Marítimas

El primer barco ganadero de 2021 en el puerto de Málaga

  • La llegada del buque 'Bader III' para cargar alimento de animales afianza la instalación malagueña como un centro logístico para estas operaciones

Operativa de carga de pienso para ganado este lunes en el puerto de Málaga.

Operativa de carga de pienso para ganado este lunes en el puerto de Málaga. / J. C. Cilveti

A primeras horas de la mañana de este pasado domingo, y tras de permanecer varias jornadas fondeado en la bahía, entraba en las aguas del puerto de Málaga el buque de transporte de ganado Bader III. Procedente de la localidad turca de Iskenderun y con destino a Puerto Cabello en Venezuela, este barco, el mayor de estas características entrado en Málaga, llegaba para cumplimentar una carga de pienso para animales; una operativa que según previsiones se prolongará hasta el sábado.

Sin ganado a bordo, este livestock carrier (así es como de denominan este tipo de buques), que viene consignado por la agencia Cabeza Marítima, cargará atracado en el muelle número seis alimento para animales en dos presentaciones: 3.430 toneladas a granel además de 600 sacos; unos suministros que proceden de la factoría Forcam, una empresa situada en la localidad cordobesa de Santaella especializada en la elaboración de este tipo de productos.

Con la llegada de este barco, el primero que viene a cargar pienso en los muelles malagueños en el presente año, el puerto mantiene una actividad, la relacionada con el avituallamiento de este tipo de buques que se inició en 2017, y que desde entonces no ha dejado de estar presente en mayor o menor cuantía en las aguas malacitanas.

Centrado este tipo de transporte marítimo en los países árabes, que son los principales receptores de ganado, la muy especial logística con la que operan los livestock carrier beneficia muy considerablemente al puerto malacitano, ya que estos buques, especialmente en rutas sudamericanas, suelen avituallarse del alimento que consumirá el ganado durante el viaje antes de su embarque; un hecho que posiciona a Málaga como un punto de abastecimiento idóneo para estas navegaciones.

Ante esta circunstancia que dibuja un tráfico de larga duración, siempre en demanda de necesidades, la llegada de buques ganaderos parece que se ha afianzado en las aguas malagueñas. Y aunque las escalas de estos barcos siempre traerán a la memoria aquella jornada de julio de 2018 en la que un barco de estas características provocó unas horas de malos olores (aquel buque, de las 39 escalas realizadas hasta la fecha desde 2017 fue uno de los muy pocos que traía animales), un protocolo de actuación en operativas de avituallamiento con ganado a bordo que minimizaría la emisión de estos olores está listo para ser ejecutado en caso de ser necesario.

Más información sobre marítimas en El blog de Juan Carlos Cilveti: La mar de historias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios