Málaga

Los nuevos límites de Aena cercenan las torres proyectadas en el polígono San Rafael y Nereo

  • En la parcela localizada en el litoral oeste se dibujan dos edificios de 27 plantas; el documento de servidumbres acota la altura máxima a 57 metros

Vista aérea de los suelos del polígono de San Rafael y la antigua parcela de Repsol. Vista aérea de los suelos del polígono de San Rafael y la antigua parcela de Repsol.

Vista aérea de los suelos del polígono de San Rafael y la antigua parcela de Repsol. / Javier Albiñana

Las servidumbres del aeropuerto de Málaga vuelven a poner en jaque parte de los nuevos desarrollos urbanísticos de Málaga capital. Aunque con una incidencia mucho menos acusada que hace una década, cuando la zona de protección aeroportuaria fijada por Aviación Civil obligó a recortar sensiblemente los proyectos en altura dibujados en el nuevo planeamiento de la ciudad, la revisión ahora activada por el organismo estatal sí podría afectar a las alturas en el polígono San Rafael y Nereo, a sumar a los ya confirmados de Térmica y Flex.

Desde el punto de vista objetivo, la variación que Aviación Civil introduce en las nuevas servidumbres del aeródromo incluye unos límites de altura que obligarían también a modificar las dimensiones de los inmuebles proyectados en los antiguos suelos de Repsol y Torre del Río, por ejemplo. Sin embargo, se asume que ninguno de ellos tendrá que ser modificado al contar con el planeamiento ya aprobado.

Un detalle que en este punto resulta crucial, dado que de acuerdo con la información que viene trasladando desde hace meses el ente estatal sólo deberán acomodar sus dimensiones a los nuevos parámetros aquellos suelos con trámite pendiente de ser aprobado. Un escenario en el que ya sabemos que se sitúan Térmica, cuyos promotores han tenido que acortar en hasta once metros algunos de sus bloques, y Flex, que ha perdido una planta sobre lo inicialmente previsto.

Ambos suelos se encuentran ubicados dentro de una franja de suelo que, según los planos de servidumbres radioeléctricas consultados por este periódico, acota a un máximo de 57 metros sobre el nivel del mar la altura máxima a desarrollar sin interferir en el funcionamiento del aeropuerto y la aproximación de los aviones. Se da la circunstancia de que en esta misma zona se sitúa el sector Nereo, donde el planeamiento de la ciudad dibuja dos torres de hasta 27 plantas (unos 117 metros de altura). Aplicando la dimensión ahora conocida, esos edificios podrían perder de orden de 50 metros de altura.

La preocupación en la Gerencia de Urbanismo es clara, al punto de que el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, ya expuso a este periódico que previsiblemente alegarán para buscar una cierta flexibilidad de Aviación Civil con estos suelos. ¿Con qué objetivo? Lo que se busca es que al menos se permita una altura semejante a la de los edificios contiguos. En el caso de Nereo la referencia es la de Torre del Río, donde se contemplan 21 plantas de altura en tres bloques; en el caso de San Rafael, Repsol.

La operación de transformación de esta última localización, donde se asienta un polígono industrial, incluye cuatro bloques en altura que durante la redacción del planeamiento urbano llegaron a tener r hasta 27 plantas. Pero aquella primera proyección ya tuvo que ser corregida antes de la aprobación definitiva del PGOU, dado que el informe que en aquel entonces emitió Aviación Civil ya obligó a rebajar la cota a un máximo de entre 95 y 110 metros, lo que significaban hasta 22 metros (unas seis plantas). Ahora, nuevamente, este proyecto se ve alterado por las nuevas servidumbres. Los mapas incluidos en el proceso de información pública rebajan la nueva cota en altura para estos suelos a entre 70 y 80 metros.

Esta franja de terreno se localiza al norte de la antigua parcela de Repsol, que a priori se salva de las restricciones marcadas por el organismo estatal. En su caso, como en el de Torre del Río, porque desde el punto de vista de planeamiento se encuentran conclusos, a pesar de no haber sido aún construidos. Cabe recordar que Repsol fue precisamente el sector sobre el que más se dejó sentir el anterior informe de alturas, al punto de que el Ayuntamiento se vio obligado a cortar de manera drástica alguna de las cinco edificiaciones contempladas. Una de ellas llegaba a los 182 metros, pero tras el pronunciamiento de Aena este parámetro quedo reducido a un máximo de 135 metros. o

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios