Oposición Administrativos y Auxiliares del Estado El eterno sueño de ser funcionario

  • Más de 9.000 personas se han presentado hoy en Málaga a un examen para poder ser funcionario del Estado

  • Hay 3.473 plazas disponibles de administrativo y auxiliar y más de 125.000 candidatos en toda España, por lo que hay una plaza por cada 36 opositores

Una de las aulas que estaba abarrotada esta mañana de opositores en Málaga. Una de las aulas que estaba abarrotada esta mañana de opositores en Málaga.

Una de las aulas que estaba abarrotada esta mañana de opositores en Málaga. / Marilú Báez (Málaga)

Si alguien pensaba que ser funcionario ya no es una de las principales aspiraciones laborales de miles de personas se equivoca. En las facultades de la Universidad de Málaga en las que se han desarrollado este sábado los exámenes para optar a una plaza de administrativo o de auxiliar del Estado no cabía un alfiler. Aulas a rebosar y muchas ilusiones de tener un empleo fijo que, lamentablemente, se quedarán en el cuento de la lechera en la mayoría de los casos pues se ofertan 3.473 plazas y en España se han presentado más de 126.000 personas. Solo en Málaga ha habido más de 9.000 opositores examinándose procedentes de esta provincia, Granada, Jaén, Almería, Ceuta y Melilla. Dicho de otra forma, hay una plaza por cada 36 candidatos. Es difícil, pero no imposible. De hecho, ha habido procesos con muchas menos posibilidades, lo que alimenta el deseo.

El sueño de ser funcionario sigue intacto y los centros de formación especializados en la preparación de oposiciones están en ebullición. Dos de ellos no desaprovecharon la oportunidad para intentar captar más clientes: uno repartía “bolígrafos de la suerte” a los candidatos y otro dejaba folletos publicitarios clásicos en los coches y las motos aparcadas que abarrotaban los recintos próximos a las facultades de Derecho, Ciencias de la Comunicación, Ingeniería Industrial, Estudios Sociales y el aulario Severo Ochoa donde se realizaron las pruebas.

Los nervios dependían de lo que se jugara cada uno y del tiempo de preparación que llevara a sus espaldas. Jorge Martín, por ejemplo, explicó que está en el desempleo porque se le ha terminado el contrato de interinidad que tenía como administrativo de un instituto. “Estoy ilusionado con hacer bien el examen, aunque es verdad que para este del Estado me he preparado menos que para el de las oposiciones de la Junta”, afirmó a este diario en la puerta de Ciencias de la Comunicación unos minutos antes de comenzar la prueba a las 13:00.

Muchas personas en la puerta de Ciencias de la Comunicación antes de hacer el examen. Muchas personas en la puerta de Ciencias de la Comunicación antes de hacer el examen.

Muchas personas en la puerta de Ciencias de la Comunicación antes de hacer el examen. / Marilú Báez (Málaga)

José Manuel Rodríguez estaba más tranquilo. Trabaja en un hotel, aprobó las oposiciones al Servicio Andaluz de Salud en abril y permanece a la espera de plaza. Mientras le llaman o no, se ha presentado a esta oposición del Estado. “Me estoy preparando en una academia para las oposiciones de la Junta y una parte del temario es común con esta oposición del Estado, por lo que vengo a probar”, dijo Rodríguez, quien reconoció que “aunque me gusta mi trabajo, estoy quemado con los horarios, por lo que prefiero ser funcionario”.

Hay 9.000 historias detrás de cada una de las personas que hicieron la prueba. Los que la pasen tendrán otra cita en unos meses de informática y, si la superan, su objetivo estará mucho más cerca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios