Málaga

Nueve 'indignados' denuncian las cargas policiales en el desalojo del CIE

  • El colectivo del 15-M dice que recibieron "puñetazos en la boca, tortazos en la cara y patadas gratuitas" en la madrugada del lunes · La Policía niega la acción violenta

Comentarios 6

Lo que comenzó como una concentración "pacífica" del movimiento 15-M frente al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga en solidaridad con un ciudadano argelino que va a ser repatriado acabó con dos enfrentamientos con la Policía en menos de diez horas y un balance de nueve heridos de diversa consideración y numerosos contusionados. Ante tales hechos, los nueve indignados que resultaron heridos han decidido presentar una denuncia contra los agentes por lesiones.

La primera de las cargas policiales se produjo sobre las 00:30 de ayer. Medio centenar de indignados se concentraron frente a la puerta del CIE para solidarizarse con Sid Hamed Bouziane, un ciudadano argelino que está a punto de ser deportado. Poco a poco fueron llegando furgonetas de la Policía con "decenas de agentes". Así, uno de los policías interrumpió la asamblea, subrayando que esta no se podía "eternizar y que debería continuar en la Plaza, amenazando si no con desalojar", relató Déborah Muñoz, una de las integrantes del movimiento.

Un grupo de indignados decidió quedarse en el lugar y hacer "resistencia pacífica" cogidos de brazos y piernas, por lo que los agentes se los llevaron "uno por uno", a algunos de ellos arrastrados. El traslado fue un "espectáculo de violencia sin ningún tipo de control". "Los agentes comenzaron a levantar uno por uno a los asistentes, que ofrecieron resistencia pasiva. A pesar de ello, los antidisturbios se extralimitaron durante el desalojo, abusaron de su fuerza y golpeándonos, pateándonos y empujándonos por las escaleras, como si fuesen sacos de patatas", relató Muñoz.

"Nos dieron puñetazos en la boca, tortazos en la cara y patadas gratuitas", continuó relatando Rafael Palomo, uno de los portavoces del 15-M . Entre los seis heridos, uno recibió dos puntos de sutura en el labio y otro perdió unos segundos la conciencia, según Palomo, que añadió que los agentes rodearon la Plaza de Capuchinos e, incluso, "impidieron el paso de los servicios sanitarios por algunos momentos".

Por su parte, fuentes policiales negaron que se produjera una carga y explicaron que se instó a los indignados a que dejaran libre la vía de entrada y salida al CIE, que tenían ocupada. Un grupo de los participantes en la concentración accedió a ello, pero otro permaneció en el lugar, "ofreciendo resistencia pasiva", por lo que los agentes procedieron a su desalojo, matizaron dichas fuentes.

Tras este altercado, los indignados decidieron pasar la noche en la Plaza de Capuchinos, que está delante del CIE, y "sellada" por la Policía, señaló, aspecto sobre el que fuentes policiales señalaron que existe un dispositivo de vigilancia. Pero ahí no quedó todo. En la mañana de ayer, poco antes de las 9:00 una treintena de indignados que aún continuaban en la plaza cortó el paso a un furgón policial que salía del CIE para comprobar que en su interior no había ninguna persona. "Los agentes se han bajado del vehículo y nos han golpeado con las porras. Nosotros en todo momento hemos hecho una resistencia pacífica. Ellos nos han agredido de una manera exagerada. Han utilizado una violencia sin control", matizó Palomo.

Finalmente, los dos altercados se han saldado con nueve heridos de diversa consideración que han presentado denuncia contra los agentes por lesiones y varios contusionados, con moretones en la cabeza, espalda y en las extremidades.

El joven argelino Sid Hamed Bouziane, que al salir de la cárcel se embarcó en una patera y llegó a España, era un rebelde hasta que fue detenido por la Policía militar hace tres años. La asamblea del 15-M solicita asilo político por razones humanitarias para Bouziane, que las autoridades argelinas pretendían que fuera su informador y le obligaron a aceptar su ingreso en la policía militar como infiltrado. Ante estos hechos, los indignados se concentraron sobre las 20:00 de ayer en la plaza de Capuchinos. Asimismo, indicaron que trasladarán todas las reuniones y asambleas del colectivo a este nuevo emplazamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios