Medio Ambiente

La pasarela sobre el río Guadalhorce se inaugurará en septiembre

  • Se están rematando los últimos flecos y se pondrá señalización del coronavirus

Vista del nuevo puente en el Guadalhorce. Vista del nuevo puente en el Guadalhorce.

Vista del nuevo puente en el Guadalhorce. / Alvaro Cabrera (Málaga)

Los ciudadanos podrán utilizar la pasarela sobre el río Guadalhorce en septiembre. En estos momentos se están ultimando unos trabajos de refuerzo de la estructura y se va incorporar una señalización que, en principio, no estaba prevista relativa a la obligatoriedad de llevar mascarilla o cuáles son los carriles de circulación preferentes, atendiendo así las normativas para evitar la propagación del coronavirus. “La semana que viene se podrán acabar los trabajos y esperamos que se pueda abrir al público en los primeros días de septiembre”, indica el concejal de Urbanismo, Raúl López.

La pasarela tiene cuatro metros de ancho y permite cruzar andando desde una ribera a otra del Guadalhorce. López recuerda que es peatonal, está prohibido el uso de vehículos de motor y, en el caso de ir en bicicleta, el comportamiento más cívico sería bajarse de la bici y empujarla para intentar que no haya accidentes o atropellos.

Esta pasarela es una de las infraestructuras más esperadas en la capital ya que va a permitir mejorar la conexión y disfrutar del paseo en un paraje natural como el del Guadalhorce. Se da además la circunstancia de que el puente tiene 270 metros de longitud y 4,3 metros de ancho, lo que le convierte en el más largo de Europa de estas características. La pasarela ha sido construida en Asturias y se ha realizado una inversión de 1,6 millones de euros aportados por el Ayuntamiento de Málaga y por la Diputación, ya que este puente forma parte de la senda litoral.

Los trabajos que se están terminando en el puente. Los trabajos que se están terminando en el puente.

Los trabajos que se están terminando en el puente. / Alvaro Cabrera (Málaga)

La instalación no ha sido nada sencilla y, además, se ha visto frenada por el coronavirus. El puente tiene seis vanos y el primero empezó a colocarse en noviembre. Se esperaba terminarlo en febrero, aunque era el proceso más complejo ya que la última pieza tiene 66 metros de longitud en un solo vano, siendo el único de España de su tipología con esa distancia libre entre los apoyos, según aseguraban los técnicos de la empresa Media Madera Ingenieros Consultores que se ha encargado de la fabricación e instalación de la infraestructura.

Montar un puente de madera de 270 metros en un paraje natural no es fácil y ha sido necesario el uso de varias grúas, entre ellas una de 1.000 toneladas que fue trasladada a Málaga de forma específica para esta obra. No es necesario decir que el montaje fue seguido prácticamente a diario por numerosas personas que paseaban por el paraje natural.

Se ha actuado sobre una superficie total de 10.425 metros cuadrados, de los que 935 metros son de conexión de caminos del paraje y la senda litoral; se han hecho desbroces en 605 metros cuadrados; y se ha trabajado en otros 8.885 metros en las conexiones con las urbanizaciones de Sacaba Beach y Guadalmar. También se han puesto vallas y puertas para controlar el flujo de visitantes en este espacio protegido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios