Memoria Histórica Villa Maya, la casa del ‘Schindler’ de Málaga, acaba demolida y olvidada

  • Derriban la vivienda en la que se ocultó a más de 500 nacionales y republicanos en la Guerra Civil

  • El inmueble no tenía ningún tipo de protección 

Comentarios 6

Al estallar la Guerra Civil en Málaga muchos republicanos fanáticos, acompañados incluso de delincuentes, se marcaron como objetivo asesinar a todo el que fuera considerado de derechas, desde empresarios hasta curas. Y cuando las tropas franquistas entraron en esta provincia ocurrió justo al revés. En medio de esta locura estaba Porfirio Smerdou, cónsul honorario de México en Málaga en 1936 y esposo de una hermana de Manuel Altolaguirre.

Su vivienda, ubicada en la calle República Argentina de Málaga en El Limonar, se llamaba Villa Maya y es parte de la historia de la capital ya que Smerdou ocultó allí, para salvarles la vida, a más de 500 personas, primero falangistas y posteriormente republicanos. No era un chalé precisamente grande, pero sí el ansia por vivir. El cónsul tiró de sus contactos para ayudar al mayor número de personas posible –escondiéndoles, consiguiéndoles pasajes para huir a otros lugares, etcétera– y el periodista Diego Carcedo, en un libro sobre su historia, le llamó el Schindler de la Guerra Civil, recordando la conocida figura de Oskar Schindler, que evitó la muerte de 1.200 judíos durante el Holocausto al emplearlos en sus fábricas y sobornar a dirigentes nazis para que no les llevaran a los campos de concentración.

Villa Maya ha sido derribada esta semana. La vivienda, pese a su posible valor histórico, no tenía ningún tipo de protección y su propietario pidió la licencia de demolición. ¿Se tenía que haber solicitado la protección del inmueble para evitar su desaparición? Esa es la pregunta que se hacen muchos, aunque la realidad es que la vivienda, como la hazaña del propio Smerdou, ha pasado prácticamente desapercibidas a lo largo de las décadas.

“Porfirio Smerdou fue un personaje muy importante, un ser humano que intentó evitar lo que se estaba produciendo en los dos bandos y que incluso sufrió represalias de las tropas fascistas cuando entraron en Málaga pese a que había ayudado a muchos de los suyos”, comenta Francisco Espinosa, un historiador especializado en la Memoria Histórica, quien subraya que “me baso en su figura, pero no entro a valorar si había que proteger la casa o no porque Villa Maya tiene la historia del refugio, pero el personaje era él”.

Pedro Moreno Brenes, ex concejal de IU, profesor de Derecho del Trabajo en la UMA y recientemente nombrado presidente de la Asociación contra el Silencio y el Olvido. Por la recuperación de la Memoria Histórica, lamenta que la vivienda haya sido demolida porque “me parece que debería haber contado con alguna protección y el ordenamiento urbanístico debería haber garantizado un espacio que tiene un reflejo histórico”, si bien apunta que “es la comunidad autónoma la que tiene la competencia de incluir esos bienes y no se ha recogido en este caso”.

En la misma línea se ha mostrado Ysabel Torralbo, portavoz de Málaga Ahora en el ayuntamiento de Málaga, quien incluso señala que habló con Urbanismo y le escribió una carta al alcalde, Francisco de la Torre, explicándole la situación del inmueble “y me ignoraron”. “Villa Maya tiene también un valor arquitectónico porque hay otras casas en esa zona que tienen protección dos, pero en este caso no había protección alguna y es un error del PGOU de 1983 por lo que ha habido 36 años para corregirlo”, añade Torralbo. La portavoz de Málaga Ahora, que denomina a este inmueble “la casa de la concordia”, denuncia que “en la zona de Limonar y Pedregalejo quedan algunas casas protegidas que están completamente abandonadas” y reclama que se revise el catálogo de protección “para ver qué se ha quedado fuera porque estamos perdiendo patrimonio a marchas forzadas”.

Vista de la vivienda ya demolida. Vista de la vivienda ya demolida.

Vista de la vivienda ya demolida. / Javier Albiñana (Málaga)

Francisco Pomares, concejal de Urbanismo del ayuntamiento de Málaga, no se moja. “Es una finca privada con un chalé sin valor arquitectónico que no tiene ninguna protección, pidieron una licencia a Urbanismo y se le ha concedido”, explica el concejal, quien indica que en caso de tener algún valor histórico debería velar por su protección la comisión de Memoria Histórica. Francisco Sarabia, decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, destaca que al no tener el inmueble protección no hay mucho que decir, aunque da como idea que “habrá que añadir valores sentimentales al valor patrimonial de una edificación, pero es algo que nunca se ha tenido en cuenta en una protección”.

Porfirio Smerdou falleció en 2001 en El Escorial (Madrid) con 97 años y gracias a él el mundo fue un poco mejor. La historia de Villa Maya es desconocida por miles de malagueños. Aunque para aquellos que sobrevivieron entre sus paredes o sus descendientes sea una vivienda trascendental para sus vidas. Ya solo quedan escombros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios