Inmuebles

La oferta de vivienda en alquiler se dispara un 141% en Málaga capital con la pandemia

  • La conversión de alquileres turísticos en larga temporada o el frenazo en seco del mercado han cambiado completamente la dinámica del sector

Un hombre observa el escaparate de una inmobiliaria. Un hombre observa el escaparate de una inmobiliaria.

Un hombre observa el escaparate de una inmobiliaria.

Encontrar una vivienda en alquiler en Málaga capital es ahora mucho más sencillo que hace apenas siete meses. Ha sido uno de los efectos de la pandemia, que ha frenado en seco la llegada de turistas y, por tanto, ha dejado sin negocio a las viviendas de alquiler turístico, pasándose muchas de ellas al alquiler tradicional de larga temporada para seguir teniendo ingresos. El portal inmobiliario Idealista ha comparado las viviendas que tenía en alquiler en Málaga capital en marzo con las que dispone ahora y el aumento es del 141,5%.

El fenómeno es similar en el resto de España, aunque cada ciudad tiene su particularidad. En Granada, una ciudad universitaria con muchos estudiantes viviendo de alquiler, el incremento de la oferta ha sido del 200% y similar porcentaje ha habido, curiosamente, en Huesca. En Sevilla el aumento de la oferta de vivienda en alquiler en siete meses ha sido del 184%; en Valencia del 111%; en Madrid del 115%; en Barcelona del 91% o en Bilbao del 75%.

“La explicación a este incremento tan significativo del stock se puede achacar principalmente al parón provocado por el confinamiento, cuando durante tres meses no se cerraron apenas operaciones de alquiler y las viviendas se fueron acumulando en la base de datos. Este proceso de embalsamiento fue más rotundo en los mercados más dinámicos, en los que la rotación de viviendas era mucho más elevada, mientras que aquellos mercados con poco movimiento apenas han sentido el parón del confinamiento. También hay que tener en cuenta como los principales mercados turísticos y áreas universitarias añadieron a su oferta, durante el mismo periodo, inmuebles procedentes del mercado vacacional y de piso compartido. El aplazamiento en la toma de decisiones y el cambio de interés de la demanda, del centro de las grandes capitales a las afueras y al mundo rural, también ha ralentizado la reducción del stock”, explican desde Idealista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios