Totalán

Hallan una bolsa de chucherías del niño que cayó en un pozo en Totalán

  • Un dispositivo de 100 personas continúan desde ayer en las tareas

La Guardia Civil en la zona de búsqueda. Debajo, el agujero apenas 25 centímetros de diámetro. La Guardia Civil en la zona de búsqueda. Debajo, el agujero apenas 25 centímetros de diámetro.

La Guardia Civil en la zona de búsqueda. Debajo, el agujero apenas 25 centímetros de diámetro. / Javier Albiñana

Comentarios 1

La búsqueda del pequeño de 2 años que cayó a un pozo de 25 centímetros de diámetro y 110 de profundidad continúa por el momento sin éxito. Por el momento se ha encontrado una bolsa de chucherías que serían del menor. Las tareas de rescate comenzaron ayer por la tarde, nada más tener aviso, hacia las 14:00, de que el menor, según el testimonio aportado por la familia, se había precipitado por un agujero, excavado en una captación de agua. La estrechez del orificio, sin embargo, dificultó desde el primer momento los trabajos, que llevan a cabo efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos y de la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación del caso. A medida que avanzan las horas, se reducen las posibilidades de encontrar con vida al menor, que se encontraba en la Sierra de Totalán pasando un día en el campo junto a su familia. 

"No se va a parar", afirmaba anoche un portavoz de la Guardia Civil, que aseguraba que hasta el lugar se desplazaron también miembros de equipos de montaña de Álora y Granada pertenecientes a la Benemérita y submarinistas, además de Protección Civil y responsables de empresas privadas que colaboraban con maquinaria especializada para este tipo de situaciones. Una de ellas es, precisamente, la que realizó el pozo de captación de agua. Se empleó una cámara robotizada para tratar de visualizar el interior del orificio y determinar la altura a la que se encontraba. Los dos intentos realizados resultaron infructuosos, según fuentes próximas al suceso. La primera de las intentonas permitió bajar el dispositivo hasta unos 78 metros de profundidad. En ese momento, según fuentes consultadas, la cámara tocó tierra húmeda. La duda es si en su caída el pequeño provocó un desprendimiento y quedó bajo ese nivel de tierra.

Los efectivos trabajan a destajo sin ni siquiera tener conocimiento de que en el fondo del pozo, que es el único que hay en la zona, hubiera o no agua. De acuerdo con la versión oficial, la única hipótesis con la que se trabaja es que el pequeño efectivamente cayese al pozo. “La familia nos comenta que se ha caído y se trabaja sobre esa hipótesis”, añadió, al tiempo que, en otro momento de su corta declaración, añadió: “los padres es lo que nos dicen”.

El testimonio del progenitor sirvió de guía a la intervención de los efectivos. Y en ella se mantenía hasta última hora de la noche de ayer la Benemérita. “Se trabaja en el rescate y la localización; las averiguaciones y toda la investigación se tendrá que hacer posteriormente”, explicó un portavoz de la Guardia Civil a los medios de comunicación.

La familia pertenece a la barriada de El Palo, en Málaga capital, y al parecer la finca en la que tuvieron lugar los hechos pertenece a unos familiares de los padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios