Málaga

El magnate israelí dueño de Correos sigue sin impulsar su recuperación un año después

  • Haim Tsuff sí avanza en el cambio de uso del edificio, bien para que sea hotel o residencial

Antigua sede de Correos en Málaga capital. Antigua sede de Correos en Málaga capital.

Antigua sede de Correos en Málaga capital. / Javier Albiñana

Hace justo un año, el magnate israelí Haim Tsuff se hacía formal y oficialmente con la propiedad del antiguo edificio de Correos en Málaga capital. Y un año después las noticias que se tienen sobre el futuro del inmueble son nulas. Tras desembolsar 23,5 millones de euros en la subasta pública convocada meses antes por la Junta de Andalucía, no existe certeza alguna sobre el destino que tendrá una de las construcciones más icónicas de la ciudad, levantada en la antesala misma del Centro histórico.

Durante meses se viene especulando sobre el uso que finalmente plantearán los promotores. ¿Un hotel, una residencia de estudiantes, un espacio de oficinas…? Por el momento no hay un respuesta cierta, aunque sí parece clara la intención del fondo de ir adelante con un ajuste mediante el que modificar el uso actualmente fijado en el Plan General de Ordenación Urbanística, Servicio de Interés Público y Social (SIPS). Esta posición parece abocar Correos a hotel o residencia. Pero sobre ello sigue sin haber certeza.

Este extremo fue confirmado por el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien señaló que en las últimos meses se han sucedido nuevos encuentros con la propiedad. Todos ellos enfocados a perfilar el camino a seguir para impulsar la recuperación de un edificio sin uso desde hace décadas.

Lo que viene a constatar el transcurrir del tiempo sin que haya un movimiento de piezas claro es la complejidad de esta operación inmobiliaria. Transformar el uso de equipamiento a residencial y hotelero, por ejemplo, lleva consigo la obligación de realizar una compensación a la ciudad que permita cubrir con los mismos metros cuadrados que se pierden de equipamiento. En este supuesto, el dueño de Correos tendría que pagar con una edificabilidad próxima a los 17.000 metros de equipamiento en parcelas próximas.

La empresa ya busca suelos que incluir en una operación para compensar la pérdida del equipamiento

"Tendrían que coger parcelas que no sean de equipamiento y tramitar su conversión a equipamiento; son suelos que no tienen por qué estar construidos”, expuso López, quien reconoció que la empresa se encuentra ahora en este proceso. “Están buscando y nosotros le estamos ayudando", dijo.

Correos fue construido en 1980; consta de tres plantas en el cuerpo inferior y nueve plantas en la torre. Cabe recordar que el inmueble pasó a ser propiedad de la Junta en marzo de 2010, cuando el Gobierno central lo incluyó en el pago de la bautizada deuda histórica con la región. El valor que en aquel momento se le asignó era de 30 millones, muy lejos de lo finalmente ingresado pro la Administración autonómica en su venta.

Esta enajenación formó parte de un paquete mucho más amplio de inmuebles puesto en el mercado por la Junta, que incluyó, también en Málaga capital el Palacio de la Tinta, antigua sede de la Administración regional. El mismo fue adjudicado a la cadena hotelera Hotusa por un valor de 21 millones (su valor de salida fue de 12,5 millones).

Tampoco en este caso hay novedades significativas. En Urbanismo ni se tiene constancia de iniciativa alguna por parte de la cadena hotelera, paso esencial para poder intervenir sobre un edificio sobre el que pesa una protección arquitectónica de grado 1, condicionando de manera clara cualquier intervención. En este sentido, la máxima operación que podrá desarrollarse será el de la rehabilitación. Y ello, dadas las condiciones de conservación del inmueble, se antoja caro. Hotusa pagó por este edificio 21 millones, cuando el valor de partida era de 12,5 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios