Tribunales

Abren un juzgado en Málaga en un sótano sin ventanas con 12 funcionarios en plena pandemia

  • UGT exige el traslado del juzgado penal número 15 a la cuarta planta y la Gerencia les dice que es algo provisional

  • Los expertos y las autoridades recomiendan airear las estancias para evitar la propagación del Covid-19

Vista exterior del juzgado penal número 15. Vista exterior del juzgado penal número 15.

Vista exterior del juzgado penal número 15.

Todos los expertos y todas las administraciones, incluida la Junta de Andalucía, recomiendan por activa y por pasiva que las oficinas de trabajo estén bien ventiladas, a ser posible con las ventanas abiertas de par en par, para evitar la propagación del coronavirus por el aire entre los compañeros, incluso aunque tengan las mascarillas puestas.

No obstante, como dice el dicho, en casa del herrero cuchillo de palo y precisamente en la Ciudad de la Justicia -que depende de la Junta de Andalucía- acaban de abrir un juzgado que no cumple ninguno de esos criterios. Está en un sótano sin ventana alguna y sin luz natural. Un zulo en toda regla que ha despertado las críticas de los funcionarios allí ubicados y del sindicato UGT, que ya ha reclamado su traslado a la cuarta planta del inmueble sin, por ahora, tener éxito.

Se trata del juzgado Penal número 15 de Málaga. Es un órgano de nueva creación y ha sido situado en la planta -1 de la Ciudad de la Justicia utilizando, según afirma José María Muñoz, delegado de prevención de UGT, “un pasillo y una sala de vistas que había ahí sin ventanas, luz natural, ventilación o aseo propio a los que le han puesto un cerramiento de pladur y en el que han metido a una jueza, un secretario y diez funcionarios, por lo que en total hay 12 personas”.

El despacho de la jueza. El despacho de la jueza.

El despacho de la jueza.

“Con el Covid-19 tiene que haber ventilación y aire exterior, pero al tratarse de un pasillo y de una sala de vistas cada aire acondicionado va por un sitio distinto. Hemos medido la luminosidad y la ventilación de este nuevo juzgado y no siguen los parámetros que marca la ley”, añade el delegado de UGT, quien señala que junto al pasillo pasan continuamente personas que van a hacer alguna gestión a la Ciudad de la Justicia o presos que son trasladados desde la prisión de Alhaurín de la Torre. “Los funcionarios están en contacto continuo con muchas personas sin saber si tienen el Covid o no porque, además, ni han puesto mamparas ni una ventana específica de atención al público, por lo que todo el mundo que quiere algo de este juzgado entra directamente”, subraya Muñoz, quien resalta que el resto de juzgados tienen aseo propio para los funcionarios y los de esta dependencia deben ir al común.

“Desde que nos dijeron que iban a crear el juzgado en ese sitio lo estamos denunciando porque pensamos que no es una ubicación lógica”, comenta Muñoz, quien recalca que tiene aún menos sentido en plena pandemia por el coronavirus. En esa planta -1 hay tres juzgados de violencia de género que, aunque sus instalaciones no son gran cosa, al menos sí tienen ventanas y luz exterior. Respecto al juzgado penal 15, “nos dicen que su ubicación ahí será algo provisional aunque ya sabemos que estas cosas provisionales al final acaban durando toda la vida”, piensa Muñoz.

Un cartel de protesta en la puerta del juzgado. Un cartel de protesta en la puerta del juzgado.

Un cartel de protesta en la puerta del juzgado.

UGT reclama que sea trasladado a la cuarta planta de la Ciudad de la Justicia. En un escrito remitido a la dirección, explican que “es sobradamente conocido por todos los profesionales que trabajamos en este edificio desde hace más de una década que existe un juzgado en la última planta dedicado exclusivamente al archivo de la documentación del denominado caso Malaya, causa ya firme, y en el que tan solo se encuentran ocupados los despachos de dicho juzgado por varios magistrados de la Audiencia Provincial, considerando que los mismos pueden ser trasladados a otras dependencias del edificio, más satisfactorias de ubicación y conforme a la dignidad que les corresponde, citando al respecto la sobredimensión del espacio destinado a la Gerencia del edificio en la que trabajan tan solo cuatro funcionarios de la Junta de Andalucía, un lugar que, con predisposición, y reduciéndose al espacio útil necesario, resulta idóneo para ubicar nuevos despachos y permitir, de ese modo, el traslado en su conjunto del nuevo juzgado penal número 15 a las dependencias del juzgado del caso Malaya, satisfaciendo de este modo a todos los afectados por esta situación tan poco acertada”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios