Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga, ayer y hoy

La muñeca que hizo célebre a una calle del Perchel

  • Plaza de Toros Vieja: Su origen se remonta a finales del siglo XVIII cuando se inauguró una plaza de toros de madera en las proximidades del convento del Carmen y que le dio nombre.

El origen del nombre de la calle Plaza de Toros Vieja hay que buscarlo a finales del siglo XVIII, cuando se construyó cerca del convento del Carmen un picadero destinado a casa de remonta para la cría de caballos ante el estado de decadencia que presentaba la maestranza de caballería. Fue en 1791 cuando se inauguró una plaza de toros de madera también en las proximidades del convento del Carmen, que empezó a acoger espectáculos taurinos cuando dejaron de celebrarse en la Plaza Mayor o de las Cuatro Calles (actual de la Constitución), que había sido desde el siglo XVI el escenario habitual de las corridas de toros en la capital, contó el historiador Víctor Heredia. Este coso funcionó durante un tiempo y acabó por dar nombre a la calle que partía desde la puerta del citado convento y llegaba hasta el río.

Casi un siglo después, una fuente se convirtió en el símbolo de esta calle y a los que los vecinos bautizaron como La Muñeca. Fue gracias a una iniciativa del Ayuntamiento de Málaga después de que fuera inaugurada la traída de las aguas desde los manantiales de Torremolinos en 1876, lo que hizo que se encargara al ingeniero José María de Sancha que elaborase un plan de distribución de fuentes públicas en la ciudad.

El barrio del Perchel, a pesar de estar poblado por unas 30.000 personas en aquella época, apenas contaba con una fuente vecinal en la plaza de San Pedro. El plan de Sancha contempló la instalación de otras nuevas ubicadas en el pasillo de Santo Domingo y en la calle Plaza de Toros Vieja. Esta última fue donada en 1877 por el industrial Tomás Trigueros. Se trataba de una fuente de hierro con un pilar central coronado por una figura femenina semidesnuda sentada sobre una roca que representa a una ninfa que sujeta sobre su hombro una caracola.

La fuente permaneció en el barrio hasta que en 1922 fue trasladada al Parque dentro de un plan municipal para embellecer y dotar de elementos ornamentales el por entonces joven espacio ajardinado. En la década de 1970 fue destrozada por actos vandálicos y no fue recolocada hasta 2007. Según Heredia, "es posible que fuera adquirida en Francia a la fundición de A. Durenne de Sommevoire, al igual que la Fuente de las Tres Gracias y la Ninfa del Cántaro, aunque bien pudiera haber sido realizada en la misma fundición de su donante".

Con el mismo nombre de La Muñeca se conoció un popular corralón situado a la derecha de la fuente, que había sido construido pocos años antes por Juan Nogales.

Cruce de caminos

La calle Plaza de Toros Vieja unía la ribera del Guadalmedina en este extremo del Perchel con la iglesia del Carmen y cruzaba con los ejes de salida hacia el litoral occidental marcados por las calles Cuarteles y Salitre. Hasta la apertura del Puente del Carmen en 1939, esta vía no se convirtió en un eje de comunicación que daba continuidad a la avenida del Muelle de Heredia hacia el Perchel, la carretera de Cádiz y la estación de tren.

Edificación de un barrio

En la margen derecha del Guadalmedina, se fueron configurando nuevos espacios industriales y de habitación destinados a los obreros que trabajaban en las fábricas y almacenes que proliferaron en ese sector. De las primeras actuaciones de creación edificatoria para viviendas hacia las playas de San Andrés de las que se tiene constancia, destacan las 12 casas adosadas en el Huerto de Cappa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios