Educación

Los profesores andaluces darán varias asignaturas para reducir el contacto con los alumnos

  • La circular enviada por la Junta a los centros educativos dispone que a partir de tercero de la ESO se podrá elegir entre tres modelos de enseñanza presencial y telemática

La clase de un colegio en una imagen de archivo. Ahora habrá que llevar mascarillas y estar más separados La clase de un colegio en una imagen de archivo. Ahora habrá que llevar mascarillas y estar más separados

La clase de un colegio en una imagen de archivo. Ahora habrá que llevar mascarillas y estar más separados

Profesores que darán varias asignaturas para evitar entrar y salir continuamente de las aulas, mayor distanciamiento entre los alumnos o la posibilidad, en los ciclos superiores, de organizar las clases de forma presencial, telemática o mixta. Estas son las directrices que ha marcado la Junta de Andalucía para el comienzo del curso escolar que arrancará la próxima semana y que les fueron enviadas ayer jueves por la tarde a los directores de los centros educativos para empezar a ponerlas en marcha, toda vez que el curso en educación infantil, primaria y secundaria se iniciará el jueves 10 de septiembre.

Intentar que haya normalidad en los colegios e institutos en una pandemia como la actual es muy difícil y, de hecho, la propia Junta reconoce que el riesgo cero no existe y que habrá contagios, como en cualquier otro espacio en el que convivan muchas personas. Para intentar paliarlo en la medida de lo posible, Educación ha comunicado a los centros que tanto en educación Primaria como en Secundaria los maestros “que posean formación académica en otra especialidad diferente a la que pertenece podrá impartir aquellas áreas en el mismo grupo-clase para las que tenga formación”. Los profesores darán todas las asignaturas para las que estén preparados e incluso los que tengan el certificado B2 de lengua extranjera darán también las clases de inglés, francés o el idioma que corresponda. “Con el objeto de reducir el número de docentes que intervienen en un grupo de convivencia escolar, se tendrán en cuenta las distintas atribuciones o habilitaciones del profesorado de cada centro docente para el desarrollo de los distintos ámbitos, áreas, asignaturas, materias o módulos profesionales”, explica la Junta en su circular.

En educación infantil, primaria, primer y segundo curso de secundaria, los colegios podrán ajustar sus grupos para intentar aumentar la distancia entre los alumnos y una de esas medidas consiste, explican, en “la realización de desdobles que permitan bien crear más grupos de un mismo nivel o bien grupos mixtos”.

Los docentes darán todas las materias que puedan para no entrar y salir del aula

En el caso de tercero y cuarto de la ESO, bachillerato, formación profesional inicial y enseñanzas de régimen especial se da libertad a los centros educativos para formar a los alumnos de forma presencial, telemática o semipresencial, pudiendo además combinar los tres modelos.

Hay un modelo de “docencia sincrónica”, que supone una mezcla de presencial y telemática. Consiste en que una parte del alumnado está físicamente en el aula y el resto siguiendo la clase desde su casa, precisando que “en ningún caso la modalidad telemática puede ser permanente para el alumnado de tercero y cuarto de la ESO”.

Otro modelo es el semipresencial, que combina clases presenciales a las que van todos los alumnos de forma obligatoria con otras telemáticas. Se agrupan las asignaturas en tres ámbitos de conocimiento (científico-tecnológico, social y comunicación) y se añade de forma presencial la educación física y una asignatura de libre configuración. En tercero de ESO, especifica la Junta, “se desarrollarán al menos dos tercios del horario lectivo de manera presencial y el resto de las sesiones de manera telemática”. En cuarto de la ESO y Bachillerato la mitad será presencial y la mitad telemática. El tercer modelo es el de la docencia semipresencial, donde la mitad de la clase asiste de forma presencial y se va alternando.

Se priorizará la clase presencial para los alumnos con necesidades especiales

El documento afirma que se priorizará la presencialidad del alumno con necesidades educativas especiales, aunque también señala que “de no ser posible se procurará conjugar socialización con aprendizaje personalizado utilizando para ello tanto los recursos de la presencialidad como el apoyo de la tecnología”. Los profesores especializados harán un informe individual de la atención que necesita cada estudiante y los centros deberán conceder los recursos oportunos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios