Presión asistencial

Los pacientes con Covid acaparan ya la mitad de las camas del Hospital Clínico de Málaga

Una ambulancia ante el Hospital Clínico. Una ambulancia ante el Hospital Clínico.

Una ambulancia ante el Hospital Clínico. / Javier Albiñana

“Nos esperan unas semanas muy duras”. Así de rotundo era un profesional del Clínico ante la presión asistencial que está recibiendo el hospital, el que más ingresos con Covid tiene de la provincia de Málaga y uno de los que más enfermos con esta patología asiste de Andalucía. Los infectados con el virus ocupan en torno a la mitad de las camas de este centro sanitario y prácticamente una de sus dos torres al completo.

Profesionales consultados y representantes del Sindicato Médico coincidieron en que hay ingresados en ese hospital en torno a 260 pacientes con Covid 19. Un sanitario explicaba que, a diferencia de la primera ola en la que apenas acudía gente a Urgencias con otras patologías, ahora, a los enfermos con coronavirus se suma una importante afluencia de pacientes no Covid.

La estrategia para hacer sitio al aluvión de pacientes con coronavirus en los hospitales es habilitar hasta antiguas cafeterías o salas de espera como espacios asistenciales y derivar enfermos no Covid de sus edificios principales a los pabellones satélite.

El Clínico lleva usando el Hospital del Guadalhorce (adscrito al primero) desde el inicio de la pandemia con ese fin. Pero la situación está empeorando en esta tercera ola. Por eso, según el presidente del Sindicato Médico, Antonio Martín, se van a incrementar las camas del hospital cartameño para descongestionar aún más el Clínico y liberar espacio en el centro de Teatinos para más enfermos Covid. Incluso profesionales apuntaron que el Hospital del Valle del Guadalhorce podría suspender la cirugía mayor ambulatoria para que el Clínico disponga de más sitio a donde derivar a los pacientes no Covid. Otra de las opciones que se barajan es el traslado de ingresados no Covid al Marítimo, de Torremolinos. Este centro sanitario depende del hospital de Teatinos.

El Costa del Sol ya ha comenzado a derivar pacientes al Chare de Benalmádena. Este centro depende del de Marbella y también empieza a servir como balón de oxígeno para descargar el hospital principal. En ese sentido, cumple la misma función que el del Guadalhorce para el Clínico.

El presidente del Sindicato Médico afirmó que los profesionales de este hospital –sobre todos los de Urgencias y UCI– están “sobrecargados”. “Estamos en los peores momentos. Porque a la presión Covid hay que sumar que se está produciendo más presión no Covid”, apuntó. Además, recordó que al repunte de contagios seguirá con cierto retardo el aumento de las hospitalizaciones dado que desde que una persona contrae el virus hasta que algunas precisan ingreso o cuidados intensivos transcurre cierto tiempo.

El Costa del Sol ya deriva pacientes no Covid a Benalmádena para liberar camas

Todos los hospitales tratan de ganar espacio para atender a los pacientes. Por ejemplo, las antiguas cafeterías del Clínico, el Regional y el comarcal de la Axarquía están ocupadas ahora por camas. En unos casos de hospitalización y en otros de UCI.

También se han transformado áreas no asistenciales en zonas para uso clínico. La recién habilitada ampliación de la Unidad de Cuidados Intensivos del Regional –que pasa de 40 a 57 camas– está ubicada en una parte hasta hace nada de uso administrativo. Otro ejemplo es el circuito para pacientes con patologías respiratorias y Covid recientemente abierto en las Urgencias del Clínico, que ocupa lo que hasta hace unos meses era la sala de espera de esa parte del hospital.

El Regional, a su vez, mantiene varios servicios fuera de su ubicación habitual. Del pabellón general han sido trasladados al Materno para ganar sitio para los ingresos Covid. Otros han pasado del Civil al hospital infantil para hacer hueco en el primer centro sanitario a los pacientes que necesite hospitalizar la Unidad de Residencias. Además, todos los hospitales están suspendiendo operaciones programadas no urgentes para no tener camas ocupadas con casos aplazables.

En resumen, un rompecabezas de medidas para tratar de responder al mismo tiempo a la pandemia y a las patologías oncológicas o prioritarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios