la energía y a la disminución del cansancio y la fatiga. Esta fórmula se hizo tan popular que requería de un lugar próximo al mar donde fabricar, distribuir y hacerlo viajar a por todo el mundo.

Ya en la década de los 20 pasó a ocupar un puesto líder de consumo y ventas, era raro el hogar en el que no había un tarro de este tónico. Los años 60 y 70 trajeron la difusión del producto utilizando la radio y Ceregumil se adaptó a los nuevos tiempos con instalaciones renovadas en el polígono El Viso. Allí se trasladaron en 1972. En los años 80 comenzaron a hacer sus primeros pinitos en televisión y es en los 90 se consolidaron aún más con nuevos productos.

Después de celebrar su primer centenario en 2007, se abrieron nuevos retos para la empresa. El departamento de Investigación y Desarrollo trabajó, en unión con diferentes universidades, en nuevos desarrollos con el único objetivo de mejorar la salud a través de complementos alimenticios naturales. Estos proyectos exigían modernizar las instalaciones y dotarlas de nuevas tecnologías, lo que se hizo realidad hace una década en el PTA.

“El concepto de empresa familiar sigue permaneciendo, trabajamos con la misma ilusión que los fundadores, tenemos unas instalaciones muy automatizadas, seguimos trabajando con materias primas de primera calidad, con procesos novedosos para garantizar un alto nivel de servicio, confianza y seguridad a nuestros clientes, y nos gusta estar muy cerca de las necesidades de nuestros clientes”, explican en la página web de la empresa, cuyo presente más cercano en la ciudad es una incógnita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios