Málaga

El miedo a que se prohíba el diésel dispara la venta de coches de gasolina

  • La matriculación de vehículos de gasolina ya supera a los de gasóleo en Málaga

  • Los concesionarios creen que se compra de forma más "racional" y dudan de que desaparezca el diésel

Varios clientes en el concesionario Garum Motor de Ford en Málaga capital. Varios clientes en el concesionario Garum Motor de Ford en Málaga capital.

Varios clientes en el concesionario Garum Motor de Ford en Málaga capital. / JAVIER ALBIÑANA

El temor a la prohibición futura deldiésel también está calando entre los malagueños hasta el punto de que este año ha perdido su tradicional hegemonía y se están vendiendo más vehículos de gasolina. La Unión Europea anunció el año pasado que prohibiría la circulación de los diésel más contaminantes -los fabricados antes de 1997- y que iría restringiendo su uso hasta 2025. Un tribunal alemán dictó en febrero un auto en el que permite a las principales ciudades germanas prohibir que circulen coches diésel altamente contaminantes y ya hay grandes ciudades europeas como París o Madrid que estudian no dejar que entren en sus centros históricos para reducir la contaminación. Entre las verdades y la rumorología, lo cierto es que hay incertidumbre entre los compradores y eso se está reflejando en las ventas.

El cambio de tendencia es evidente. En 2016 se matricularon 16.876 turismos y 4x4 diésel en la provincia de Málaga y 11.908 gasolina. Había casi 5.000 vehículos de diferencia. En 2017 el gasóleo mantuvo el liderazgo pero su venta disminuyó un 6% hasta los 15.748 vehículos mientras que los de gasolina se incrementaron en un 25%, dejando el margen en apenas 767 unidades. El adelantamiento se ha producido este año. Entre enero y abril se han matriculado 6.233 turismos y todo terrenos de gasolina en Málaga, un 41% más, y 4.761 diésel, un 10% menos, según los datos facilitados por la patronal Faconauto.

Se prevé que grandes ciudades no dejarán circular coches diésel en los centros históricos

Los datos ya confirman ese cambio de escenario, un hecho que ratifican los directivos de varios concesionarios consultados por este diario. "La evolución es clara tanto en Málaga como en el resto de España. En nuestro caso, tanto en la marca Renault como en Dacia, el año pasado vendíamos diésel y gasolina a partes iguales y ahora está en un 60% gasolina y un 40% diésel", explica Carlos Castilla, jefe de ventas de Tahermo.

Todos los profesionales coinciden en dos aspectos. El primero es que durante años se ha preferido comprar vehículos diésel en la provincia por moda, pero no estaba realmente justificado por el número previsto de kilómetros anuales a realizar, y ahora eso está cambiando. El segundo es que, pese a toda la información que circula por las redes sociales, el gasóleo va a seguir operativo durante varios años más. "Es un tema controvertido porque antes era el diésel por encima de todo y ahora parece que no se quiere diésel bajo ningún concepto y cada cliente tiene su necesidad. No hay que dejarse llevar por los rumores sino analizar qué tipo de consumo se va a hacer con el vehículo y escuchar las recomendaciones de los vendedores", comenta Carlos Oliva, presidente de la Asociación Malagueña de Automoción. Este experto destaca que "nunca ha tenido sentido comprar vehículos diésel para ir solo por la ciudad y ahora tampoco tiene sentido que personas que vayan a hacer muchos kilómetros no adquieran un diésel, porque no hay nada mejor para estar en carretera". Oliva señala que, según diversos estudios del sector, "de lo que se está hablando no es de que desaparezca el diésel sino que a partir de 2025 un 25% de los coches sea diésel, un 25% gasolina, un 25% híbrido y un 25% eléctrico".

Juan Peña, gerente de Garum Motor, coincide en que "antes había mucha gente que compraba diésel sin que le hiciera falta y lo que pasa ahora es que somos más racionales", y recalca que en materia de emisiones contaminantes "no tiene nada que ver un vehículo de gasóleo de 2006 con los que se fabrican ahora". En este sentido, subraya que "antes un coche emitía el mismo CO2 independientemente del equipamiento que tuviera y ahora eso va a variar". Peña confirma que en estos momentos "hay recelo de los clientes por el diésel y se están vendiendo menos" y detalla que lo razonable es adquirirlo en el caso de que se le dé un uso extraurbano y se le hagan más de 20.000 kilómetros al año. "Antes se compraba un diésel aunque le hicieras 3.000 kilómetros y eso era una locura desde el punto de vista económico y medio ambiental", prosigue.

José Luis Morales, gerente de Seat Cormosa, subraya que ha subido la venta de coches de gasolina "pero el diésel se sigue vendiendo, la directriz de la marca es que sigamos así y este tipo de vehículos no va a desaparecer". Este profesional añade que los vehículos diésel "se están vendiendo a plena satisfacción, sobre todo más los motores grandes que los pequeños" y afirma que en Seat, que es líder en matriculaciones en Málaga, "vendemos más diésel que gasolina". Un cambio de moda, un mejor asesoramiento o el temor a sufrir restricciones de uso en las ciudades en el futuro. Cualquiera de las tres causas o las tres a la vez pueden estar detrás del descenso de la venta de diésel en Málaga, un fenómeno que se da además en el resto de Europa y que puede aumentar en los próximos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios