Málaga

La muerte de la niña de dos años deja "en shock" a la barriada de El Ejido

Varios vecinos de la zona en la puerta del establecimiento, este martes.

Varios vecinos de la zona en la puerta del establecimiento, este martes. / JAVIER ALBIÑANA (MÁLAGA)

Caras tristes, corros y misma conversación en cada bar y rincón de la barriada de El Ejido. El fallecimiento de una niña de dos años -cumplía los tres en julio- tras caerle un mueble en un supermercado de la cadena Carrefour ha dejado a los vecinos de la zona consternados. Así lo afirman muchos. 

"Yo estoy en shock", apunta Agustina. Conocía a la pequeña y a su madre "de vista". Aunque tan solo coincidían en la guardería, manifiesta que "esa niña le ha tocado el corazón a todo el mundo". "Por donde vayas están hablando de ella", asegura.

Alfredo, dueño del bar que se encontraba próximo a la vivienda de la familia, se muestra incrédulo. "Yo todavía no lo he aceptado", expresa, al tiempo que recuerda que muchas mañanas, cuando pasaba por la puerta, la niña de dos años entraba al establecimiento junto a sus hermanos. Y es que todos coinciden en que "era una familia del barrio de toda la vida" y "muy querida por todos".

En otra taberna de la zona la tristeza se palpa en el ambiente. "Hoy solo con mirarnos nos entendemos", manifiesta, muy afectada, una de las trabajadoras del local, que reconoce no poder evitar sentirse identificada con la madre. "Yo también tengo una hija de la misma edad y me puse mala de pensar que me podría haber tocado a mí, porque yo voy muchísimas veces a ese supermercado con mi niña", manifiesta. 

Además del "shock" en el que se encuentran sumidos los vecinos de esta barriada, una de las preguntas que más se repite es: "¿Qué ha pasado realmente?". Muchas son las respuestas que arrojan y las suposiciones que lanzan. Si bien, la investigación policial aún continúa abierta y los agentes se revisan la instalación del establecimiento para tratar de esclarecer los hechos.

Este jueves, el supermercado en el que tuvo lugar este martes el fatídico accidente ha vuelto a abrir sus puertas con normalidad. Una postura que muchos vecinos no han entendido y han considerado desafortunada. "Nos ha dado coraje que abran como si no hubiera pasado nada, creo que por respeto, hoy al menos, tendrían que haber cerrado", dice Mariví, otra de las que vive en la barriada.

En el interior, parece un día cualquiera. Estantes llenos. Trabajadores recorriendo los pasillos reponiendo productos y atendiendo al público. Algunos, se esfuerzan por esbozar una sonrisa; otros, no disimulan sus caras serias. El encargado del establecimiento asegura encontrarse "muy apenado", a pesar de que no presenció el suceso. Ni siquiera le salen las palabras. 

Cuenta que los empleados que trabajaron este martes y tuvieron que lidiar con el accidente, este miércoles se encuentran descansando. Sin embargo, una de ellas se ha acercado al lugar. Con ropa de calle y visiblemente conmocionada, reconocía a un compañero no poder borrar la imagen del suceso de su cabeza.

El mueble con taquillas que cayó encima de la pequeña y que le provocó su fallecimiento ha sido retirado y no se encuentra hoy en el local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios