Marítimas

Los tres problemas a flote del puerto de Málaga

  • Parados e inactivos, los buques 'Ratibor', 'Sea Merlin' y 'Sea Macaw' esperan su futuro tras una larga estancia en los muelles malagueños

Remolcadores ‘Sea Merlin’ y ‘Sea Macaw’ parados en el muelle número cuatro. Remolcadores ‘Sea Merlin’ y ‘Sea Macaw’ parados en el muelle número cuatro.

Remolcadores ‘Sea Merlin’ y ‘Sea Macaw’ parados en el muelle número cuatro. / J. C. Cilveti

Convertidos en un verdadero problema para el Puerto de Málaga, los buques Ratibor, Sea Merlin y Sea Macaw, parados desde hace meses (aunque mejor sería decir años), aguardan amarrados en los muelles malagueños una actuación definitiva que muy probablemente podría pasar por el desguace.

Llegados al puerto de Málaga bajo muy diferentes circunstancias, el Ratibor, el más veterano de estos buques parados, atracaba en el muelle número seis el 30 de julio de 2015. Procedente de Algeciras, lo que inicialmente debía ser una escala técnica se fue complicando, y la odisea malagueña de este barco abanderado en las Islas Cook comenzó su andadura.

Inmerso en graves en problemas económicos, la empresa de origen ruso encargada de su gestión decidía abandonarlo, y el Ratibor, tras un largo baile de atraques por diferentes muelles, y ya sin tripulación, en mayo de 2016 era amarrado en la margen izquierda del río Guadalmedina donde permanece desde entonces.

Con todos sus accesos sellados, finalmente el 29 de noviembre de 2019 el Boletín Oficial del Estado anunciaba la enajenación del buque. Realizadas dos subastas públicas que resultaban desiertas, en septiembre del año pasado la Autoridad Portuaria anunciaba una venta mediante adjudicación directa; una acción que no ha encontrado un comprador y que podría llevar a este buque al desguace.

Entrados en el puerto malacitano de urgencia con un aviso por una vía de agua, los remolcadores Lamnalco Merlin y Lamnalco Macaw atracaban en el muelle de levante en la jornada del 9 de marzo de 2019. Reparada aquella avería y comprados entre los meses de junio y julio por una compañía de origen francés, estos dos buques entraban en dique para hacer reparaciones y ser rebautizados como Sea Merlin y Sea Macaw.

Acumulando deudas desde su llegada y con dos denuncias pendientes; una del astillero donde se repararon y otra del consignatario que los llevó hasta octubre de 2020, estos remolcadores, que además afrontan varios expedientes portuarios, sin agencia en Málaga y sólo con un representante en la localidad gerundense de Rosas, esperan, atracados en el muelle número cuatro desde enero y sin tripulación cómo se resolverá su futuro.

Tres problemas enquistados en la gestión del día a día del puerto malagueño. Dos actuaciones, las de estos tres buques parados que, no parece que pueda tener una vía de solución a corto o medio plazo.

Más información sobre marítimas en El blog de Juan Carlos Cilveti: La mar de historias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios