Municipal

El pacto del PP y Cs en el Ayuntamiento de Málaga, a contrarreloj

  • El PP destaca el avanzado estado de las negociaciones abiertas con Ciudadanos y confía en que el acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Málaga sea firmado hoy

Sillón del Pleno en el se sienta el alcalde de Málaga. Sillón del Pleno en el se sienta el alcalde de Málaga.

Sillón del Pleno en el se sienta el alcalde de Málaga. / Javier Albiñana

Francisco de la Torre será reelegido alcalde de Málaga. La sentencia se da por segura tanto en el seno del Partido Popular como en el de Ciudadanos (partido en el que se asegura que el acercamiento al PSOE "nunca ha estado" encima de la mesa). Y por lo que parece con pacto de gobierno incluido. Fuentes de la dirección provincial del PP destacaban ayer el avanzado estado de las negociaciones entre las dos formaciones y mostraban su confianza en que el acuerdo definitivo sea firmado hoy mismo. Guardaban silencio, no obstante, en lo concerniente al reparto de áreas y otras exigencias por parte de la formación naranja.

De cumplirse la previsión, la fotografía será semejante a la que pudo tomarse en 2015, cuando la alianza final entre PP y Cs quedó firmada el día antes del Pleno en el que fue, nuevamente, investido De la Torre como alcalde de la capital. En aquella ocasión, el resultado de las urnas obligó a ambos partidos, como ahora, a sentarse a la mesa. Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido cuatro años atrás, cuando Cassá garantizó sin más su apoyo para la reelección del regidor, ahora existe el compromiso de participar de manera directa en la gestión del equipo de gobierno.

Queda por dilucidar con qué responsabilidades. Conforme a las líneas estratégicas marcadas por el grupo naranja en los últimos meses, sus deseos parecen orientados a Turismo, Cultura, Promoción Empresarial y Nuevas Tecnologías, áreas con una visibilidad clara y un desgaste de gestión menor. Fuentes próximas a la organización apuntaron al comienzo de las conversaciones que eran "conscientes del número de concejales" con el que estarán presentes en la próxima Corporación. Pero de todo ello no hay certeza oficial alguna.

El devenir de las jornadas desde la noche electoral, en la que la euforia de De la Torre contrastaba con la derrota de su otrora socio de investidura invitaba a pensar a que las conversaciones serían más aceleradas de lo finalmente ocurrido. Más aún cuando Cs se abrió a hablar sin que previamente el alcalde prescindiese de Francisco Pomares, concejal de Ordenación del Territorio en funciones, que se encuentra investigado judicialmente por el caso Villas del Arenal.

Sin embargo, la resolución se demora. En la última semana se han sucedido varios encuentros entre las delegaciones de ambas formaciones. La popular, con De la Torre al frente (junto al coordinador general del Ayuntamiento, Manuel Jiménez, y al director de comunicación, Jesús Espino); la naranja con el parlamentario andaluz Javier Pareja, y los dos ediles electos, Juan Cassá y Noelia Losada. Contactos mantenidos, por lo general, en absoluto secreto. Una realidad que contrasta con la publicidad que se dio en 2015 a los contactos de Cs con el PP e incluso a los que mantuvo con el PSOE. Ahora, ni una fotografía, ni un anuncio formal, ni una confirmación respecto al desarrollo de las negociaciones.

Imagen de las conversaciones entre De la Torre y Cassá en 2015. Imagen de las conversaciones entre De la Torre y Cassá en 2015.

Imagen de las conversaciones entre De la Torre y Cassá en 2015. / Javier Albiñana

Apenas 48 horas antes de la hora prevista para el arranque del Pleno, De la Torre mostraba ayer el mismo hermetismo del que viene haciendo gala en las últimas jornadas. Sin entrar a detallar cuestiones relacionadas con las exigencias de Cs, sí apeló "al criterio de sentido común y de la lógica" y a que los dos grupos pongan "el interés de la ciudad por encima de cualquier otra consideración y buscar una estabilidad". "La responsabilidad y el servicio a la ciudad deben estar siempre muy presentes", sostuvo, defendiendo que se respete "el principio de proporcionalidad".

"Mientras que no esté terminado el tema no tiene mucho sentido que entremos en detalles", expuso, incidiendo en la necesidad de que el resultado de las conversaciones permita dar forma a un gobierno de coalición "que dé sentido de estabilidad". Preguntado por si alberga algún temor a que el resultado del Pleno le sea adverso, admitió que "no es probable" que uno o dos concejales de Cs voten a favor del candidato del PSOE, Daniel Pérez, en la misma línea que Adelante, coalición de IU y Podemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios