Málaga

Más de 150 profesores de la UMA, en huelga durante los exámenes

  • Ayudantes e interinos protestan por el endurecimiento de los requisitos para promocionar

Doctores de diferentes áreas de conocimiento en el acto oficial de inauguración del curso 2013/2014. Doctores de diferentes áreas de conocimiento en el acto oficial de inauguración del curso 2013/2014.

Doctores de diferentes áreas de conocimiento en el acto oficial de inauguración del curso 2013/2014.

Más de un centenar de profesores doctores ayudantes y doctores interinos de la Universidad de Málaga comienzan el próximo lunes una huelga de 10 días en protesta por el endurecimiento de las condiciones para la promoción profesional en el seno de la institución académica. El paro se desarrolla en dos fases: entre el lunes 22 y el viernes 26, y desde el lunes 29 de mayo al viernes 2 de junio. La huelga coincide en gran medida con el periodo de exámenes en muchos centros universitarios.

Los afectados lamentan que se hayan articulado mecanismos administrativos que de facto les bloquean el acceso a los puestos de doctores contratados, figura que aún sin gozar del estatus de funcionario sí que les otorga estabilidad en la carrera académica. David Herrera, portavoz del colectivo, subrayó ayer que el colectivo es víctima directa del proceso de precarización laboral al que están siendo sometidas las universidades públicas y muy especialmente las andaluzas.

En este sentido explicó que la Junta de Andalucía fuerza a los doctores ayudantes y doctores contratados como interinos a conseguir la acreditación correspondiente a la categoría de profesor titular para acceder no a una plaza de funcionario, sino a a un puesto de doctor contratado que si bien goza de las mismas características de estabilidad laboral, no disfruta del mismo reconocimiento académico ni económico. El asunto se complica todavía más porque la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad Académica (Aneca) también ha endurecido los requisitos para lograr la acreditación como profesor titular en lo que se ha conocido como anecazo, un nuevo modelo de evaluación de la actividad docente y científica que exige acreditar más méritos para subir peldaños en la carrera docente.

El escenario de fondo es el excepcional colapso que han sufrido las universidades entre 2012 y 2015, periodo en el que se redujo por ley al 10% la oferta de empleo para cubrir las vacantes que se producían en las universidades públicas. Durante esos cuatro cursos se siguieron, no obstante, acreditando doctores y profesores titulares de modo se produjo un severo atasco en los canales de promoción y acceso a la docencia universitaria. Solo en la Universidad de Málaga se contabilizó más de un centenar de doctores acreditados a profesor titular y 80 titulares acreditados a catedráticos. Una vez levantada la veda, la lista de espera ha empezado a correr, aunque no a la velocidad necesaria para absorber el atasco previo sumado a los nuevos aspirantes. La solución ha sido colocar en mitad del recorrido un embudo que haga difícil tanto la promoción como la acreditación académica.

David Herrera lamentaba ayer que la opción de exigir acreditación de titular para acceder a un puesto de doctor contratado se haya adoptado solo en Andalucía, mientras que en las universidades públicas de otras comunidades "como Extremadura no", lo que en su opinión demuestra que el discurso político de la Junta mal se compadece de una realidad "que conduce a la precarización" y, como efecto colateral, "al poyo de la universidad privada que será al final la gran beneficiada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios