Economia

El miedo al paro dispara el ahorro y frena el consumo de los malagueños

  • En el segundo trimestre, entre el confinamiento y la desescalada, los ciudadanos tenían 1.549 millones de euros más en sus cuentas bancarias y el gasto de los hogares se desplomó un 24%

Una pareja camina por la calle Larios de Málaga. Una pareja camina por la calle Larios de Málaga.

Una pareja camina por la calle Larios de Málaga. / Álvaro Cabrera (Málaga)

En épocas de crisis los ciudadanos tienden a ahorrar más y reducir el gasto por si le vienen mal dadas a corto o medio plazo. Si a eso se le suma que estamos en una pandemia cuyos efectos están siendo devastadores en los ingresos y en el mercado laboral de tres sectores claves en la economía malagueña como el turismo, la hostelería o el comercio el miedo se acrecienta. Se le ha añadido, para más inri, un confinamiento que imposibilitó durante un mes y medio salir a comprar con normalidad a tiendas físicas. El temor a perder el puesto de trabajo -el que lo tenga- o ser incapaz de encontrar uno por la fuerte recesión económica existente han provocado que se hayan disparado, por una parte, los ahorros en las cuentas bancarias y, por otra, que se haya desplomado el consumo de los hogares. Es además una pescadilla que se muerde la cola, porque si no se consume, las empresas facturan menos, producen menos y necesitan menos personal.

Los datos muestran la evidencia. En el segundo trimestre de este año los malagueños tenían ahorrados 26.395,7 millones de euros en sus depósitos bancarios, es decir, 1.549 millones más que en el primer trimestre del ejercicio, lo que supuso un aumento del 6,2%. El mes de abril se pasó al completo en confinamiento en los hogares y, aunque en mayo y junio se empezó a poder salir, los gastos comunes se redujeron de forma notable. Apenas se podía ir a comer, los hoteles estaban cerrados, no había actividades extraescolares de los niños... Las compras se reducían prácticamente a internet, los supermercados y al servicio de comida a domicilio. En este contexto, el consumo de los hogares andaluces en el segundo trimestre -no hay aún datos provinciales- fue de 20.795 millones de euros, 5.500 millones de euros menos que en marzo, un 24,4% menos.

“La situación provocada por la pandemia y el impacto en el mercado laboral, con la pérdida de empleo e ingresos, junto con el posible aumento del ahorro por motivo de precaución han incidido en esa trayectoria del consumo privado”, expone Felisa Becerra, experta de Analistas Económicos de Andalucía.

Los malagueños tenían en junio 26.395 millones de euros en cuentas bancarias

El único sector en el que se ha consumido a un ritmo similar es el de la alimentación, pues el coronavirus no ha impedido que las personas sanas quieran comer todos los días. Según un estudio de la consultora Kantar los españoles estamos comiendo mucho más en casa por la nueva normalidad, las restricciones en los restaurantes y el teletrabajo. La venta de comida a domicilio se ha elevado un 31% respecto a 2019 y, según este informe, el desayuno es ahora más completo y tardío que antes o se ha incrementado el picoteo entre horas. En definitiva, menos gasto en la calle.

Hay sectores donde las caídas están siendo desoladoras. En la automoción, por ejemplo, la matriculación de vehículos ha disminuido un 44,5% en Málaga entre enero y septiembre hasta los 13.839 vehículos según los datos de las patronales Anfac, Faconauto y Ganvam. Solo en el mes de septiembre el correctivo fue del 22% pese al plan de ayudas del Gobierno para la regeneración del parque.

La venta de viviendas o automóviles ha disminuido por encima del 40%

Si para comprar un coche hay que pensárselo dos veces, hay que tener una necesidad muy grande, ser millonario o un empleo muy seguro para lanzarse a adquirir una vivienda, que es la mayor inversión que se suele realizar en la vida de cualquier persona. Entre marzo –el mes en que se declaró el estado de alarma en España y se inició el confinamiento– y julio se vendieron 7.748 viviendas en la provincia de Málaga, lo que supuso un descenso del 41% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos oficiales publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El mercado de segunda mano ha sido el más castigado, con una caída del 44% hasta las 6.088 unidades, mientras que en el de viviendas nuevas se han contabilizado 1.660 operaciones, un 25% menos.

Se gasta menos y eso redunda en la viabilidad empresarial y en el empleo. El 61% de las empresas españolas esperan una caída de su facturación en 2020 frente al 19% que prevén mantener sus ingresos y un 20% que espera un incremento, según los datos del Estudio del Riesgo de Crédito en España impulsado por Crédito y Caución e Iberinform. La nota positiva, por decir algo, es que en primavera el 72% de las empresas pensaban que iban a reducir sus ingresos. Un 11% de empresarios están ahora más optimistas que hace seis meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios