Málaga

Los hospitales de Málaga crean camas en sus cafeterías

  • El Regional destina el espacio a ampliar la UCI para pacientes no Covid

  • El Clínico transforma la suya en zona de hospitalización para unos 20 pacientes

Zona de la cafetería del Hospital Regional que tras usarse como Observación no Covid desde mayo, ahora se equipará como UCI. Zona de la cafetería del Hospital Regional que tras usarse como Observación no Covid desde mayo, ahora se equipará como UCI.

Zona de la cafetería del Hospital Regional que tras usarse como Observación no Covid desde mayo, ahora se equipará como UCI. / M. H.

Camas para salvar vidas allí donde hasta no hace mucho había mesas para tomar café. Es sólo uno de los muchos cambios que están haciendo los hospitales de Málaga para responder a la pandemia, pero que resume como ninguno la situación generada por el coronavirus.

El Regional destinará el espacio que ocupaba su cafetería a ampliar las camas de UCI para pacientes no Covid y el Clínico, a ganar más de una veintena de camas de hospitalización. En ambos casos, la transformación es para disponer de más áreas asistenciales con las que afrontar la coincidencia del coronavirus y los procesos patológicos típicos del frío, que aún no han estallado gracias a las buenas temperaturas que están haciendo en Málaga.

El Regional ya venía utilizando desde mediados de mayo la zona de su cafetería como Observación de Urgencias no Covid. Desde entonces, más de 3.000 pacientes han sido atendidos en ese espacio ubicado en el pabellón A. Pero ahora –terminada la obra de la nueva Observación en el pabellón B y trasladados allí los enfermos– esa área no vuelve a ser cafetería, sino que mantendrá su uso asistencial:se equipará con respiradores y otros aparatos para tener un colchón de camas de Cuidados Intensivos.

En la actualidad, el hospital cuenta con unas 40 camas de UCI y dos circuitos, según los pacientes tengan Covid o no. Ante la previsión de que continúen incrementándose los enfermos infectados por el virus, que cada vez ocupen más camas en la UCI y que quede menos sitio para los pacientes con otras patologías, la zona que antes ocupaba la cafetería queda a disposición de Cuidados Intensivos. Ese espacio “estará equipado con la última tecnología para atender a pacientes no Covid en caso de ser necesario”, informó el Regional.

El Regional habilita otra ala en el pabellón viejo para pacientes Covid y y ya empieza a ocuparse

Además, dentro del Plan de Contingencia, el hospital libera más camas para futuros ingresos de coronavirus. “Se ha habilitado una nueva ala en el pabellón A (el viejo) del hospital general que dará respuesta a la atención de estos pacientes que precisan aislamiento”, dio a conocer el centro sanitario. Pero tan pronto como se abrió, comenzó a ocuparse porque los casos de Covid continúan al alza.

El Regional informó este jueves del reordenamiento de circuitos y de la puesta en marcha de la nueva Observación de Urgencias en el pabellón B (el nuevo). De modo que en ese edificio funcionan ahora las Urgencias Covid y la Observación no Covid, aunque ambas áreas tienen separación arquitectónica. Las urgencias de otras patologías que no sean coronavirus siguen en el pabellón A donde permanecerán las áreas de admisión, triaje y consultas de los circuitos básico, polivalente y traumatología. Allí continuarán hasta que no se completen las obras que se están llevando a cabo en el Servicio de Urgencias.

Por su parte, el Clínico cerró este jueves la cafetería para el público. Lo ha hecho para poder ganar más de una veintena de camas de hospitalización. El centro sanitario trasladará a ese espacio que ahora quedará libre, la cafetería del personal, que estaba justo al lado. A su vez, la zona en la que comían los profesionales es la que se acondicionará para ingresar a pacientes. Es un dominó de cambios a fin de tener más capacidad asistencial ante la inminente llegada del frío y el sostenido incremento de casos de coronavirus. 

Vallas colocadas este jueves tras el cierre de la cafetería para el público en el Clínico. Vallas colocadas este jueves tras el cierre de la cafetería para el público en el Clínico.

Vallas colocadas este jueves tras el cierre de la cafetería para el público en el Clínico. / Javier Albiñana

Es una medida “excepcional, temporal y provisional”, aclaró el Clínico. “La dirección ha decidido trasladar la cafetería de personal situada en la planta baja del centro a las dependencias que actualmente ocupa la de atención al público, para dejar con esta actuación espacios destinados a la atención a ingresos hospitalarios”, informó el centro sanitario. El hospital precisó que por lo tanto se mantendrá el servicio de restauración para el personal de guardia y de forma de forma transitoria, “el hospital no dispondrá de cafetería para el público”. No obstante, se instalarán máquinas expendedoras de bebidas y otros productos en la entrada principal durante este periodo de excepcionalidad generado por la pandemia.

El cierre se llevó a cabo este jueves. Unas vallas metálicas impedían el acceso desde la mañana. En los próximos días se llevarán a cabo los trabajos de acondicionamiento del nuevo espacio de hospitalización, que aún no está decidido si se utilizará para pacientes con o sin Covid. Desde el inicio de esta crisis sanitaria, el hospital mantiene dos circuitos diferenciados de atención para unos enfermos y otros.

La cafetería para el público del Clínico se cierra para poder ganar camas de hospitalización

Además, en Urgencias, el Clínico está acometiendo actuaciones para aumentar también su capacidad, las unidades de hospitalización y las camas de aislamiento en Medicina Intensiva (UMI) y de Anestesia y Reanimación (RECUP). De hecho ya ha sacado la sala de espera de familiares a unos módulos ubicados en la zona ajardinada, para liberar espacio que se destinará a aumentar la zona de atención urgente. 

Según el Clínico, aún no han tenido que suspenderse operaciones programadas. “El hospital va a mantener al 100% su actividad quirúrgica para los casos de cirugía urgente/no demorable y para pacientes oncológicos, y mantendrá su actividad normalizada en los quirófanos del Marítimo y del Hospital Valle del Guadalhorce”, aseguró. 

El Clínico tiene unas 600 camas y más de un centenar ya están ocupadas con pacientes Covid. El Hospital del Guadalhorce es su válvula de escape. En abril, se abrieron las 50 camas de este centro sanitario, ubicado en Cártama. Allí, tanto sus cuatro quirófanos como su planta de hospitalización están a pleno rendimiento -como hospital satélite del de Teatinos- para enfermos no Covid. Eso le ha permitido al Clínico, en este escenario de pandemia, ganar en su edificio principal unas 50 camas más para enfermos de coronavirus, que ya ocupan tres plantas

El traslado de la sala de espera de familiares a los módulos ante la puerta de Urgencias y ahora la supresión temporal de la cafetería del público son otras de las medidas que van en la misma línea: arañar más espacios para dar asistencia.

La dirección del hospital agradeció “la comprensión, colaboración e implicación por parte de los usuarios y los profesionales de todos sus centros en una situación tan excepcional como la que nos encontramos en estos momentos por la pandemia” y pidió disculpas por las molestias que puedan ocasionar las obras que se están realizando de forma simultánea en diversas áreas “para mejorar las instalaciones y agilizar los circuitos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios