Sucesos

Un motorista, en estado crítico tras colisionar con un autobús turístico

  • El hombre, de 57 años, ha sufrido la amputación parcial de una pierna

  • Testigos alertaron que había quedado atrapado en los bajos del vehículo 

Bomberos actúan en el lugar del accidente Bomberos actúan en el lugar del accidente

Bomberos actúan en el lugar del accidente

Un motorista de 57 años ha sido trasladado hasta el Hospital Regional de Málaga en estado crítico tras haber sufrido un accidente de tráfico. Según fuentes sanitarias, está politraumatizado, con diversas heridas, con ventilación mecánica y a la espera de evolución. La investigación apunta a que el conductor fue atropellado por un autobús turístico en el paseo Salvador Rueda, según fuentes de Bomberos, que han señalado que ha sufrido la amputación parcial de una pierna y que además ha sufrido heridas de importancia en un brazo.

Un aviso en el Servicio de Emergencias Sanitarias 112 Andalucía alertaba del siniestro minutos antes de las 10 de la mañana. Hasta el lugar acudieron dotaciones del Real Cuerpo de Bomberos y agentes de la Policía Local de Málaga, además de sanitarios, que trasladaron al individuo hasta un hospital. El Grupo de Investigación de Accidentes y Atestados (GIAA) se ha ocupado de la investigación del caso.

Desde el centro coordinador han indicado que los testigos habían advertido de un accidente en el que una motocicleta fue arrollada por un autobús. El conductor había quedado debajo del vehículo, aunque por el momento no han trascendido más detalles al respecto.

A comienzos de abril, el conductor de un autobús de la EMT arrolló a una decena de vehículos. Un pediatra que viajaba a bordo le practicó la Reanimación Cardiopulmonar (RCP), clave para que recuperara las constantes vitales hasta la llegada de la ambulancia. La víctima, de 49 años, había permanecido durante unos 15 minutos en parada cardiorespiratoria. Ingresó en la UCI del Hospital Regional.

No fue fácil acceder hasta la cabina del conductor. “No sabíamos cómo parar el autobús ni tampoco abrir la puerta. Un muchacho le dio a una palanca y lo consiguió. Lo sacamos y lo tendimos en el suelo del pasillo”, narraba el médico, que iba a bordo del autobús de la línea 1 –que une la barriada de Parque del Sur con Santa Bárbara– distraído con el teléfono móvil cuando escuchó una sucesión de impactos.

Los pasajeros, ajenos a lo ocurrido, pedían a gritos al chófer que frenara. No podía hacerlo. El hombre había perdido el control tras sufrir un infarto, aunque los síntomas que inicialmente presentaba llevaban a pensar que se trataba de un ataque de epilepsia.

Varios de los ocupantes se afanaban en parar el autobús, que arrastró todo lo que había a su paso al menos 30 metros. Nueve turismos, una motocicleta, la marquesina de una parada, tres farolas, una señal de tráfico, además del toldo y la marquesina de un establecimiento hostelero se vieron visiblemente afectados. Tres árboles fueron arrancados de raíz. “Oíamos un golpe y otro y otro...”, recordaba el pediatra. En el autobús viajaban 13 personas, entre ellas tres menores, pero ninguna de ellas sufrió lesiones de importancia. Estaban “histéricos”, sobrepasados por una situación que les dejará huella.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios