Málaga

El primer trasplante sólo de páncreas de Andalucía se hace en el Carlos Haya

  • Un joven de 31 años con graves complicaciones por una diabetes inestable se ha beneficiado de esta técnica pionera · El paciente ya está de alta y podría prescindir de la insulina en unos tres meses

A sus 31 años, le decía a los médicos que se estaba convirtiendo en "un vegetal". Una diabetes inestable le estaba destruyendo la vida: sus ingresos en el hospital eran frecuentes, se alimentaba por sonda, utilizaba otra para orinar y no se atrevía a conducir por temor a perder el conocimiento por una bajada de azúcar. El 8 de noviembre le trasplantaron un páncreas en el Hospital Carlos Haya y su día a día empezó a cambiar. Ya no tiene picos de glucemia, no necesita sonda para comer y en unos tres meses podría prescindir de la insulina.

La intervención realizada en el hospital malagueño es el primer trasplante sólo de páncreas hecho en la comunidad autónoma. Hasta ahora se habían trasplantado 72 de estos órganos, pero siempre junto con un riñón. Estas operaciones combinadas riñón-páncreas se hacen a enfermos con fallos renales. Pero a este joven sus riñones le funcionaban bien. Por eso los profesionales del hospital malagueño optaron por un trasplante aislado de páncreas, como se llama técnicamente.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, fue la encargada de informar de esta operación pionera. Según detalló, Andalucía es la segunda comunidad autónoma después de Cataluña en realizar este tipo de trasplante y el Hospital Carlos Haya, el segundo en llevarlo a cabo en España tras el Clínic de Barcelona. "Málaga está a la vanguardia y es un hito que hacen los profesionales", dijo Montero en una rueda de prensa a la que asistieron los trabajadores de Endocrinología, Cirugía Digestiva y Trasplantes que han hecho posible este avance.

El jefe del Servicio de Endocrinología, Federico Soriguer, detalló que los profesionales llevaban más de cuatro años trabajando para hacer realidad los trasplantes aislados de páncreas. "Cuando decidimos que era una opción, era un reto que nos parecía imposible", reconoció.

Pero ha sido posible. El enfermo no ha tenido complicaciones quirúrgicas -y ya ha transcurrido casi un mes desde la intervención- el páncreas le funciona y ha superado los altibajos de glucemia que le complicaban la vida. "El paciente trasplantado no se cura, pero mejora su calidad de vida", precisó Soriguer. Y la de este joven ha mejorado sensiblemente, ya que desde los 17 años padecía una diabetes (tipo 1) tan inestable que no era controlable ni con bomba de insulina.

Sin el trasplante, el paciente hubiera empeorado progresivamente. De hecho, el 20% de estos enfermos fallece a los diez años de que aparece la enfermedad.

El coordinador de la Unidad de Trasplantes de Páncreas del Carlos Haya, Antonio Pérez, aclaró que es una técnica para un número muy reducido de enfermos y que también entraña sus riesgos, ya que el trasplante aislado de páncreas tiene una mortalidad del 5%. "Es similar al trasplante riñón-páncreas. Lo nuevo es la indicación a un enfermo sin problemas renales", explicó Pérez. La operación, además de ahorrarle complicaciones en el presente, evitará el deterioro de sus riñones en el futuro.

Según explicaron los profesionales, el trasplante combinado de riñón-páncreas se utiliza para pacientes con problemas renales y diabetes controlada y el aislado de páncreas se usa en enfermos que no tienen fallos renales y una diabetes descontrolada. Además del Carlos Haya, el otro hospital andaluz autorizado para estas intervenciones es el Reina Sofía de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios