sucesos

Golpe a la mayor red dedicada a drogas sintéticas con apoyos desde Málaga

  • La banda, establecida principalmente en Barcelona, tenía también vínculos con Ibiza

  • Se han intervenido 200 kilos de MDMA

La droga sintética hallada La droga sintética hallada

La droga sintética hallada / Policía Nacional · Guardia Civil

La Guardia Civil y de la Policía Nacional han desarrollado la operación Latrans-Girasol-Muhlberg para desarticular la que consideran como la principal organización criminal internacional encargada de elaborar y suministrar la mayor parte de drogas sintéticas que se consumen en España, establecida principalmente en Barcelona aunque con apoyos desde Málaga e Ibiza.

La investigación ha concluido con varias detenciones, entre ellos un ciudadanos holandés acusado de ser el máximo responsable de la red. Se considerada la mayor aprehensión de drogas sintéticas en la historia de España, y la segunda de Europa, y ha permitido desmantelar dos laboratorios clandestinos en Barcelona donde se fabricaban las drogas para su posterior tráfico y distribución, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

En total, se han intervenido 827.000 pastillas de MDMA (200 kilogramos), 76 kilogramos de sulfato de anfetamina, 39,5 kilogramos de cristal, 217 litros de anfetamina líquida –con una capacidad de producción de 738 kilogramos de sulfato de anfetamina–, 310 kilogramos de hachís, 89 kilogramos de marihuana, 2.000 dosis de LSD y 1,65 kilogramos de cocaína rosa. También se han aprehendido 126 litros de ácido sulfúrico, seis litros de ácido clorhídrico, tres litros de acetona, 20 kilogramos de sustancia de corte y 25 litros de diversos líquidos precursores para la fabricación de drogas de síntesis.

Las pesquisas se centraron en una organización criminal establecida en Barcelona, donde tenía su sede central de operaciones y los dos laboratorios de fabricación de la droga. Desde la ciudad Condal almacenaban la droga que llegaba de Holanda y también era el punto de inicio de su distribución por España.

Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional tenían coincidencias con investigaciones en torno al tráfico de drogas sintéticas, motivo por el que se fusionó la información en un equipo conjunto de trabajo con la participación de la Unidad Central Operativa (UCO) y otros equipos de Barcelona y Málaga, al igual que en el caso de la Policía, en este caso también con la Sección de Estupefacientes.

Todos fueron coordinador por el Citco (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado). Para financiar o sufragar la droga sintética que procedía de Holanda–tanto en formato pastillas MDMA como en anfetamina líquida para su fabricación en los laboratorios de Barcelona– enviaban grandes cantidades de hachís y marihuana, procedentes de Málaga y de Barcelona, para su venta en Holanda y Reino Unido.

El hachís y la marihuana la transportaban en transformadores eléctricos trifásicos manipulados, que eran enviados bajo la apariencia de mercancía lícita con coches clásicos. Estos transformadores disponían en su interior de un doble fondo con capacidad para trasladar cientos de kilogramos de droga por viaje y estaban dotados de un sofisticado sistema de apertura eléctrico-hidráulico ideado para imposibilitar su descubrimiento y asegurar la ocultación de la droga.

Una vez entregados en Holanda los fardos de hachís o las bolsas envasadas al vacío con marihuana, aprovechaban el viaje de vuelta de esos mismos transformadores para transportar la droga sintética a España. El siguiente paso, una vez que la droga sintética llegaba a nuestro país, era procesarla, actividad para la que usaban a cocineros, personas expertas en la manufacturación de los diferentes componente químicos.

Sus redes principales para el tráfico de las diferentes sustancias se localizaban en Ibiza, Málaga y Barcelona, donde la organización contaba con viviendas logísticas desde las que distribuían la droga por España usando coches de alquiler y vehículos con doble fondo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios