Municipal

Los hosteleros de Málaga tienen ya que cumplir un ‘código verde’ para tener autorización de terraza

  • El Ayuntamiento exige a los empresarios una especie de declaración responsable en materia medioambiental

Vista de la Alameda Principal tras su reurbanización. Vista de la Alameda Principal tras su reurbanización.

Vista de la Alameda Principal tras su reurbanización.

Los empresarios del sector de la hostelería que desde mediados del pasado mes de agosto están solicitando autorización para la instalación de terrazas en la vía pública tienen que comprometerse con el Ayuntamiento de Málaga a cumplir determinadas medidas medioambientales, entre ellas las correspondientes a los niveles acústicos permitidos.

Así lo confirmó a este periódico la concejala de Promoción Empresarial, Elisa Pérez de Siles, quien precisó que el cumplimiento de este precepto se produce a raíz de la entrada en vigor del decreto 155 de la Junta de Andalucía, que regula el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Andalucía.

En este sentido, la edil informó de que para todos los nuevos permisos de ocupación de la vía publica se está reclamando al empresario la entrega de una especie de declaración responsable, que ha de estar firmada por un técnico especialista en temas medioambientales. Aunque la afección es evidente para estas nuevas autorizaciones, será igualmente de obligado cumplimiento para el resto de los negocios de hostelería en el momento en que quieran renovar a principios de año los permisos de los que disponen en la actualidad.

Bien es cierto que, como expuso Pérez de Siles, el decreto andaluz no recoge "medidas complemetarias de seguimiento", con lo que el control queda acotado a la posible existencia de denuncias de parte o a las inspecciones que de manera ordinaria haga el área de Sostenibilidad Ambiental. Sí advirtió de que "si se verifica que no se cumple esta medida se puede incluso revocar la autorización de terraza".

El asunto se puso sobre la mesa en una reunión celebrada ayer con representantes de Mahos, la asociación de hosteleros, y del colectivo Entorno Alameda, para abordar el plan de aprovechamiento diseñado por el Ayuntamiento para este eje, objeto de una importante transformación. Por parte municipal estuvieron presentes Pere de Siles y el edil de Ordenación del Territorio, Raúl López.

Ambos departamentos trabajaron meses atrás en la redacción de esta ordenación del espacio público, acotando de manera clara los puntos de los laterales norte y sur, ambos cerrados al tráfico, dónde será posible el asentamiento de negocios hosteleros y marcando la superficie máxima y el número de mesas que podrán instalar en la calle.

En el caso de las nuevas peticiones de ocupación, los interesados tendrán que esperar a que el espacio, aún parcialmente en obras, sea recepcionado por el Ayuntamiento, lo que no se espera al menos hasta finales de año. No obstante, Pérez de Siles confirmó que su departamento tiene intención de otorgar de manera rápida autorizaciones a los tres locales que ya disponían de permiso antes del inicio de los trabajos y que se vieron obligados a retirarlas.

No obstante, aseguró que estas nuevas autorizaciones tendrán que respetar lo exigido en el plan de aprovechamiento. Es decir, "si antes tenían ocho mesas a partir de ahora no van a poder tenerlas, tendrán cuatro", precisó. Pero antes de otorgar esos permisos, el área está resolviendo los anteriores, con lo que la presencia de terrazas en la Alameda en este momento carece de permiso.

El que se acorte el tiempo de espera de los negocios ya existentes en la Alameda fue recibido con satisfacción por el presidente de Entorno Alameda, José Ferrer, quien recordó que son negocios que llevan años sufriendo las obras en la zona. "Nuestros asociados han salido contentos; con suerte la semana que viene podrían tener los permisos", expuso.

Si bien el encuentro parece que discurrió con normalidad, fuentes de la reunión indicaron que Mahos mostró su discrepancia no tanto por la acotación de las superficies de terraza sino por la "densidad". A juicio del colectivo, la misma debería ser superior, posibilitando un aumento de mesas y sillas dentro de la zona permitida. El equipo de gobierno se mantiene firme en su posición inicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios