Málaga

El caso de la piscina de Puerto de la Torre salpica al edil de Urbanismo

  • Díaz reconoce que uno de los adjudicatarios de la instalación deportiva "es íntimo amigo de su familia" y que le compró un todoterreno al otro socio constructor

La decisión del juzgado número 14 de Málaga de investigar la presunta comisión de un delito de cohecho en la adjudicación de la piscina municipal de Puerto de la Torre salpicó ayer al concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, Manuel Díaz. Como informó la cadena Ser, uno de los concesionarios declaró ante la Fiscalía de Málaga que fue el propio edil quien le animó a presentarse al concurso y le presentó a un mediador para buscar a un socio con el que concurrir. Díaz, por su parte, reconoció que este adjudicatario, es un "íntimo amigo de su familia", pero negó que fuera él quien le avisara del concurso.

La piscina del Puerto de la Torre se adjudicó a una unión temporal de empresas integrada por Explotación y Desarrollo de Servicios SL e Incomar Blue SL, una constructora y otra experta en gestión de instalaciones deportivas.

Según la cadena Ser, uno de los extremos que aparece en la documentación entregada al juez del caso tiene que ver con la adquisición por parte del concejal de Urbanismo del todoterreno propiedad de uno de los adjudicatarios de la piscina. Díaz admitió que le compró el coche a ese empresario y aseguró que dispone de toda la documentación que acredita que lo pagó, y que en total fueron 26.000 euros.

En la documentación en poder del juez también se recogen unas obras realizadas en una de las viviendas del concejal de Urbanismo. Se trata de una reforma, por valor de unos 10.000 euros, que llevaron a cabo unos trabajadores que días antes eran operarios de Urbacon, Desarrollos Urbano, una empresa vinculada al presunto mediador en la adjudicación de la piscina.

El concejal reconoció que el supuesto mediador fue quien le recomendó los trabajadores que realizaron las obras en su casa. Díaz negó que existiera trato de favor en la concesión de esta piscina y aseguró que difícilmente pudo darse irregularidad alguna cuando sólo una oferta se presentó al concurso público. "Antonio López sobre todo es amigo de mi hermano. Tenía una relación bastante cercana, lógicamente, por extensión. Yo también tenía conocimiento de ello, pero no hay ninguna relación entre el procedimiento de adjudicación y mi posible conocimiento", dijo el edil a la emisora. El concejal, además, negó que le animara a concursar: "El señor López tiene ya constancia de que va a salir el concurso de piscinas en tanto en cuanto que ya tenía algunas adjudicaciones de fundación deportiva, en concreto en la piscina de Malasaña y El Torcal con temas de socorrismo. Por tanto él, que se mueve en este mundo de gestión deportiva, lógicamente tiene conocimiento de que se está terminando una piscina y que va a salir la gestión a concurso como la de Cruz de Humilladero. Entonces él se interesa y viene a la Gerencia, como todo el mundo que está interesado, recoge el pliego, lo estudia y ya valora presentar las ofertas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios