Málaga

Un informe con perspectiva de género revela que Málaga necesita mejor iluminación

  • El proyecto, presentado por el Instituto Andaluz de la Mujer, ha supuesto el análisis de varias zonas para "empoderar" a las féminas

La zona de Fuente Olletas, en una imagen reciente. La zona de Fuente Olletas, en una imagen reciente.

La zona de Fuente Olletas, en una imagen reciente. / marilú báez

La coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), María del Carmen Moreno, presentó ayer las conclusiones del proyecto Mujeres entramando ciudades, que revela que Málaga necesita más mobiliario urbano, mejor iluminación, arreglos en el acerado, más zonas verdes y mejorar la accesibilidad.

Organizado por el IAM dentro del Plan de Acción en Barrios, el proyecto ha contado con la participación de una quincena de personas de la asociación Incide y la Federación de Asociaciones de Mujeres Ágora y ha estado coordinado por las arquitectas Cristina Gallardo Ramírez y María Soler Schneider.

El proyecto ha supuesto el análisis de distintas zonas de la ciudad determinando su nivel de amabilidad, hostilidad, seguridad e inseguridad desde el punto de vista de las mujeres. Para ello se han tenido en cuenta factores como el nivel de iluminación y acceso de las calles, el estado del acerado y el mobiliario urbano, la mayor o menor participación de los vecinos en la vida de la ciudad, y la cantidad y calidad de los servicios del entorno.

Las personas participantes han analizado parte de la zona centro de la ciudad, Fuente Olletas, la barriada de Miraflores, la Avenida de Velázquez, Pinares de Olletas, la calle Miramar, la calle Jerez Perchet (en Ciudad Jardín), la calle Rojas Clemente, la zona de Lagunillas, la Hacienda Los Montes, y la Plaza de Bailén. El resultado general ha sido una demanda de más mobiliario urbano (bancos, fuentes, papeleras), aseos públicos, zonas de juego y zonas verdes y una mejora en la iluminación y accesibilidad de las calles, según precisó la coordinadora.

A su juicio, la finalidad del proyecto era "analizar la configuración urbana de Málaga desde una perspectiva de género, que es algo que no suele hacerse, para empoderar a las mujeres, sobre todo a las mayores, que son las sustentadoras de la mayoría de las tareas cotidianas que se realizan en la ciudad y que no suelen ser tenidas en cuenta por los ayuntamientos a la hora de planificar las ciudades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios