Málaga

El favorable negocio del restaurante de la Casa de Botes en el puerto de Málaga

  • La memoria económica de la promotora, Grupo Trocadero, eleva a unos 165 millones de euros los ingresos previstos en los 25 años de explotación 

  • El resultado final, quitados gastos e impuestos, es de unos 16,5 millones

Imagen prevista para la Casa de Botes tras la obra de recuperación. Imagen prevista para la Casa de Botes tras la obra de recuperación.

Imagen prevista para la Casa de Botes tras la obra de recuperación.

¿Cómo será el futuro restaurante que Grupo Trocadero instalará en la antigua Casa de Botes del puerto de Málaga? ¿Qué es lo que los futuros clientes podrán encontrar? ¿Y, qué números arroja un negocio de hostelería que tiene ante sí un periodo de explotación comercial de 25 años? Son algunos de los interrogantes que pesan sobre uno de los proyectos hosteleros más atractivos de cuantos se mueven estos meses en la capital de la Costa del Sol.

Intervenir y recuperar la antigua construcción portuaria supone un reto en sí mismo, dada la envergadura de la operación a materializar. Pero a esto se suma el esfuerzo que implica afrontar un negocio de estas característica en un espacio temporal tan condicionado como el actual. Sea como fuere, los números que pone sobre el papel Trocadero subrayan la "viabilidad" económica del proyecto.

Las imágenes del futuro establecimiento, que respetará la referencia a Casa de Botes (si no hay cambio se llamará Trocadero Casa de Botes), permiten confirmar la apuesta de la firma por dar continuidad a la línea estética de sus otros establecimientos en la Costa del Sol. Para transformar la edificación, en mal estado de conservación, se programa una inversión que llega a alcanzar los 5.825.695 euros (IVA incluido).

Diseño interior previsto para el restaurante de Casa de Botes. Diseño interior previsto para el restaurante de Casa de Botes.

Diseño interior previsto para el restaurante de Casa de Botes.

Un montante del que forman parte la rehabilitación, con casi 3,7 millones, y todo el equipamiento necesario para convertir la construcción en un establecimiento de primer nivel, con otros 1.129.727 euros. El plazo manejado para la obra es de doce meses, con lo que no parece previsible que la apertura del nuevo referente hostelero del puerto tenga lugar antes de finales de 2021.

El edificio cuenta con una superficie construida de 1.078 metros cuadrados, distribuidos en planta baja (unos 735 metros) y primera planta (343 metros). La idea es destinar parte del inmueble a la carta ya conocida de la firma, con la apuesta por carnes, pescado y ensaladas, y, como novedad, se introducirá otra zona con carta ecológica. La parte de terraza, con unos 363 metros cuadrados, estará reservada a las copas.

Una muestra del negocio que supondrá este restaurante para el promotor, atendiendo a los números expuestos en su memoria económica, es que a lo largo de los 25 años de concesión a los que tienen derecho proyectan unos ingresos totales algo superiores a los 165 millones de euros, mientras que los gastos, incluyendo el canon anual que ha de abonar al Puerto, así como la tasa de actividad, alcanzan los 143,2 millones. Con todo, según sus estimaciones, una vez finalizada la concesión el resultado acumulado estará próximo a los 16,5 millones, siendo positivo desde la primera anualidad.

Para alcanzar este valor la empresa llega a considerar que el tíquet medio de los clientes será de unos 52 euros por el día, aumentando a los 58 euros por las noches. En el caso de los eventos el cubierto medio sube a unos 60 euros. Y en cuanto a la ocupación, parte de unas estimaciones que considera "conservadoras", siendo del 28% en el periodo de octubre a mayo; del 52% en junio y septiembre, y del 100% en julio y agosto.

Las instalaciones tendrán capacidad para 290 comensales, a los agregar otro centenar en la zona de terraza. Y en cuanto a la repercusión laboral que tendrá el nuevo establecimiento, la empresa maneja una contratación media de entre 65 y 75 personas en los primeros ejercicios de la explotación. Los picos, con 120-140 personas, se producirá en julio y agosto, reduciéndose la plantilla a 85-95 en junio y septiembre y a 45-50 el resto del año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios