Málaga

Un plan de choque combatirá los retrasos en los juicios por despido en Málaga

  • El Ministerio y la Consejería de Justicia reforzarán en marzo los juzgados de la provincia malagueña, además de Sevilla y Almería

  • El objetivo es reducir la espera en la provincia en unos dos meses

Acumulación de expedientes en un juzgado. Acumulación de expedientes en un juzgado.

Acumulación de expedientes en un juzgado. / M. H.

Un trabajador que es despedido en Málaga e impugna dicho cese tiene que esperar unos nueve meses para que la Justicia resuelva sobre su despido. Para tratar de paliar estos retrasos el Ministerio de Justicia y la Consejería han acordado poner en marcha un plan de choque para los juzgados de lo Social en la provincia malagueña, además de en las de Sevilla y Almería, los tres territorios andaluces con más demora a la hora de señalar los juicios por despido. De hecho, en las otras dos provincias, la espera se alarga, incluso, más de un año.

El objetivo, en lo que respecta a los juzgados malagueños, es reducir la espera en unos 70 días. El director general de la Oficina Judicial y Fiscal de la Consejería de Justicia, Carlos Rodríguez Sierra, explicó a este periódico que el plan se ha puesto en marcha porque la situación actual es “insostenible” y no se puede consentir una demora de más de 400 días en la celebración de un juicio por despido en Sevilla y Almería, ni tampoco los 270 que se tarda actualmente en la provincia de Málaga.

“La Justicia es un servicio público tan esencial como pueda ser la Sanidad y la Educación”, señala Carlos Rodríguez Sierra, que recuerda que “el mal endémico que ha tenido la Justicia en Andalucía ha sido el problema presupuestario y sin presupuesto nada puede funcionar”.

Y como servicio público, continúa el director general, la Justicia debe dar una “respuesta ágil al ciudadano”, algo que no está sucediendo con los pleitos laborales en estas provincias. “No se puede consentir esta demora de más de dos años para celebrar un juicio con lo traumático que es que una persona se quede sin empleo y encima tenga que esperar tanto tiempo para que se celebre el juicio, siendo además una población que en ese momento está desprotegida y desamparada social y económicamente”.

El refuerzo durará seis meses para reducir a 200 días la celebración de los juicios por despido

El plan de choque se está actualmente ultimando y previsiblemente entrará en funcionamiento el próximo mes de marzo y consistirá en dotar de más de jueces, letrados de la Administración de Justicia –los antiguos secretarios judiciales– y sobre todo de funcionarios a los juzgados de lo Social de Málaga, Sevilla y Almería, las tres provincias más afectadas por estos retrasos.

El programa tiene en principio una duración de seis meses, a partir de marzo próximo, y en el caso de la Junta de Andalucía, la administración autonómica tendría un coste de unos 175.000 euros, en lo que se refiere a la dotación de los medios personales y materiales.

Refuerzo de jueces en Málaga

En Málaga, donde la situación es “menos dramática” que en Sevilla y Almería, el refuerzo consistiría en un magistrado y un letrado, pero no habrá nuevos funcionarios mientras dure el plan, sino que se hará con horas extras que realizarán cuatro funcionarios –tres de ellos del cuerpo de Tramitación y otro de Auxilio–.

Las previsiones que recoge el plan contemplan el refuerzo para Sevilla con cuatro jueces y dos letrados de la Administración de Justicia, mientras que la Junta pondría 14 funcionarios, doce del cuerpo de Tramitación y dos de Auxilio judicial. A Almería llegarían dos magistrados de refuerzo y un letrado de la Administración de Justicia, así como seis funcionarios del cuerpo de Tramitación y uno de auxilio.

Málaga tendrá el apoyo de un nuevo magistrado y un letrado, pero no habrá más funcionarios

El director general de la Oficina Judicial y Fiscal, Carlos Rodríguez Sierra, confía en que con estos refuerzos se podrá reducir a la mitad el retraso actual en el señalamiento de los juicios por despido. El director explica que un plan similar que se puso en marcha en la comunidad autónoma de Madrid en esta misma jurisdicción permitió reducir al 50% el retraso, situando la celebración de estos juicios en una media de 200 días. “La cifra actual de 400 días para un despido es sangrante. Afortunadamente tenemos un incremento presupuestario que nos puede permitir acometer esta medida”, añade Carlos Rodríguez Sierra.

Este plan de choque en la jurisdicción Social se suma al que viene desarrollándose desde hace tiempo en los juzgados de Primera Instancia con motivo de la avalancha de demandas de cláusulas suelo. Recientemente se acordó la prórroga por otro año del refuerzo en esta materia, que además contará a partir de febrero con dos magistrados más de refuerzo, junto a los 19 funcionarios con los que cuenta el juzgado específico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios