Málaga

Los pequeños traficantes de droga de Málaga ganan 500 euros al día

  • La Policía estima que la mitad de los puntos de venta de estupefacientes que desarticula vuelve a operar a las pocas horas · Dos clanes criminales se han repartido el control del 90% de la droga que se vende

Aproximadamente la mitad de los puntos de venta de drogas ubicados en la barriada de La Palmilla recuperan su actividad en menos de 72 horas después de ser desmantelados por la Policía. Los altos ingresos que obtienen las personas que están al frente de los mismos y el carácter reincidente de los traficantes favorecen esta situación, auspiciada además por el fuerte control que ejercen los dos principales clanes de la droga de la capital, los Charros y los Romualdos.

Fuentes del Grupo de Estupefacientes de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (Udev) de la Policía Nacional de Málaga explicaron que uno de los principales problemas a los que se enfrentan en su lucha diaria contra el menudeo es la rapidez con la que vuelven a operar narcos. Éstas estiman que "casi la mitad de los puntos de venta de drogas que se desarticulan la zona de Palma-Palmilla -desde comienzos de 2007 hasta el mes de abril del presente año se han realizado 57 operaciones antidroga en esta barriada- vuelven a abrir sus puertas en no mas de tres días".

Las citadas fuentes describen siempre la misma escena: "Son domicilios cuyo estado es casi ruinoso. La mayoría carecen de cocina y en muchos no hay cuarto de baño o está destrozado. En la habitación de entrada hay una mesa que hace las veces de mostrador desde el que el vendedor atiende a los compradores".

Los agentes calculan que cada uno de los traficantes que está al frente de uno de estos puntos de venta ingresa al día unos 500 euros netos. Este margen de beneficio es uno de los motivos del carácter reincidente de éstos delincuentes. "¿Cómo les convences de que abandonen esa vida cuando ganan tanta cantidad de dinero de forma fácil?", apunta un agente. Como ejemplo, en las intervenciones realizadas han intervenido 155.710 euros en efectivo, 5,5 kilogramos de joyas 24 vehículos y 71 aparatos electrónicos de gran valor.

Estas fuentes señalan que Palma-Palmilla sigue siendo el principal supermercado de la droga de la capital, destacando las calles Cabriel y Antonio María Isola y la Plaza de los Verdiales, "lo que se conoce como Virreina baja". En el distrito Centro han sido desarticulados desde 2007 un total de 34 puntos de venta, concentrándose las operaciones policiales en los barrios de La Trinidad y La Cruz Verde. La zona de Los Palomares es el punto más conflictivo dentro del distrito Oeste, donde se han realizado 17 intervenciones antidroga. El distrito Este, en el que casualmente el miércoles se produjo una redada en una vivienda próxima a la Plaza de Las Palmeras, ocupa el ultimo lugar en este dudoso ranking con cuatro desarticulaciones.

El puesto preponderante del Distrito Norte te sustenta en el crónico asentamiento de los dos clanes de la droga citados anteriormente. "Se podría decir que controlan el 90 por ciento de la venta de revuelto -mezcla de heroína y cocaína de baja calidad que se inhala o inyecta- la controlan ellos", señalan las fuentes consultas, que aclaran que, "además, son los que autorizan la venta en la zona y quienes también la distribuyen a los vendedores de Los Palomares".

La situación entre estos dos clanes es de calma tensa. Las agresiones entre miembros de ambas facciones son esporádicas y "la mayoría de ellas tienen como trasfondo asuntos pasionales". Los agentes han detectado la existencia de un pacto de no agresión por el que se reparten venta de droga en la barriada. "Ya no les hace falta emplear la violencia. Existe una especie de Ley de Silencio que alcanza a todos los estamentos de la organización".

A pesar de esta situación adversa, los agentes del Grupo de Estupefacientes siguen asestando decenas de golpes mensuales a estas redes. Las citadas fuentes explicaron que durante el periodo señalado se han producido 223 detenciones y se han intervenido 5.100 dosis de revuelto y 1.962 de cocaína. Además, en los 123 registros efectuados localizaron nueve armas de fuego reales y 40 simuladas.

La batalla continúa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios